Vea también:
Transparencia en el FMI Ficha Técnica

El FMI: Datos Básicos Ficha Técnica



Informe del Grupo de Trabajo de Directores Ejecutivos del FMI sobre el fortalecimiento de la comunicación con los legisladores nacionales

15 de enero de 2004
English  Français

Índice

  1. Introducción

  2. Actividades de comunicación del FMI con los legisladores nacionales
    A nivel internacional
    A nivel nacional

  3. Deliberaciones del Grupo de Trabajo sobre futuras actividades de comunicación del FMI
    A nivel nacional
    A nivel regional e internacional
    Capacitación
    Conclusión

  4. Comentarios
Informe del Grupo de Trabajo de Directores Ejecutivos del FMI sobre el fortalecimiento de la comunicación con los legisladores nacionales: Solicitud de comentarios

I. Introducción

En mayo de 2003, el decano de los directores ejecutivos estableció un Grupo de Trabajo de Directores Ejecutivos para examinar la forma en que el FMI podría fortalecer el diálogo con los legisladores nacionales. En este informe preparado por el Grupo de Trabajo se presenta un resumen de las actividades de comunicación del FMI con los legisladores nacionales hasta la fecha (sección II) y las deliberaciones y recomendaciones del Grupo de Trabajo con respecto a estas actividades en el futuro (sección III). Se invita al público a formular comentarios sobre estas cuestiones (sección IV).

II. Actividades de comunicación del FMI
con los legisladores nacionales1

En esta sección se presentan las principales actividades del FMI con los legisladores nacionales:

A nivel internacional

El FMI ha colaborado estrechamente con la Red Parlamentaria en el Banco Mundial (PNoWB)2. Los funcionarios del FMI participaron en sus conferencias anuales, en algunas de las visitas de legisladores a los países y en la creación de un grupo de control denominado Parliamentarians´Implementation Watch y del grupo East Africa chapter. La participación del Director Gerente del FMI en la conferencia de 2003, incluida la sesión de preguntas y respuestas de una hora, brindó la oportunidad a los parlamentarios de dialogar abiertamente con él y con el Sr. Wolfensohn.

Los funcionarios del FMI han asistido a conferencias y asambleas de la Unión Interparlamentaria (UIP) en calidad de observadores cuando se han tratado temas de interés para la institución, como la Conferencia Parlamentaria sobre la OMC, organizada conjuntamente por la UIP y el Parlamento Europeo. Han asistido asimismo a conferencias de las Naciones Unidas, como la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en Johannesburgo en 2002. Recientemente, los funcionarios del FMI participaron en un panel sobre las instituciones de Bretton Woods en la Reunión Anual de 2003 de la UIP.

Los funcionarios del FMI también han colaborado con la Organización Mundial de Parlamentarios contra la Corrupción (OMPACC) desde su creación en 2002, y recientemente participaron en Nairobi en un seminario para parlamentarios organizado por la OMPACC y la Red de Parlamentarios Africanos contra la Corrupción, que estuvo dedicado a la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Los funcionarios asistieron asimismo a la Cuarta Conferencia Parlamentaria de los países del Pacto de Estabilidad para Europa Sudoriental, organizada por el Parlamento Europeo. A la conferencia asistieron representantes de los parlamentos nacionales de los países miembros de la Unión Europea, de los países candidatos y de todos los países socios del Pacto de Estabilidad, así como delegados de las Asambleas Parlamentarias del Consejo de Europa y de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

A nivel nacional

Seminarios

Los funcionarios del FMI, en colaboración con las autoridades, han organizado seminarios en distintos países para explicar a los legisladores la función que desempeña el FMI; por ejemplo:

  • En abril de 2000, el FMI organizó un seminario en Zambia para 40 parlamentarios.

  • En octubre de 2000, el FMI organizó un seminario en Indonesia para analizar varios aspectos del programa de este país.

  • En abril de 2002, el FMI organizó un seminario de dos días para todo el parlamento de Kenya, al que asistieron aproximadamente 150 de los 222 miembros de dicho parlamento.

