El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la consulta del Artículo IV con Guatemala

Nota de Información al Público No. 10/07 (S) ORIGINAL: INGLÉS
20 de enero de 2010

Las Notas de Información al Público (NIP) forman parte de los esfuerzos del FMI por fomentar la transparencia de sus opiniones y análisis de la evolución y la política económica. Las NIP se publican, con el consentimiento del país o países interesados, al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre las consultas del Artículo IV con cada país miembro, la supervisión que ejerce el FMI sobre la evolución a nivel regional, el seguimiento posterior a los programas, y las evaluaciones ex post de los países que aplican programas a más largo plazo. También se publican NIP al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre cuestiones de política general, salvo en casos específicos en que el Directorio decida lo contrario.

El 16 de diciembre de 2009, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la consulta del Artículo IV con Guatemala1.

Antecedentes

La economía de Guatemala se ha visto negativamente afectada por la crisis mundial, pero hay indicios de que está comenzando a recuperarse. Tras alcanzar una tasa promedio del 5,8% en 2006–07, el crecimiento económico se redujo al 4,0% en 2008 y continuó desacelerándose en 2009. La crisis mundial afectó a la economía guatemalteca a través de la caída de las exportaciones, las remesas, los ingresos del turismo y las entradas netas de capital privado. La inflación anual se redujo a -0,6% en octubre, desde 9,4% a finales de 2008, debido a la debilidad de la demanda doméstica y el descenso de los precios de las materias primas. A pesar del shock externo, la estabilidad macroeconómica interna y externa se mantuvo. Las autoridades continúan tratando el Acuerdo Stand-By de 18 meses como precautorio.2

Las políticas económicas de las autoridades en 2009 han estado orientadas a salvaguardar la estabilidad macroeconómica y mitigar el impacto de la crisis mundial. La estrategia de las autoridades ha consistido en adoptar políticas moderadamente anticíclicas, mantener un tipo de cambio flexible, avanzar en la implementación de reformas para fortalecer el sector financiero y reorientar el gasto público hacia necesidades sociales y de infraestructura (tal como se establece en el Programa Nacional de Emergencia y Recuperación Económica).

La política fiscal ha mantenido un equilibrio razonable entre el apoyo a la demanda y la tarea de preservar la sostenibilidad de la deuda pública. El déficit fiscal del gobierno central ascendió a 1,4% del producto interno bruto (PIB) en enero–septiembre de 2009, debido a una caída de los ingresos cercana al 7,5% y a un aumento del gasto (principalmente en necesidades sociales e infraestructura). Los requerimientos de financiamiento del gobierno se han atendido mediante la emisión de bonos nacionales, el uso de depósitos del gobierno en el banco central y préstamos de organismos multilaterales. A finales de 2009, se prevé que el déficit del gobierno central llegará al 3,4% del PIB, frente al 1,6% del PIB registrado en 2008.

Las autoridades flexibilizaron gradualmente la política monetaria en 2009 para sustentar la recuperación económica y evitar movimientos desordenados del tipo de cambio. A medida que disminuyeron las presiones inflacionarias, el banco central redujo su tasa de política monetaria en 275 puntos básicos hasta el 4,50% (desde un 7,25% a finales de 2008). El tipo de cambio nominal se ha depreciado un 6½% desde finales de 2008, lo cual contribuyó a mitigar el impacto de la crisis mundial. El banco central intervino en algunas ocasiones para atenuar la volatilidad del tipo de cambio.

A pesar de la desaceleración económica, el sector financiero se ha mantenido sólido. En respuesta a la crisis financiera mundial, las autoridades económicas adoptaron medidas orientadas a preservar la solidez del sistema financiero, tales como supervisión in situ, un mayor suministro de liquidez y el incremento de requerimientos de provisiones por incobrabilidad. Si bien la morosidad aumentó y la rentabilidad disminuyó, los coeficientes de liquidez y solvencia se mantuvieron en niveles adecuados. El aumento de los depósitos bancarios en un escenario de estancamiento del crédito incrementó la liquidez del sistema, lo cual indujo a los bancos a repagar líneas de crédito del exterior.

