Agustín Carstens
Agustín Carstens

Discursos
2005 2004 2003 2002 2001 2000 1999 1998 1996





English

América latina y la economía mundial: perspectivas de crecimiento y estabilidad
Agustín Carstens, Subdirector Gerente, Fondo Monetario Internacional
Discurso pronunciado en la 68ª Convención Bancaria
Acapulco, México, 4 de marzo de 2005

1. Buenos días. Es un placer estar aquí en México entre amigos y caras conocidas. Antes que nada, permítanme ofrecerles una disculpa por la ausencia del Sr. De Rato, nuestro Director Gerente, quién no pudo acompañarnos por una obligación surgida de último momento.

2. Aprovechando la característica muy particular del Fondo Monetario Internacional ser una institución financiera de naturaleza global, quisiera iniciar mi participación presentándoles una síntesis de las tendencias recientes y de las perspectivas para la economía mundial y de América Latina. Posteriormente, y con el afán de proporcionarles mayores elementos sobre los factores que pudieran incidir sobre el entorno externo que México enfrentará en el futuro cercano, quisiera abordar con mayor detalle dos temas que estimo muy relevantes: primero, el problema de los desequilibrios externos entre Estados Unidos y las principales regiones del mundo, los cuales, de no atenderse de manera oportuna, podrían generar gran volatilidad en los mercados financieros internacionales y desacelerar la actividad económica mundial; y segundo, los principales retos que enfrenta América Latina desde el punto de vista de la política económica, que son de especial relevancia para que nuestra región consolide el más favorable desempeño que ha mostrado en meses recientes.

La economía mundial y América Latina en 2004

3. Comencemos con una nota positiva. La economía mundial registró un muy buen desempeño en 2004: según nuestras estimaciones, el crecimiento fue de alrededor de 5%, la tasa de expansión más alta en casi 30 años. Ciertamente este resultado refleja políticas macroeconómicas acomodaticias llevadas a cabo por los principales países industrializados. Sin embargo, variables que reflejan aspectos fundamentales de las economías también experimentaron avances notables: la rentabilidad de las empresas aumentó, coadyuanando al saneamiento de sus balances; las tasas de interés externas continuaron a niveles bajos, lo cual, junto con el factor anterior, estimuló la inversión privada. Por otro lado, la creación de empleos respondió más al crecimiento económico en varios países, lo cual respaldo al consumo privado. Todo lo anterior contribuyó a amortiguar el efecto económico del reciente encarecimiento del petróleo.

4. Pero la expansión de la economía mundial no estuvo distribuida de manera uniforme. Aunque el crecimiento repuntó en casi todas las regiones y países, hubo marcadas diferencias. Estados Unidos y China, especialmente, siguieron siendo los principales motores de la recuperación mundial. Aunque la actividad económica experimentó cierta aceleración en la zona del euro y en Japón durante los primeros meses de 2004, la reactivación no llegó a ser sólida ni duradera. Esta desigualdad en la distribución del crecimiento es una grave preocupación, pero regresaré para su análisis más adelante.

5. En el caso concreto de América Latina, hacia muchos años que nos se observaba una evolución económica tan favorable como la correspondiente a 2004. En dicho año, las economías de la región tomaron impulso originalmente gracias a la vigorosa demanda mundial y a los sólidos precios de los productos básicos, y más recientemente como resultado del repunte del consumo de las familias y de la inversión empresarial. Es probable que el crecimiento de la región durante 2004 haya superado el 4½% previsto el otoño pasado y haya sido la tasa más alta desde 1997. Este resultado es aun más alentador, dado que se logró con una inflación moderada.

6. El balance externo de la región también ha dado un vuelco notable, y es probable que se haya alcanzado un pequeño superávit en cuenta corriente. En el campo fiscal, muchos gobiernos están aprovechando esta recuperación y el consiguiente aumento de los ingresos para recortar el déficit presupuestario y mejorar la estructura de la deuda. Teniendo en cuenta la historia de inestabilidad macroeconómica de la región, todos estos son logros favorables. El desempeño de México es ejemplo de estas tendencias positivas.

7. Obviamente América Latina todavía enfrenta retos muy significativos. Quizás el más apremiante es como acelerar aun más la tasa de crecimiento económico con estabilidad. No deja de ser notorio que en el 2004, año en que todas las regiones de países en desarrollo mostraron un ritmo de crecimiento económico vigoroso, América Latina lo hizo a la menor tasa. Además, el desempleo y la pobreza siguen registrando niveles inaceptablemente altos, y persiste una grave disparidad de ingresos. Las condiciones favorables que imperan hoy son un excelente telón de fondo para actuar y aliviar estas vulnerabilidades.