  • En marzo de 2003, el FMI organizó un seminario de un día en Camerún para legisladores, gobernadores provinciales, representantes de la sociedad civil y medios de comunicación con el objeto de explicar su misión y funciones, así como analizar en detalle los objetivos del programa económico de este país.

  • En abril de 2003, el FMI organizó un seminario de un día en Ghana en el que participaron aproximadamente 25 miembros del parlamento, que estuvo dedicado a la función y actividades del FMI en África y a la estrategia de lucha contra la pobreza de este país.

  • En octubre de 2003, el FMI organizó en Singapur un seminario sobre el crecimiento y la reducción de la pobreza en Asia meridional en el que participaron legisladores y dirigentes políticos y sociales de Bangladesh, Nepal, Pakistán y Sri Lanka.

Instituto Multilateral de Viena

El FMI proporciona capacitación a legisladores de las economías en transición desde 1995. Se han celebrado 18 seminarios bajo el auspicio del FMI entre 1995 y 2003, de los cuales 16 tuvieron lugar en el Instituto Multilateral de Viena, uno en Bulgaria y otro en Rumania. Los seminarios en los que participan varios países suelen ser más eficaces porque brindan a los parlamentarios y a los funcionarios del FMI la oportunidad de comparar y contrastar sus experiencias (los parlamentarios señalaron a menudo que la interacción con otros colegas es una de las ventajas clave de estos seminarios). Se analizan temas amplios y no muy técnicos para que puedan asistir participantes que no son especialistas en un tema concreto. No obstante, estos seminarios se centran en cuestiones clave de política económica relacionadas con el asesoramiento en materia de políticas que brinda el FMI y, en muchos casos, en la condicionalidad de los programas.

Actividades de comunicación de los representantes residentes y los grupos en misión

El Departamento de Relaciones Externas realizó una encuesta entre los jefes de misión y los representantes residentes para determinar en qué medida se reúnen con los legisladores. Los encuestados señalaron que reciben pocas solicitudes de parlamentarios para celebrar reuniones; las iniciadas por los funcionarios del FMI suelen celebrarse sobre todo en países en transición de Asia y Europa. Apenas dos terceras partes de los representantes residentes y menos de la mitad de los grupos en misión señalaron que se habían reunido con legisladores en 2002. No obstante, más del 90% de los encuestados en países en transición de Europa y Asia declararon que habían mantenido reuniones con legisladores. La tasa se situó en alrededor del 50% en el caso de los países no incluidos en el grupo en transición que participan en el proceso de los DELP y solo un 25% de los demás encuestados declararon que mantuvieron dichas reuniones. Esta concentración geográfica podría atribuirse al elemento fortalecedor de capacidad de las reuniones propuestas por los funcionarios del FMI, en particular porque los países en transición acaban de alcanzar la independencia o porque el papel del parlamento en estos países ha cambiado totalmente. En alrededor del 20% de los casos de países, uno de los objetivos explícitos de estas reuniones fue examinar la aprobación legislativa de las medidas de política respaldadas por los funcionarios del FMI. La concentración de usuarios de los recursos del FMI en África y los países en transición también podría explicar en parte la concentración geográfica de las reuniones.

Actividades de los directores ejecutivos con los legisladores nacionales

Los directores ejecutivos suelen reunirse con los legisladores nacionales en Washington durante las visitas de las delegaciones parlamentarias a Estados Unidos o en el marco de las misiones de consulta del Artículo IV y las de programa, así como durante sus viajes a países miembros. El contexto, el alcance y las modalidades de las actividades del FMI con los legisladores nacionales varían de un país a otro y están determinados por cada director ejecutivo en consulta con las autoridades nacionales.

En enero de 2003, una delegación de cinco directores ejecutivos se reunió con varios miembros de la Asamblea Nacional de Nicaragua y los congresos de Honduras y Guatemala para analizar cuestiones relacionadas con el FMI. Recientemente, en octubre de 2003, una delegación de directores ejecutivos visitó Marruecos, Argelia y Túnez, donde se reunieron con el Presidente de la Cámara de Representantes y un grupo de legisladoras de Marruecos, y con las comisiones parlamentarias de finanzas de Argelia y Túnez. Durante estas reuniones se puso de manifiesto el interés considerable de los países por las opiniones del FMI.