Evaluación del Directorio Ejecutivo

Los directores ejecutivos elogiaron a las autoridades por los sólidos resultados alcanzados en el marco del programa, el cual ha contribuido a preservar la estabilidad macroeconómica y mitigar el impacto de la crisis mundial. Los directores expresaron su satisfacción por las perspectivas de una recuperación gradual y la disminución de riesgos para la economía a medida que las condiciones financieras mundiales se estabilizan. No obstante, señalaron que las perspectivas de corto plazo de Guatemala dependerán del ritmo de la recuperación de los Estados Unidos, lo cual exige mantener una actitud vigilante. A más largo plazo, para aumentar el crecimiento de la economía y reducir la pobreza salvaguardando al mismo tiempo la sostenibilidad fiscal, se requerirá una estrategia integral, que incluya medidas orientadas a aumentar los ingresos y reformas estructurales orientadas a mejorar el clima de negocios.

Los directores ejecutivos subrayaron la necesidad de que la política fiscal siga manteniendo un equilibrio entre el apoyo a la demanda interna y el control de la evolución de la deuda pública. Respaldaron la meta de déficit fiscal del 3,1% del PIB en 2010 e instaron a las autoridades a seguir trabajando con el Congreso para asegurar la aprobación sin demora de una ley para financiar los planes de gasto. Para estabilizar la razón deuda pública/PIB y corregir las deficiencias en el ámbito de la educación, la sanidad, la seguridad y la infraestructura, será importante reforzar la administración tributaria e implementar un programa integral de medidas orientadas a aumentar los ingresos.

Los directores ejecutivos respaldaron la flexibilización gradual de la política monetaria. Alentaron a las autoridades a mantener una actitud vigilante en la aplicación de la política monetaria, ajustando la tasa de política monetaria según sea necesario, y a seguir mejorando las comunicaciones con el mercado a fin de perfeccionar el sistema de metas de inflación. Los directores ejecutivos enfatizaron la necesidad de reforzar el canal de la tasa de interés como mecanismo de transmisión de la política monetaria, avanzando en el desarrollo de los mercados de valores públicos y privados y fortaleciendo las operaciones monetarias.

Los directores ejecutivos celebraron el compromiso de mantener un régimen cambiario flexible, y señalaron que este ha sido esencial para mitigar el impacto de los shocks externos y reforzar la credibilidad del sistema de metas de inflación. Tomaron nota de que, según la evaluación del personal técnico, el tipo de cambio real efectivo estaría ligeramente sobrevaluado, y respaldaron la intención de las autoridades de intervenir en el mercado solo para atenuar la volatilidad del tipo de cambio, permitiendo que las fluctuaciones cambiarias sean guiadas por las variables fundamentales de la economía. A la vez, los directores ejecutivos alentaron a las autoridades a avanzar en la implementación de reformas estructurales orientadas a mejorar la competitividad externa.

Los directores ejecutivos enfatizaron la necesidad de continuar la agenda de reformas del sector bancario. Los esfuerzos realizados recientemente para reforzar la supervisión y la regulación del sector financiero han contribuido a aumentar su solidez frente a la crisis mundial. La aprobación por parte del Congreso de las enmiendas propuestas a la ley de bancos, y su implementación, contribuirán a reducir los riesgos derivados de las operaciones fuera de plaza y los préstamos vinculados, reforzar las facultades de los supervisores y mejorar los procedimientos de resolución bancaria. Los directores ejecutivos celebraron los planes para la implementación de nuevas regulaciones sobre manejo de liquidez y gestión de riesgos crediticios en moneda extranjera a principios de 2010.