Las perspectivas para 2005 y los retos futuros

8. En cuanto a las perspectivas para 2005, el crecimiento mundial debería seguir siendo vigoroso gracias al ímpetu que adquirió el año pasado, aunque podría experimentar una ligera desaceleración. Prevemos que en Estados Unidos en particular la actividad económica se enfríe hasta llegar a un ritmo más sostenible—en buena medida debido a que el estimulo monetario se ha venido eliminando—, y que en la zona del euro y en Japón la actividad se mantenga por debajo del potencial. América Latina, por su parte, debería continuar registrando un sólido desempeño económico en 2005. Este panorama, generalmente favorable, podría verse opacado por ciertas inquietudes. La principal es la acumulación de desequilibrios en la cuenta corriente entre las principales regiones del mundo. Para muchos, este es el problema más apremiante en la escena económica mundial actual.

Corregir los desequilibrios de la economía mundial

9. Cuando hablamos de "desequilibrios mundiales" nos estamos refiriendo a la conjunción del profundo déficit en cuenta corriente de Estados Unidos con los correspondientes superávit —también voluminosos— de algunos países, sobre todo en Asia. Estos desequilibrios se explican en parte por el hecho de que el crecimiento mundial depende exageradamente de Estados Unidos y de los países emergentes de Asia, en particular de China. En la zona del euro y en Japón —que concentran casi una cuarta parte del producto mundial— los resultados siguen siendo decepcionantes. Si esta tendencia persiste, los desequilibrios se agravarán. Pero cabe preguntarse por qué esta situación habría de preocuparnos.

10. Los déficit en cuenta corriente no son malos de por sí. De hecho, sabemos que las políticas monetarias y fiscales acomodaticias aplicadas por Estados Unidos en los últimos años que contribuyeron a engrosar los déficit en cuenta corriente, también evitaron que la economía mundial sufriera una desaceleración más grave en 2002-2003, y facilitaron su actual reactivación. Pero lo problemático es un déficit insostenible. Es decir, no pueden mantenerse año tras año déficit en cuenta corriente de la magnitud que Estados Unidos ha venido registrando (alrededor del 5,5% del PIB en 2004), y los superávit que, como contrapartida, han concentrado unos pocos países. La disyuntiva es fácil de conceptualizar: nos encontramos entre la posibilidad de un ajuste ordenado de los citados desequilibrios, o uno accidentado que puede descarrilar la recuperación económica mundial.

11. El actual déficit en cuenta corriente de Estados Unidos se ha venido financiando a través de la adquisición de un nivel sin precedentes de títulos de deuda estadounidense por parte de inversionistas privados extranjeros, así como de bancos centrales. Es cuestionable que Estados Unidos pueda seguir gozando de tanto crédito externo fácil a menos que modifique sus políticas. De hecho, el persistente y creciente déficit en cuenta corriente estadounidense, y el consiguiente aumento del endeudamiento en dólares han contribuido a la depreciación en términos efectivos que ha sufrido el dólar en los últimos 18 meses. Afortunadamente dicho ajuste no ha puesto en peligro por ahora la recuperación de la economía mundial. Pero si seguimos por este camino, existe el peligro de que los inversionistas fuercen un ajuste brusco, trastornando no solo los mercados de divisas y capitales, sino también la economía mundial en su conjunto.

12. Para los países emergentes mucho está en juego, dependiendo de la naturaleza del ajuste de los desequilibrios mundiales. Si éste es brusco, la rápida depreciación del dólar se transmitiría mayores tasas de interés y a una contracción de la liquidez mundial. Si bien la mayoría de los países emergentes han mejorado mucho su calidad crediticia, el acceso al financiamiento externo sería más caro y limitado en montos y plazos.

13. ¿Qué hacer entonces para solucionar de manera ordenada el problema de los desequilibrios? Se ha hablado mucho de la necesidad de reducir el déficit fiscal y por esa vía el déficit en cuenta corriente de Estados Unidos. Hay quienes han instado a Europa y a Japón a actuar. Otros piensan que la respuesta está en que China y las economías emergentes de Asia flexibilicen sus regímenes cambiarios. Todos estos argumentos tienen grandes méritos, pero no existe una solución mágica. Los desequilibrios mundiales son, por definición, un problema mundial. Como vivimos en una economía interconectada, lo que se necesita es el esfuerzo mancomunado de todas las partes, y sobre todo de los principales protagonistas.