Los directores ejecutivos también contribuyen a menudo de forma decisiva a facilitar los contactos y reuniones de los legisladores que visitan Washington con los funcionarios del FMI y a ayudar a las autoridades nacionales de los países a informar a los legisladores sobre el FMI (entre otros medios, a través de la organización de seminarios para parlamentarios3, la divulgación de información sobre la labor del FMI a las autoridades o de comparecencias ante el parlamento). Por ejemplo, el banco central de Austria y el Ministerio de Hacienda transmiten regularmente información sobre el FMI a la comisión pertinente en el Parlamento austríaco y se invita periódicamente a los representantes de las Oficinas de los Directores Ejecutivos a formular comentarios para la elaboración de estos informes y sesiones informativas. El Tesoro de Estados Unidos, en consulta con el Director Ejecutivo por Estados Unidos y de conformidad con los mandatos legislativos, prepara varios informes periódicos para el Congreso en los que se analizan cuestiones relacionadas con el FMI, como los informes trimestrales sobre los nuevos acuerdos del FMI, la posición de reserva de Estados Unidos y los programas supervisados por el FMI que se financian con recursos del Fondo de Estabilización Cambiaria del Tesoro de Estados Unidos. Con respecto a las comparecencias ante el parlamento nacional, el Director Ejecutivo por Alemania, por ejemplo, aceptó una invitación para participar en una audiencia parlamentaria de comisiones competentes del Bundestag (Cámara de los Diputados del Parlamento alemán) sobre el mecanismo de reestructuración de la deuda soberana en abril de 2002. El Director Ejecutivo por Bélgica aceptó las invitaciones del Senado belga en 2000 (Comisión del Senado sobre Finanzas) y en 2003 (Comisión del Senado sobre Relaciones Externas y Defensa Nacional) y del Parlamento belga en 2002 (Comisión sobre Globalización). Otros directores ejecutivos, entre ellos el Director Ejecutivo por el Reino Unido, han comparecido ante parlamentos nacionales en varias ocasiones. El Director Ejecutivo por Francia y el Director Ejecutivo por Suiza también han comparecido ante órganos integrados por parlamentarios y representantes de la sociedad civil (Haut Conseil de la Coopération Internationale en Francia y Ausserparlamentarische Kommission en Suiza).

Si bien varios países miembros han establecido canales normales de comunicación entre las autoridades y los legisladores nacionales para tratar cuestiones relacionadas con el FMI, algunos de ellos presentan oficialmente la información en forma de informe anual. La Comisión del Tesoro de la Cámara de los Comunes del Reino Unido prepara de forma continua un documento de supervisión del Tesoro de Su Majestad, incluida su función en el FMI. En el marco de este proceso, el Tesoro de Su Majestad presenta un informe anual al Parlamento sobre sus actividades con el FMI. Además, las autoridades canadienses ("Report on Operations under the Bretton Woods and Related Agreements Act"), francesas ("Les activités du Fonds Monétaire International et de la Banque Mondiale") e irlandesas ("Ireland´s Participation in the International Monetary Fund and the World Bank") presentan informes anuales sobre el FMI al parlamento4. Los directores ejecutivos también participan con los representantes residentes y los jefes de misión en reuniones para legisladores durante las misiones de consulta del Artículo IV y las de programa, y participan en actividades de comunicación (seminarios nacionales y regionales) organizados por el Departamento de Relaciones Externas5.

Otras reuniones

El Director Gerente ha pronunciado discursos ante miembros de parlamentos nacionales durante sus viajes; por ejemplo, el Bundestag (Cámara de los Diputados del Parlamento alemán), la Comisión Especial del Tesoro de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, miembros del parlamento de los Países Bajos, representantes de ambas cámaras del Congreso en Colombia y el Senado chileno. A principios de este año, se reunió con legisladores argentinos, representantes del Congreso de México, parlamentarios de Madagascar, parlamentarios de la República Kirguisa y legisladores de Etiopía. Se reunió asimismo con comisiones parlamentarias de la Unión Europea en Bruselas.

