Fondos fiduciarios para el desarrollo de las capacidades

23 de marzo de 2016

Seis fondos fiduciarios temáticos respaldan el desarrollo de las capacidades a cargo del FMI (asistencia técnica y capacitación) sobre temas estrechamente relacionados con el programa de financiamiento para el desarrollo que abarca a todas las regiones geográficas. Estos fondos fiduciarios complementan otras modalidades a través de las cuales el FMI brinda desarrollo de las capacidades —como los centros regionales de asistencia técnica— y están alineados de cerca con las estrategias de desarrollo de los beneficiarios. Asimismo, dos fondos fiduciarios para países facilitan el fortalecimiento de las capacidades de manera acorde con las circunstancias particulares de los Estados frágiles, cuyas necesidades son de gran magnitud y de diferente índole. Los socios participan activamente en la gestión de gobierno de estos fondos.

Fondos fiduciarios temáticos

Lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/LFT)

El lavado de dinero y el financiamiento de actividades terroristas pueden socavar la solidez y la estabilidad de las instituciones y los sistemas financieros, desalentar la inversión extranjera y distorsionar los flujos internacionales de capital. Este fondo fiduciario para fines específicos creado en 2009 tiene por objeto afianzar la estabilidad macroeconómica y del sector financiero a escala nacional e internacional, facilitar la integración de los países en el sistema financiero mundial y mejorar la gestión de gobierno, la transparencia y la eficacia de las actividades fiscales. En tal sentido, contribuye al desarrollo del sector financiero y la movilización de recursos.

Fondo de Gestión de Deuda II (DMF II)

El análisis sólido y la gestión adecuada de la deuda de un país son cruciales para preservar la sostenibilidad de la deuda, y tienen implicaciones más amplias para el desarrollo del mercado de capitales y la estabilidad financiera. El Fondo de Gestión de Deuda II (DMF II, por sus siglas en inglés) fue inaugurado en abril de 2014 como un fondo fiduciario conjunto del FMI y el Banco Mundial, asentado en los buenos resultados alcanzados por la primera fase del DMF, que el Banco Mundial creó en 2008. El objetivo de este fondo fiduciario es ayudar a los países en desarrollo a ampliar su capacidad para gestionar su deuda pública y fortalecer sus economías con sistemas financieros estables. Las actividades en el marco del DMF han ayudado a más de 50 países a evaluar y mejorar la gestión de su deuda, planificar transacciones de deuda futuras y garantizar que sus niveles de endeudamiento sean sostenibles.

Iniciativa para la reforma y el fortalecimiento del sector financiero (FIRST)

La Iniciativa para la reforma y el fortalecimiento del sector financiero (FIRST, por sus siglas en inglés) es un servicio conjunto del FMI y el Banco Mundial en el que participan múltiples donantes y que financia actividades de desarrollo de las capacidades para promover el desarrollo del sector financiero en países de ingreso bajo y mediano. La iniciativa FIRST, establecida en 2002, financia una amplia gama de reformas del sector financiero en ámbitos tales como banca, seguros, mercados de capital y preparación frente a crisis.

Fondo Fiduciario Específico para la Gestión de los Recursos Naturales (MNRW)

Muchos países con abundantes recursos naturales no logran aprovechar al máximo el potencial de su riqueza. El Fondo Fiduciario Específico para la Gestión de los Recursos Naturales (MNRW, por sus siglas en inglés) fue creado en 2011 para ayudar a los países a desarrollar su capacidad para gestionar con eficacia la riqueza proveniente de los recursos naturales. También ayuda a crear un entorno macroeconómico estable para la exploración y explotación de recursos naturales, y a garantizar que dichos recursos se gestionen de una forma responsable desde el punto de vista social. La segunda fase de este fondo fiduciario se iniciará en el segundo trimestre de 2016.

Herramienta Diagnóstica de Evaluación de la Administración Tributaria (TADAT)

Inaugurada en febrero de 2014, la Herramienta Diagnóstica de Evaluación de la Administración Tributaria (TADAT, por sus siglas en inglés) permite evaluar de forma objetiva y estandarizada el desempeño de la administración tributaria de un país. Ayuda a identificar los puntos fuertes y débiles de la administración tributaria, permite establecer perspectivas comunes entre todas las partes interesadas (autoridades nacionales, organismos internacionales, donantes y proveedores de asistencia técnica) a la hora de definir el programa de reformas, facilita la gestión y coordinación del apoyo externo para la ejecución de reformas y proporciona un marco de referencia para realizar un seguimiento y evaluar los avances. La Secretaría de TADAT examina los informes de evaluación para asegurar que se cumplan las normas de calidad y se mantenga la coherencia entre las evaluaciones.

Movilización de ingresos fiscales (RM) (anteriormente, Política y administración tributaria)

Una función básica de todos los países es contar con un sistema tributario eficaz. Este fondo fiduciario se creó en 2011 (bajo el nombre de Política y administración tributaria) para ayudar a los países de bajo ingreso y de ingreso mediano bajo a establecer sistemas tributarios bien concebidos y administrados que generen un flujo sostenible de ingresos para el pago de servicios públicos esenciales. Una política y administración tributarias sólidas también ayudan a fomentar un entorno propicio para el florecimiento de las pequeñas y medinas empresas. Al elevar la relación impuestos/PIB y apoyar el crecimiento económico sostenible, este fondo fiduciario procura ayudar a los países a reducir su dependencia de la asistencia externa. La segunda fase de este fondos fiduciario se iniciará en el segundo trimestre de 2016 bajo el nombre de Movilización de ingresos fiscales .

Fondos fiduciarios para países

La formación de instituciones económicas sólidas y el desarrollo de las capacidades necesarias para preservarlas es una prioridad clave en los Estados frágiles. El FMI ha creado dos fondos fiduciarios para países —uno para Sudán del Sur y otro para Somalia— con el fin de ayudar a incrementar la eficacia, transparencia y rendición de cuentas de sus instituciones económicas y financieras y de reforzar su capacidad técnica y operativa. Los principales temas que abordan estos fondos son movilización de recursos, gestión financiera pública, política monetaria, supervisión del sector financiero y la implantación de sistemas de estadísticas.

El fondo fiduciario de Sudán del Sur se creó en 2012, y el fondo fiduciario de Somalia para fortalecimiento de capacidades en materia de políticas y estadísticas macroeconómicas inició operaciones en febrero de 2015.