14. Querría referirme primero a lo que debería hacer Estados Unidos. En este caso, se deben tomar medidas para convencer a los inversionistas de que sigan canalizando sus recursos a inversiones en activos estadounidenses. Para eso, lo fundamental es una consolidación fiscal a mediano plazo que inspire confianza. Las propuestas presupuestarias de Estados Unidos para el ejercicio 2006 pretenden recortar el déficit fiscal a la mitad en cuatro años. De concretarse, ese ordenamiento en las finanzas públicas será un buen paso hacia la sostenibilidad de la deuda norteamericana . Pero es crucial poner en práctica esas propuestas con firmeza y sin demora.

15. Del otro lado del Atlántico, Europa debe adoptar medidas para vigorizar el crecimiento y la demanda interna, creando así otro centro de expansión para la economía mundial. Las reformas estructurales siguen siendo el eje alrededor del cual giran los esfuerzos europeos para aumentar la capacidad de crecimiento de la región. No cabe duda que ha habido progreso en algunos países, pero será necesario seguir perseverando con más tesón. Los retos más importantes se encuentran en los mercados laborales y en las grandes presiones financieras que implica el envejecimiento de su población. También sería importante promover aún más la competencia en los mercados, flexibilizando por ejemplo las restricciones que pesan sobre el comercio de servicios entre países.

16. En el caso de Japón, su desempeño económico ha continuado siendo muy disparejo. Por ejemplo, la economía japonesa registró un crecimiento económico aceptable entre mediados de 2003 y principios de 2004, pero hacia fines del año pasado sufrió una drástica desaceleración. A fin de crear condiciones propicias para un crecimiento sostenido a mediano plazo, Japón, al igual que Europa, no tiene alternativa mas que acelerar las reformas estructurales. Es necesario fortalecer el sector financiero para que los bancos puedan otorgar crédito y respaldar la inversión y el crecimiento. Asimismo, se debería acelerar el ya muy añejo proceso de saneamiento del balance de muchas compañías y entidades financieras. Otras cuestiones prioritarias son la flexibilización del mercado laboral, la reforma de las empresas públicas y la promoción de la competencia en sectores protegidos de la economía, tal como el sector de ventas al menudeo.

17. De más está señalar que China y las economías emergentes asiáticas también son grandes protagonistas en el contexto de la problemática de la economía mundial. En este caso, el problema fundamental sigue siendo la rigidez de los respectivos regímenes cambiarios. La decisión de flexibilizarlos no solo contribuiría a una corrección ordenada de los desequilibrios mundiales, sino que también ofrecería a estos países un margen más amplio para usar la política monetaria en pos de los objetivos nacionales y facilitaría la formación de economías más dinámicas. A medida que la economía china continúe desarrollándose y abriéndose, esa flexibilidad será una herramienta indispensable para la gestión macroeconómica.

18. La solución ordenada de las crisis que golpearon a los mercados emergentes a fines de la última década muestra a todas luces lo que puede lograr la cooperación internacional. Es importante recordar que a finales de los noventa la situación económica mundial era mucho más precaria que ahora. El actual vigor de la economía mundial ha creado una valiosa oportunidad para las reformas. Las autoridades deberían aprovecharla y actuar, no solamente para afianzar la estabilidad mundial sino también porque es lo que más conviene a los intereses de sus países. Confío en que a través de un esfuerzo mancomunado será posible corregir los desequilibrios mundiales poco a poco y sin causar grandes trastornos en el crecimiento económico y en la estabilidad de los mercados financieros internacionales.

Reformas críticas para américa latina

19. Y esto me da pie para entrar en el otro tema crítico que quería abordar con Ustedes: ¿qué deben hacer las economías latinoamericanas para lograr un mayor crecimiento sostenido a mediano plazo? No cabe duda de que la región ya ha experimentado progresos en los últimos años, sobre todo en lo que se refiere al abatimiento de la inflación, el fortalecimiento de los sistemas financieros nacionales y el ordenamiento fiscal. Todos estos logros, muy meritorios, han establecido una sólida base de estabilidad macroeconómica que se debería aprovechar para consolidar la sostenabilidad de la deuda pública de los países, y promover las reformas estructurales que aumentan la competitividad, la capacidad de crecimiento de las economias, la creación de empleos y por ende incidir sobre una reducción en los índices de pobreza de la región.