Además, los funcionarios del FMI se reúnen a menudo con delegaciones de parlamentarios visitantes. De hecho, los legisladores que visitan Estados Unidos y Canadá en el marco de su labor parlamentaria han visitado con frecuencia el FMI. Por ejemplo, en julio de 2003, una delegación de la Comisión Permanente del Parlamento etíope sobre Finanzas y Asuntos Presupuestarios se reunió con funcionarios del FMI antes de viajar a Canadá para participar en un seminario patrocinado por el Centro Parlamentario. En el último año y medio, funcionarios del FMI se reunieron con delegaciones visitantes de la Comisión de la Cámara de los Comunes del Reino Unido sobre Desarrollo; la Comisión Especial del Tesoro; MERCOSUR; el Sindicato de la PYME del Parlamento Europeo (Asociación Económica y de Empresas Independientes del Partido Popular Europeo); funcionarios del Bundestag; legisladores de Tailandia, Argentina, Uruguay, Bélgica, Colombia y Turquía; miembros austríacos de la Red Parlamentaria en el Banco Mundial, así como parlamentarios de otros países.

Los funcionarios del FMI realizan un seguimiento de las actividades de las comisiones del Congreso de Estados Unidos que tienen jurisdicción en el ámbito de la legislación pertinente para el FMI e informan a la Gerencia y los funcionarios sobre cuestiones de interés. Además, los funcionarios responden a las consultas formuladas por miembros del Congreso y los funcionarios que trabajan en sus oficinas acerca del FMI, en estrecha coordinación con las autoridades.

III. Deliberaciones del Grupo de Trabajo sobre
futuras actividades de comunicación del FMI

El Grupo de Trabajo alentó a los directores ejecutivos y a los funcionarios a continuar con sus esfuerzos en el ámbito de las actividades de comunicación e hizo hincapié en la importancia de mantener un diálogo continuo con los legisladores nacionales sobre la labor que desempeña el FMI. El Grupo de Trabajo convino en la necesidad de intensificar la interacción entre los legisladores y el FMI como elemento especialmente ventajoso para este último, puesto que contribuiría a intensificar la comprensión de las reformas económicas y los programas respaldados por el FMI y podría servir como instrumento para informar y recibir comentarios de legisladores sobre la labor del FMI y la función que desempeña en el sistema financiero internacional en general. Los directores hicieron hincapié en que las actividades de comunicación del FMI deberían constituir un instrumento de diálogo de doble vía y en que sería igualmente importante escuchar a los legisladores. Consideraron que los esfuerzos deberían centrarse en cuestiones más generales de política o regionales y no en cuestiones de los países, dado el mandato del FMI de fomentar la estabilidad financiera mundial y el crecimiento. Los directores reconocieron que el impacto de estas actividades solo se pondría claramente de manifiesto a lo largo del tiempo y exigiría un esfuerzo prolongado.

El Grupo de Trabajo convino en general en que si bien el FMI podría valerse de los organismos internacionales y las redes parlamentarias existentes, sus actividades de comunicación deberían tener un enfoque nacional y regional. Los directores señalaron asimismo que sería particularmente importante orientar estas actividades hacia los presidentes y miembros de las comisiones pertinentes para la labor del FMI.

Los directores señalaron que el mayor incremento de la interacción con legisladores y de las actividades de comunicación con los parlamentos no tendría repercusiones presupuestarias. Los directores subrayaron la necesidad de considerar con más detalle la forma en que el FMI podría acrecentar la eficacia de algunas actividades adecuadamente focalizadas, en cooperación con las autoridades locales o las organizaciones parlamentarias existentes. Hicieron hincapié en que, dados sus recursos limitados, el FMI debería establecer prioridades con respecto a estas actividades de comunicación y señalaron que, en la medida de lo posible, los costos de organizar eventos para parlamentarios deberían compartirse con los países anfitriones. El Grupo de Trabajo examinó la posibilidad de celebrar una conferencia parlamentaria con ocasión del sexagésimo aniversario de las instituciones de Bretton Woods, pero no hubo suficiente respaldo en favor de esta propuesta debido a las repercusiones presupuestarias que tendría la celebración de una gran reunión.

