El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la Consulta del Artículo IV de 2008 con El Salvador

Nota de Información al Público No. 08/151
31 de diciembre de 2008

Las Notas de Información al Público (NIP) forman parte de los esfuerzos del FMI por fomentar la transparencia de sus opiniones y análisis de la evolución y la política económica. Las NIP se publican, con el consentimiento del país o países interesados, al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre las consultas del Artículo IV con cada país miembro, la supervisión que ejerce el FMI sobre la evolución a nivel regional, el seguimiento posterior a los programas, y las evaluaciones ex post de los países que aplican programas a más largo plazo. También se publican NIP al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre cuestiones de política general, salvo en casos específicos en que el Directorio decida lo contrario.

El 12 de noviembre de 2008, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la Consulta del Artículo IV con El Salvador.1

Antecedentes

Se prevé que el crecimiento económico en El Salvador se desacelerará debido al enfriamiento de la economía estadounidense, al igual que en otros países de América Central. Aunque el crecimiento del PIB real aumentó a 4,7% en 2007 —un nivel sin precedentes durante la última década—, se prevé que bajará a 3,2% en 2008. Sin embargo, el indicador de la actividad económica mensual muestra una desaceleración leve pero sostenida posteriormente, y señala una tasa de crecimiento medio de 3,2% interanual a agosto. El nivel general de inflación se aceleró de 4,9% (interanual) en diciembre de 2007 a 9,9% el mes de agosto último, principalmente debido al aumento vertiginoso de los precios mundiales de las materias primas (alimentos y combustibles). Gracias a la disminución drástica de esos precios, la inflación cayó a 5,3% en noviembre. El déficit en cuenta corriente aumentó en la primera parte del año —el dinamismo de las exportaciones y las remesas lograron compensar solo en parte el encarecimiento de los combustibles—, pero según las proyecciones se moderará gracias a la disminución de los precios de las materias primas y el debilitamiento de la demanda interna. La inversión extranjera directa disminuyó tras alcanzar niveles atípicamente elevados en 2007 debido a la compra de bancos por parte de instituciones extranjeras, pero por el momento continúa siendo relativamente vigorosa.

El sistema bancario —que ahora se encuentra principalmente en manos extranjeras— conserva una abundante liquidez y por el momento resiste la turbulencia financiera mundial. En el curso de los dos últimos años, los tres bancos más grandes fueron adquiridos por instituciones extranjeras; alrededor de 90% de los activos del sistema bancario de El Salvador es hoy de propiedad extranjera. Los coeficientes de liquidez del sistema bancario superan el 34%. Los niveles medios de rentabilidad bajaron en 2007, sobre todo por los costos de reestructuración relacionados con adquisiciones, pero se recuperaron este año. Como los préstamos para consumo y vivienda representan un porcentaje creciente del crédito total, los préstamos en mora siguen una tendencia ascendente desde 2006.

La situación fiscal mejoró sustancialmente en 2007, pero empeoró en 2008 debido al impacto de los elevados precios de los combustibles en los subsidios energéticos. El déficit fiscal del sector público registrado el primer semestre del año, aumentó respecto al mismo período el año pasado, impulsado por un alza del gasto en subsidios energéticos y las medidas que adoptó el gobierno para mitigar el impacto de los precios de los alimentos. La fuerte colecta de ingresos públicos —especialmente del impuesto sobre la renta y del IVA—, el recorte del gasto no prioritario y algunas medidas tomadas por el gobierno para racionalizar los subsidios energéticos compensaron en parte el deterioro del superávit operativo de las empresas públicas y el rápido aumento de los subsidios. El gobierno respondió activamente frente al elevado nivel de precios con medidas críticas; por ejemplo, expandiendo programas sociales bien focalizados como la Red Solidaria (un programa de transferencias monetarias condicionales), aumentando las deducciones de un programa de créditos fiscales para familias de ingreso mediano, eliminando aranceles de importación aplicados al trigo y los insumos agrícolas, suministrando semillas y fertilizantes para la producción agrícola y otorgando un aumento selectivo de los salarios, equivalente a 2,5%-5%, de funcionarios públicos de bajo ingreso.

Evaluación del Directorio Ejecutivo

Los directores ejecutivos manifestaron su satisfacción por la firmeza de los fundamentos macroeconómicos de El Salvador, fruto de varios años de políticas sólidas, reformas estructurales bien orientadas y condiciones externas favorables. Sin embargo, el crecimiento económico se desaceleró en los últimos tiempos, al igual que en otros países de América Central, debido a la desaceleración estadounidense y al choque de precios de los alimentos y los combustibles. La crisis financiera mundial y la incertidumbre electoral han complicado,en cierta medida, la situación financiera interna pero el sistema bancario conserva la capacidad de resistencia.

Los directores opinaron que el principal reto para El Salvador a corto plazo es mantener la estabilidad macroeconómica y mitigar el impacto del choque en los pobres. Las prioridades para la política económica consisten en mejorar la preparación del sector financiero frente a las crisis, mantener la austeridad fiscal y dejar asegurado el financiamiento público del año próximo. A mediano plazo deberían continuar las reformas en el ámbito fiscal y financiero con el objetivo de afianzar la capacidad de resistencia de la economía y el potencial de crecimiento. Los directores convinieron en que el tipo de cambio efectivo real de El Salvador está acorde, en líneas generales, con los fundamentos de la economía y que el sector de la exportación sigue siendo competitivo.