20. Para empezar, la deuda pública de muchos países latinoamericanos aún es demasiado alta. Los actuales índices de deuda/PIB —que promedian un 55%— están muy por encima de los niveles registrados a fines de los años noventa. En algunas de las economías más grandes, el índice supera el 60%. Mediante su reducción se controlarían muchas vulnerabilidades, se ampliaría el margen para desplegar respuestas fiscales flexibles frente a perturbaciones externas y se liberarían recursos fiscales, de por sí escasos, a fin de destinarlos a los gastos más esenciales y productivos. Para los países exportadores de petróleo como México, la coyuntura actual ha abierto una oportunidad especialmente propicia para destinar parte de los ingresos excedentes a la reducción de la deuda pública y/o alimentar fondos de estabilización a ser usados en años de vacas flacas.

21. A un nivel más amplio de la gestión fiscal, los gobiernos deberían recortar los gastos no esenciales y aumentar la inversión en infraestructura, salud y educación. Una inversión insuficiente en estos sectores empaña las perspectivas de crecimiento y agudiza las desigualdades sociales. También sería importante impulsar reformas tributarias, ampliando las bases imponibles y reduciendo a un mínimo las distorsiones que entorpecen el desarrollo sectorial.

22. América Latina también debe mantenerse alerta a la inflación, contra la cual ha luchado con considerable éxito en los últimos 10 años. Ese es un logro histórico que no debe caer en el olvido: conservarlo y afianzarlo debería ser el principal objetivo de la política monetaria de ahora en adelante. Muchos países —México incluido— han adoptado estrategias de objetivos explícitos de inflación para implementar la política monetaria en combinación con régimenes cambiarios de flotación, lo cual les ha dado una mayor capacidad de absorción de choques externos, protegiendo de esta manera al sector productivo de las economías.

23. También se necesitan reformas estructurales e institucionales. Por ejemplo, pese a los continuos esfuerzos realizados durante la última década para liberalizar el comercio internacional, América Latina es aún menos abierta que otras regiones en rápido crecimiento. Al margen del progreso de la ronda multilateral de Doha, América Latina puede hacer mucho por cuenta propia reduciendo los aranceles, limitando el uso de barreras no arancelarias y flexibilizando las restricciones al comercio de servicios. Estas reformas deben estar respaldadas por mejoras en la infraestructura y en la administración portuaria y aduanera.

24. Al igual que en el caso de la apertura comercial, las reformas de los mercados de trabajo han sido bastante limitadas en la mayor parte de América Latina. Su importancia aumenta a medida que la liberalización del comercio exterior avanza, ya que son críticas para incrementar la competitividad e impulsar la inversión privada.

25. Con respecto al sistema financiero, y en particular al sistema bancario, la región debe continuar el fortalecimiento institucional de sus autoridades reguladoras y supervisoras. América Latina se ha caracterizado durante los últimos anos por ser una región en que los países han tenido la propensión a sufrir crisis financieras recurrentes. Estudios del FMI indican que esa propensión a la recurrencia se ha debido, en parte, a la interacción entre el costo de crisis bancarias y la pesada carga fiscal que éstas producen. De ahí que sea toral, para que la región rompa con el ciclo de crisis recurrentes, que los países hagan los máximos esfuerzos por proteger a su sistema financiero, exigiéndoles a los intermediarios la observación estricta de los estándares prudenciales internacionales. Con esto no solo se evitarían crisis, sino que también el sistema bancario estaría en mejores condiciones para contribuir al crecimiento económico, como afortunadamente ya lo esta haciendo la banca mexicana.

26. Por último, la creación de un ambiente que atraiga más inversiones será esencial para que la región pueda cristalizar su potencial de crecimiento. Para estimular la inversión directa nacional y extranjera, es necesario que los empresarios tengan confianza en la vigencia del Estado de Derecho y en la eficacia de los mecanismos para exigir el cumplimiento de los contratos. También hay otras medidas indispensables para mejorar el clima de inversión, como por ejemplo la reducción de los obstáculos regulatorios y otras limitaciones que dificultan la creación de empresas. Como mínimo, se necesitan reformas que permitan mantenerse a la par de los competidores en la interminable lucha por atraer inversión extranjera directa, sobre todo entre economías emergentes de diferentes regiones.

Conclusión

27. Para finalizar, permítanme volver al panorama optimista que esbocé al comienzo, cuando describí la economía mundial. Estamos atravesando una importante etapa de crecimiento y expansión tanto por su magnitud como por su alcance geográfico. Por lo tanto, los países deberían aprovechar al máximo las condiciones económicas favorables de hoy para plantar las semillas de un crecimiento económico futuro que sea ordenado y sostenido. Los gobiernos deberían actuar sin demora y el FMI está listo para brindarles asistencia y asesoramiento en este empeño.


Muchas gracias




IMF EXTERNAL RELATIONS DEPARTMENT

Public Affairs    Media Relations
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6278 Phone: 202-623-7100