A nivel nacional

El Grupo de Trabajo señaló que, teniendo en cuenta que los legisladores de la mayor parte de los países tienen la responsabilidad constitucional de supervisar los presupuestos nacionales y aprobar la legislación sobre las principales reformas económicas, sería beneficioso mantener el diálogo por dos razones: i) brindaría al FMI la oportunidad de ayudar al poder ejecutivo en su función de informar al poder legislativo acerca de la importancia de aplicar sólidas políticas fiscales para fomentar el crecimiento y la estabilidad, incluidas las ventajas y desventajas de las diferentes opciones de política en ámbitos pertinentes para la labor del FMI; al hacerlo, se deberá evitar dar la impresión de que el diálogo representa una oportunidad para iniciar negociaciones sobre los programas con los legisladores, y ii) proporcionaría al FMI la oportunidad de escuchar las preocupaciones de los parlamentarios y mejorar la comprensión sobre el contexto político y social en que se toman las decisiones económicas.

De conformidad con el Convenio Constitutivo del FMI, el principal interlocutor del FMI con el país es el poder ejecutivo del gobierno, y los directores señalaron que el FMI debe rendir cuentas a las autoridades de los países miembros de la institución. Las modalidades de las actividades de comunicación del FMI deberían alinearse adecuadamente con esta norma. Los directores consideraron que deberían considerarse la decisión de reunirse o no con los legisladores de un país, el momento de las reuniones (cómo pueden encajar en los calendarios legislativos y presupuestarios) y las cuestiones que serán objeto de debate, según las circunstancias específicas de cada caso. Hicieron hincapié en que no hay un enfoque que se adapte a todos los casos, puesto que toda actividad de comunicación tendría que tener en cuenta las circunstancias específicas del país, en particular el tipo de sistema político y las relaciones entre el poder ejecutivo y el legislativo (por ejemplo, las disposiciones constitucionales, la historia y estructura políticas, el proceso político, el clima político existente). Además, hay que tener cuidado para evitar verse envuelto en la política nacional. Los directores señalaron que en algunos países la participación de los legisladores es un tema bastante delicado mientras que en otros las autoridades están muy dispuestas a celebrar reuniones de funcionarios con políticos, incluidos los miembros de la oposición. En estas circunstancias, los directores indicaron que los funcionarios y las autoridades nacionales de cada país deberán determinar las normas de participación en actividades de extensión y, por lo tanto, deberían consultar con el director ejecutivo y las autoridades nacionales. Los funcionarios también deberán informar al Directorio Ejecutivo acerca del diálogo que mantienen con legisladores.

Como se indicó en la orientación operativa provista al personal tras el examen bienal de la supervisión realizado en 2002, la eficacia de la supervisión depende en parte de la medida en que los países miembros sean receptivos al asesoramiento del FMI, y la orientación insta a los funcionarios del FMI a mantener un diálogo abierto de política económica, que abarque una amplia gama de partes interesadas en cuestiones económicas, incluidos los órganos legislativos. Además, los directores señalaron que en el contexto de la supervisión, las actividades de comunicación deberían centrarse en mayor medida en cuestiones a mediano y largo plazo, en particular las que requieran decisiones legislativas.

En los países que aplican programas respaldados por el FMI, como se indica en la Orientación operativa de 2003 respecto a las nuevas directrices sobre condicionalidad, los funcionarios de la institución deben alentar y ayudar a los países miembros a que obtengan amplio respaldo a la implementación de políticas sólidas. Concretamente, en la nota se señala que los funcionarios deben estimular a las autoridades a que adopten procesos participativos transparentes en la formulación de un marco de políticas, y deben estar dispuestos a ayudar a las autoridades en este proceso, entre otras medidas, dictando seminarios y reuniéndose con diversos grupos políticos o de intereses (por ejemplo, comisiones parlamentarias). Los directores señalaron que es importante evitar dar la impresión de que el diálogo representa una oportunidad para negociar el programa o analizar las negociaciones del programa entre los funcionarios y las autoridades. Los directores advirtieron que el diálogo entre el FMI y los legisladores no debe accidentalmente diluir la identificación de las autoridades con las reformas. Si bien obviamente el FMI debe escuchar las opiniones de los legisladores, la responsabilidad de reforzar la identificación del país con el programa de reforma corresponde al gobierno. Los directores advirtieron asimismo que el FMI no debe presionar al gobierno para que mantenga consultas con los legisladores ni debe entenderse que el gobierno establece contactos con los legisladores a instancias del FMI.