Los directores ejecutivos hicieron hincapié en que, ante los choques mundiales y la incertidumbre política, será crítico preparar al sector financiero para potenciales problemas de liquidez o solvencia y alistar planes de contingencia. En tal sentido, la adopción de un requisito temporal de activos líquidos de 3% y la negociación de una línea de crédito para el banco central con un banco regional de desarrollo son medidas bienvenidas. Los directores recomendaron a las autoridades vigilar de cerca las posiciones de préstamos y liquidez a corto plazo de los bancos, cooperar más estrechamente con los supervisores nacionales de la casa matriz, elaborar planes de acción concretos para hacer frente a posibles tensiones en el sistema bancario en el futuro y negociar otras líneas de crédito contingente para reforzar la capacidad del banco central para suministrar liquidez para asistir a los bancos en casos de emergencia. Será asimismo importante vigilar de cerca la calidad de los activos y el riesgo de crédito.

Los directores observaron que las metas del déficit fiscal —2,3% del PIB en 2008 y 2,2% del PIB en 2009— condicen con el objetivo de mantener la austeridad fiscal. En este contexto, apoyaron la ampliación planificada de programas sociales bien focalizados y la reducción del gasto no prioritario y respaldaron los esfuerzos para mejorar los controles de los subsidios energéticos y para limitar las alzas salariales del sector público.

Los directores elogiaron las gestiones recientes para obtener financiamiento adicional y para mejorar la estructura de vencimientos de la deuda pública. Concretamente, felicitaron al gobierno por la consecución de un acuerdo político con la oposición que garantiza la aprobación parlamentaria para negociar préstamos por un monto de US$950 millones con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Los directores apoyaron la estrategia de las autoridades de que la política fiscal a mediano plazo obre en función de la meta de reducir la deuda pública en aproximadamente un 30% del PIB, a más tardar en 2013, y de que se incremente el gasto social bien focalizado y en infraestructura. Esto mejorará la capacidad de la política fiscal para reaccionar ante choques externos o domésticos y para adoptar una orientación anticíclica, elevando al mismo tiempo el potencial de crecimiento de la economía. Para alcanzar esta meta se precisan medidas en varios ámbitos, como el mejoramiento de las recaudaciones tributarias, recortes adicionales del gasto no prioritario, mejoras en la eficiencia y la focalización de los subsidios, así como una reforma paramétrica del sistema de pensiones.

Los directores además recalcaron la importancia de reformar aún más el sector financiero para mejorar la capacidad de recuperación de El Salvador frente a los choques. Algunas de las medidas claves son la aprobación de la ley para reforzar la supervisión financiera; la ampliación de la facultad jurídica del banco central para proporcionar liquidez a los bancos en dificultades; y el afianzamiento del fondo de garantía de depósitos. Algunos directores expresaron reserva con respecto a la recomendación, planteada para el caso de El Salvador, de establecer regulaciones estrictas para impedir que los originadores de activos trasladen totalmente a terceros los riesgos de crédito.


El Salvador: Indicadores económicos y financieros seleccionados

 
          Proy.

 

2004 2005 2006 2007 2008
 

Economía real (variación porcentual)

         

PIB real

1,9 3,1 4,2 4,7 3,2

Precios al consumidor (final del período)

5,4 4,3 4,9 4,9 5,9

Ahorro interno (porcentaje del PIB)

12,2 12,4 12,4 10,6 9,4

Inversión interna bruta (porcentaje del PIB)

16,2 15,7 16,1 16,1 15,4

Finanzas públicas (porcentaje del PIB)

         

Déficit del sector público consolidado

-3,0 -3,0 -2,9 -1,9 -2,9

Déficit primario consolidado

-0,8 -0,8 -0,5 0,5 -0,5

Deuda del sector público (porcentaje del PIB, final del período)

43,5 42,0 41,9 40,8 41,7

Dinero y crédito (final del período, variación porcentual)

         

Activos internos netos 1/

0,0 6,5 7,0 6,8 5,0

De los cuáles

         

Sector público no financiero 1/

-2,5 1,3 -1,3 2,0 2,9

Sector privado 1/

4,0 7,8 8,0 6,7 5,2

Pasivos frente al sector privado

0,1 7,8 12,9 18,4 -2,4

Tasas de interés (promedio)

         

Tasa activa (seis meses)

3,3 3,4 4,9 4,4 4,1

Tasa pasiva (más de un año)

7,7 8,2 9,0 9,4 9,6

Sector externo

         

Balanza comercial (porcentaje del PIB)

-16,8 -17,2 -19,0 -20,0 -19,9

Saldo en cuenta corriente (porcentaje del PIB)

-4,0 -3,3 -3,6 -5,5 -6,0

Variación de las reservas internacionales netas

         

(millones de dólares de EE.UU., aumento-)

52,5 58,9 -71,6 -280,2 -397,8

Términos de intercambio

-6,1 -2,9 -0,9 -5,7 -6,6

Tipo de cambio efectivo real (final del período)

-0,7 2,4 -0,2 -0,8 ...

Activos externos netos del sistema bancario

         

Millones de dólares de EE.UU.

1.063 1.115 1.441 2.177 2.390

Porcentaje de depósitos

14,2 14,6 17,3 22,9 25,2
 

Fuentes: Banco Central de Reserva de El Salvador; Ministerio de Hacienda; y estimaciones del personal técnico del FMI.
1/ En relación con el dinero en sentido amplio correspondiente al año anterior.


1 Según el Artículo IV del Convenio Constitutivo del FMI, esa organización conviene discusiones bilaterales con los miembros, usualmente cada año. Un equipo técnico visita el país, recopila información económica y financiera, y discute con los funcionarios acerca de los acontecimientos económicos del país y sus políticas al respecto. Al regresar a la sede, el equipo prepara un informe, que constituye la base para discusiones del Directorio Ejecutivo. Al concluir la discusión, el Director Gerente, en su calidad de Presidente del Directorio, resume las opiniones de los Directores Ejecutivos y este resumen es transmitido a las autoridades del país.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100