Guatemala: Indicadores económicos y sociales

 
I. Indicadores sociales y demográficos

Población 2006 (millones)

13,0        

Porcentaje de la población por debajo del umbral de pobreza (2006)

51,0        

Clasificación en el índice de desarrollo del PNUD (2008)

121 de 179        

PIB per cápita (US$, 2007)

2.550        
           
 
II. Indicadores económicos

 

2006 2007 2008 2009 2010

 

      Proyecciones
 
  (Variación porcentual anual)

Ingreso y precios

         

PIB real

5,4 6,3 4,0 0,4 1,3

Precios al consumidor (fin del período)

5,8 8,7 9,4 0,8 4,0
           

Sector monetario

         

M2

18,7 12,7 6,7 10,4 6,7

Crédito al sector privado

37,5 24,7 11,0 2,7 5,6
  (Porcentaje del PIB, salvo indicación contraria)

Ahorro e inversión

         

Inversión interna bruta

20,8 20,7 17,6 15,0 16,4

Ahorro nacional bruto

15,8 15,5 12,8 14,0 13,7

Ahorro externo

5,0 5,2 4,8 1,0 2,7
           

Sector externo

         

Balanza en cuenta corriente

-5,0 -5,2 -4,8 -1,0 -2,7

Balanza comercial (bienes)

-16,1 -16,1 -14,3 -8,9 -11,2

Exportaciones

20,1 20,5 20,1 19,1 19,5

Importaciones

-36,2 -36,6 -34,4 -28,0 -30,6

de las cuales Petróleo y lubricantes

-5,8 -6,7 -6,9 -5,1 -5,5

Otros (neto)

11,0 10,9 9,5 7,9 8,4

de los cuales Remesas

12,1 12,3 11,3 10,5 10,9

Cuenta de capital y financiera

4,4 4,7 4,1 0,8 3,7

Errores y omisiones

1,4 1,1 1,5 0,6 0,6

Balanza global

0,8 0,6 0,9 0,4 1,5
           

Reservas internacionales netas

         

(Saldo en meses de importaciones de bienes y servicios del próximo año)

3,2 3,2 4,3 4,1 4,2

(Saldo con respecto a la deuda a corto plazo con vencimiento residual)

1,2 1,0 1,1 1,2 1,4
           

Finanzas públicas

         

Gobierno central

         

Ingreso fiscal

12,7 12,9 12,1 10,6 11,0

Gasto

14,7 14,3 13,7 14,0 14,0

Corriente

9,4 9,5 9,2 9,9 10,7

Capital

5,3 4,8 4,5 4,1 3,4

Saldo primario

-0,6 0,0 -0,3 -1,9 -1,4

Saldo global

-1,9 -1,4 -1,6 -3,4 -3,1
           

Financiamiento del saldo del gobierno central

1,9 1,4 1,6 3,4 3,1

Financiamiento externo neto

1,2 1,2 0,3 1,3 2,7

Financiamiento interno neto

0,7 0,3 1,3 2,1 0,4

del cual Uso de los depósitos del gobierno

-0,4 -0,7 0,8 0,7 0,2
           

Deuda pública del sector no financiero

21,9 21,6 20,4 23,1 25,5

Externa

13,1 12,3 11,5 13,2 15,9

Interna

8,8 9,3 8,9 9,9 9,6
           

Partidas informativas:

         

PIB (miles de millones de US$)

30,2 34,0 39,0 37,8 37,8
 

Fuentes: Banco de Guatemala; Ministerio de Finanzas Públicas, y estimaciones y proyecciones del personal del FMI.


1 Conforme al Artículo IV de su Convenio Constitutivo, el FMI mantiene conversaciones bilaterales con sus miembros, habitualmente todos los años. Un equipo de funcionarios del FMI visita el país, recaba información económica y financiera y analiza con las autoridades la evolución del país y sus políticas en materia económica. A su regreso a la sede del FMI, los funcionarios elaboran un informe que sirve de base para el análisis del Directorio Ejecutivo. Al concluir el análisis, el Director Gerente, como Presidente del Directorio, resume las opiniones de los directores ejecutivos, lo que se comunica a las autoridades del país. Véase una explicación de los calificadores utilizados en los resúmenes en http://www.imf.org/external/np/sec/misc/qualifiers.htm.

2 El Acuerdo Stand-By de 18 meses, por un monto equivalente a DEG 630,6 millones (aproximadamente US$986 millones), fue aprobado en abril de 2009.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100