Los directores señalaron que los representantes residentes pueden contribuir en gran medida a mantener el diálogo con los legisladores y a adaptar las actividades de comunicación a las circunstancias específicas de un país. Concretamente, pueden ayudar a determinar el momento adecuado para mantener contactos con los legisladores (cómo pueden encajar con los calendarios legislativos y presupuestarios del país) y, conjuntamente con las autoridades y los directores ejecutivos involucrados, identificar a los principales interlocutores. Entre estos últimos cabe señalar: las comisiones pertinentes (por ejemplo, las de presupuesto, finanzas y economía), así como los principales representantes parlamentarios (por ejemplo, el portavoz o el presidente de la asamblea legislativa, el jefe de la oficina legislativa presupuestaria). Los jefes de misión también deberían reunirse con parlamentarios en el marco de las misiones de consulta del Artículo IV y de programa; es preciso que las autoridades aprueben estas reuniones antes del envío de la misión. El Grupo de Trabajo hizo hincapié en que los representantes residentes y los jefes de misión tengan buenos dotes de comunicación y una comprensión adecuada de las cuestiones de política económica.

Al mismo tiempo, los directores advirtieron que, dadas las presiones relacionadas con la carga de trabajo y las limitaciones presupuestarias, es preciso ser realista con respecto al mayor número de actividades que podrían absorber los representantes residentes y los jefes de misión. Por lo tanto, acordaron que convendría establecer prioridades en el ámbito de las actividades de comunicación de acuerdo con los gastos presupuestarios. También se indicó que sería beneficioso organizar seminarios regionales para un grupo de países, que se centren en experiencias comparativas entre países y en las políticas del FMI en general. El Departamento de Relaciones Externas podría respaldar a los representantes residentes en sus actividades de extensión a través de la organización de seminarios tanto regionales como orientados a países específicos.

El Grupo de Trabajo convino en que los directores ejecutivos podrían contribuir en gran medida a alentar a las autoridades de sus propios países a que informen a los legisladores acerca del FMI (por ejemplo, organizando seminarios para parlamentarios y estableciendo canales normales de información sobre la labor del FMI). También podrían participar con los representantes residentes y los jefes de misión en las reuniones con parlamentarios en el marco de las misiones de consulta del Artículo IV y de programa enviadas a los países y en actividades de comunicación (seminarios nacionales y regionales) organizadas por el Departamento de Relaciones Externas. Además, el Grupo de Trabajo señaló que dado que los directores ejecutivos son al mismo tiempo funcionarios del FMI y representantes de sus países, hay que tener cuidado al determinar su función en las actividades de comunicación, y que cada director deberá establecer con las autoridades nacionales respectivas el contexto, el alcance y las modalidades de estas actividades con los legisladores. Los directores también podrían desempeñar este tipo de actividades en el marco de los viajes de grupos de directores ejecutivos a los países miembros.

A nivel internacional y regional

Si bien las actividades de comunicación con los legisladores deberían tener un enfoque nacional, el Grupo de Trabajo convino en que debería considerarse alguna actividad de comunicación a nivel internacional y regional. Los directores señalaron que los funcionarios de la institución asistieron a algunas reuniones organizadas por la UIP y recomendaron, a su vez, que el FMI examine la posibilidad de ampliar aún más estas actividades. El Grupo de Trabajo expresó su satisfacción por la labor realizada por los funcionarios del FMI con la PNoWB, también a nivel regional. Señalaron que esta red comprende parlamentarios miembros de comisiones que tratan cuestiones relacionadas con el FMI (comisiones de economía, finanzas, presupuesto) y solicitaron a los funcionarios que examinen la posibilidad de intensificar la colaboración con la PNoWB, a fin de incorporar más plenamente las cuestiones relacionadas con el FMI en la labor que desempeña esta red.

El Grupo de Trabajo indicó que los funcionarios del FMI deberían identificar las organizaciones parlamentarias regionales que estén interesadas en la labor del FMI y que éste debería participar en eventos con un enfoque que justifique su participación. Los directores ejecutivos podrían contribuir en gran medida a identificar los eventos y redes adecuadas y debería comunicarse a estas organizaciones el interés y la voluntad del FMI de participar en dichos eventos.

Capacitación

El Grupo de Trabajo solicitó a los funcionarios que examinaran las oportunidades de capacitación, de acuerdo con el ejemplo del Instituto Multilateral de Viena, en otros institutos regionales, como el Instituto Regional de Capacitación del FMI en Singapur y los centros de asistencia técnica regional en África y el Caribe. Además de orientar las actividades hacia parlamentarios que participen en comisiones clave, se solicitó a los funcionarios que examinen en qué medida el FMI podría proporcionar capacitación a los funcionarios de las oficinas parlamentarias (por ejemplo, la oficina presupuestaria parlamentaria), sobre todo en los países de bajo ingreso, dentro de las limitaciones de recursos existentes. Otra posibilidad sería organizar actividades de capacitación conjunta con el Instituto del Banco Mundial y el Centro Parlamentario.

Conclusión

El FMI, como institución que escucha y aprende, mantiene un diálogo continuo con los países miembros y otras partes interesadas, incluidos la sociedad civil y los legisladores. El FMI ha iniciado un proceso de expansión de sus actividades de comunicación con los legisladores. En ese contexto, el Grupo de Trabajo ha formulado varias recomendaciones orientadas a fortalecer el diálogo del FMI con los mismos, que se presentan a continuación6.

Recomendaciones del Grupo de Trabajo

1. Aprovechando el diálogo mantenido entre el FMI y los legisladores hasta la fecha, deberían ampliarse las actividades de comunicación para mejorar la comprensión de la labor del FMI. Existe un margen para considerar con más detalle la forma en que el FMI podría acrecentar la eficacia de algunas actividades adecuadamente focalizadas, en cooperación con las autoridades locales o las organizaciones parlamentarias existentes.

2. Si bien el FMI podría aprovechar las redes y organizaciones internacionales y regionales existentes, las actividades de comunicación deberían tener un enfoque nacional.

3. El FMI debería establecer prioridades en el ámbito de las actividades de comunicación, dadas las limitaciones de recursos existentes y habida cuenta de que no se proyectan incrementos presupuestarios.

4. De conformidad con el Convenio Constitutivo del FMI, el principal interlocutor del FMI con el país es el poder ejecutivo. Por lo tanto, los funcionarios de la institución deberían llegar a un acuerdo con las autoridades nacionales respectivas sobre las normas de participación en las actividades de comunicación, y deberían consultar con el director ejecutivo y las autoridades nacionales. En estas circunstancias:

  1. Debería alentarse a los jefes de misión y a los representantes residentes a que se reúnan con parlamentarios. Debería estimularse a los representantes residentes a que establezcan un diálogo con parlamentarios que sean importantes para la labor del FMI (presidentes o miembros de comisiones de economía, finanzas y presupuesto). Al mismo tiempo, será importante tener en cuenta las circunstancias (políticas) específicas de los países, y deberían considerarse la decisión de reunirse o no con los legisladores de un país, el momento de las reuniones (cómo pueden encajar en los calendarios legislativos y presupuestarios) y el contenido del diálogo, según el país.

  2. Los jefes de las misiones relacionadas con los programas podrían reunirse con parlamentarios con el objeto de ayudar a las autoridades a lograr el respaldo necesario a favor de las reformas, en particular las que requieran aprobación legislativa. En los países que aplican programas respaldados por el FMI, hay que tener cuidado para evitar verse envuelto en las negociaciones. Los jefes de misión también deberían aprovechar la oportunidad para informar a los legisladores acerca de la función más amplia y las políticas del FMI. Los funcionarios deberían presentar informes al Directorio sobre el diálogo que mantienen con los legisladores.

  3. Los representantes residentes y los jefes de misión desempeñan una función importante, pero es preciso ser realista con respecto al mayor número de actividades que podrían absorber dadas las presiones relacionadas con la carga de trabajo y habida cuenta de que no se proyecta aumentar los recursos presupuestarios. El Departamento de Relaciones Exteriores debería respaldar a los representantes residentes en los países donde sería ventajoso fortalecer el diálogo, a través de seminarios regionales y orientados a países específicos.

  4. Los funcionarios deberían considerar la posibilidad de que el FMI proporcione capacitación a parlamentarios y a funcionarios de las oficinas parlamentarias (por ejemplo, la oficina presupuestaria parlamentaria) en países de bajo ingreso, de acuerdo con los gastos presupuestarios existentes.

5. Los directores ejecutivos podrían participar activamente en las actividades de comunicación que llevan a cabo los funcionarios del FMI en el marco de las consultas del Artículo IV y de las misiones relacionadas con los programas y en seminarios nacionales y regionales. Cada director deberá determinar con las autoridades de su propio país las modalidades de las actividades de comunicación con legisladores, según corresponda.

6. El FMI debería considerar activamente la posibilidad de intensificar su colaboración con la Red Parlamentaria en el Banco Mundial y de organizar actividades de comunicación con la UIP. También podrían analizarse las posibilidades existentes en el ámbito de estas actividades con los órganos parlamentarios regionales pertinentes.

IV. Comentarios

En un espíritu de apertura, quisiéramos invitar al público a formular comentarios y opiniones sobre el análisis y las recomendaciones incluidas en este informe del Grupo de Trabajo. Le agradeceríamos que nos diera su opinión en general sobre las actividades de comunicación del FMI (directores ejecutivos, Gerencia y funcionarios) con los legisladores. A nivel más específico, quisiéramos conocer su opinión sobre las cuestiones siguientes:

  • El tipo de información sobre el FMI que podría ser útil para los legisladores.

  • El tipo de información que los legisladores desearían compartir con el FMI.

  • La forma de fortalecer el diálogo entre el FMI y los legisladores.

El Grupo de Trabajo está convencido de que el Directorio Ejecutivo, la Gerencia y los funcionarios del FMI examinarán detenidamente sus comentarios y los utilizarán de manera eficaz para fortalecer las actividades de comunicación del FMI con los legisladores nacionales.

Sírvase enviar sus comentarios a más tardar
el 30 de abril de 2004
a través de este formulario electrónico o
por correo ordinario a:
Public Affairs Division
(Rm 12-618)
International Monetary Fund
700 19th Street, N.W.
Washington, D.C. 20431, EE.UU.
Fax: (202) 623-6220


1Cabe señalar que la Gerencia y los funcionarios del FMI no suelen realizar comparecencias oficiales ni hacer declaraciones ante órganos legislativos. Todas las actividades de comunicación son informales y se han llevado a cabo con el consentimiento o a solicitud de los directores ejecutivos y de las autoridades.
2Véase más información sobre la Red Parlamentaria en el Banco Mundial en el sitio de esta red en Internet: www.pnowb.org.
3Por ejemplo, de acuerdo con la sugerencia planteada por el Director Ejecutivo de la Oficina de los países nórdicos, el Ministerio de Hacienda de Suecia organizará en enero de 2004 un seminario de un día para parlamentarios sobre cuestiones relacionadas con el FMI y el Banco Mundial. Las autoridades suizas organizaron un seminario sobre la nueva arquitectura internacional y el FMI en mayo de 2000.
4Algunos países miembros han establecido otros canales (por ejemplo, sesiones informativas, informes extraoficiales) para que las autoridades transmitan información a los legisladores sobre el FMI, y los directores ejecutivos a menudo dan su opinión con respecto a estas cuestiones.
5Por ejemplo, los directores ejecutivos y los funcionarios participaron en un seminario en Kenya en 2002 y otro en Ghana en 2003, en la creación del grupo de países de África oriental (East Africa Chapter) de la Red Parlamentaria en el Banco Mundial en 2003 y en el seminario con parlamentarios de Asia meridional en octubre de 2003 en Singapur.
6El Grupo de Trabajo reiteró que toda actividad de comunicación deberá basarse en las directrices establecidas por el FMI. Véase la nota 1.