El FMI considera que los riesgos para la estabilidad financiera mundial se han agudizado e insta a actuar de manera integral

Comunicado de Prensa No. 08/235
7 de octubre de 2008

El Fondo Monetario Internacional (FMI) declaró hoy que el estado del sistema financiero mundial ha empeorado desde su última evaluación, en abril de 2008. El proceso de desapalancamiento en marcha se ha acelerado y amenaza con convertirse en un proceso desordenado y aumentar el riesgo de un grave círculo vicioso de repercusiones adversas entre el sistema financiero y la economía en sentido más amplio.

Las condiciones monetarias y financieras se han vuelto aún más restrictivas; la disposición a asumir riesgos es cada vez menor, y los riesgos mundiales macroeconómicos, de crédito, de mercado, de liquidez y de los mercados emergentes se han acrecentado, según se describe en la edición de octubre de 2008 del informe del FMI sobre la estabilidad financiera mundial (Global Financial Stability Report, GFSR por su sigla en inglés). El FMI también resaltó la determinación de los gobiernos de responder a los desafíos, pero señaló que para restablecer la estabilidad financiera sería beneficioso un compromiso colectivo de las autoridades de hacer frente a los desafíos de manera efectiva.

"Hoy el informe GFSR muestra lo grave que es la crisis a la que nos enfrentamos", declaró el Director Gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn. "Ya pasó el momento de soluciones parciales. Por consiguiente, apelo a las autoridades encargadas de formular las políticas para que aborden la crisis de manera urgente a nivel nacional aplicando medidas integrales que restablezcan la confianza en el sector financiero. Al mismo tiempo, los gobiernos nacionales deben coordinar estrechamente estas medidas para que permitan retornar a una situación de estabilidad en el sistema financiero internacional."

El Sr. Jaime Caruana, Consejero y Director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, el cual tuvo a su cargo la redacción del informe, observó que "el sistema financiero mundial ha sufrido tensiones sin precedentes en los últimos meses, y la situación se deterioró considerablemente desde la primavera boreal. Con todo, pese a la gravedad de las circunstancias, la determinación y el sentido de urgencia con que las autoridades nacionales abordaron los problemas y el sentido de la urgencia de intensificar la cooperación internacional son hechos alentadores."

"Sin embargo, se requieren medidas concretas para hacer frente a la insuficiencia de capital, la desvalorización de los activos y la disfuncionalidad del mercado de financiamiento. Un enfoque integral de esta naturaleza, si es coherente entre los distintos países, debería ser suficiente para restablecer la confianza, lograr que los mercados vuelvan a funcionar debidamente y evitar que la economía mundial entre en una fase descendente más prolongada", añadió.

Estados Unidos sigue siendo el epicentro de la crisis, con un continuo debilitamiento del mercado de la vivienda y una desaceleración económica más generalizada que están contribuyendo a un mayor deterioro de la calidad de los préstamos existentes. El ciclo de incumplimientos todavía no ha llegado a su punto más grave, y en el informe GFSR se estima que probablemente las pérdidas declaradas en relación con préstamos y activos titulizados originados en Estados Unidos sigan aumentando y lleguen a aproximadamente US$1,4 billones, frente a una estimación de US$945 mil millones en la edición de abril de 2008 del informe GFSR. Las autoridades de Estados Unidos y varios otros países han tomado medidas para apuntalar la confianza en las instituciones y los mercados financieros; entre otras medidas, se ha inyectado capital a las instituciones financieras o se propuesto la adquisición de activos en dificultades. "Es difícil determinar el grado de éxito que tendrán estas medidas en definitiva. Pero conforme se vayan aclarando los detalles específicos, las autoridades tendrán que comunicar claramente de qué forma se limitarán los riesgos para los contribuyentes", afirmó Caruana.

En el informe se observa que los prestatarios y las instituciones financieras de los mercados emergentes, que hasta hace poco se mantenían relativamente indemnes, se enfrentarán a un entorno económico mucho más exigente: una conjunción de restricción mundial del crédito y desaceleración económica, que podría acelerar la fase descendente del ciclo de crédito interno en algunos países. Las economías que dependen en mayor medida de flujos de capital de corto plazo o cuyo sistema bancario está apalancado y se financia internacionalmente son especialmente vulnerables.

A corto plazo, y para reforzar la estabilidad financiera mundial, en el informe se recomienda que las autoridades de los países afectados declaren públicamente el compromiso colectivo de hacer frente a este problema. En base a la experiencia de crisis anteriores, se recomienda aplicar cinco principios que pueden ayudar a las autoridades a restablecer la confianza en estas circunstancias excepcionales: i) aplicar medidas que sean integrales y oportunas y darlas a conocer claramente; ii) fijarse como objetivo un conjunto consistente y coherente de políticas para estabilizar el sistema financiero mundial en los distintos países; iii) asegurar una respuesta rápida en base a la detección precoz de tensiones para poder contener las repercusiones sistémicas; iv) garantizar que las intervenciones gubernamentales de emergencia sean temporales y que se protejan los intereses de los contribuyentes, y v) evitar perder de vista el objetivo de lograr que en el futuro el sistema financiero sea más sólido, competitivo y eficiente.

Resumen de los capítulos analíticos del informe GFSR

En el capítulo 2 del informe se analiza la incapacidad de los mercados de financiamiento bancario de cumplir su función de distribuir liquidez entre las instituciones, y se llega a la conclusión de que la tasa de interés es ahora mucho menos fiable como canal de transmisión de la política monetaria. Se recomienda mejorar la infraestructura de los mercados de financiamiento, hacer que las autoridades presten más atención tanto a los riesgos de crédito como a los de liquidez, y alentar la cooperación y comunicación entre los bancos centrales.

En el capítulo 3 se analiza la función procíclica que pueden haber desempeñado los métodos de contabilidad en valor razonable (fair value accounting (FVA) en inglés) en el desarrollo y el desenlace del ciclo actual del crédito. Se llega a la conclusión de que aún corresponde aplicar el método FVA en el futuro, pero que será necesario perfeccionar la metodología FVA para atenuar los efectos exagerados de algunas técnicas de valoración.

En el capítulo 4 se examinan los mercados de renta variable de los países de mercados emergentes para evaluar en qué medida los factores externos e internos influyen en la cotizaciones bursátiles. Se llega a la conclusión de que los factores de alcance mundial son tan importantes como los parámetros fundamentales de la economía interna a la hora de explicar el movimiento de los precios de las acciones de los mercados emergentes, y que se han intensificado las posibilidades de desbordamientos desde las economías avanzadas hacia los mercados accionarios emergentes, lo cual sugiere que los movimientos de precios de las acciones son un canal de transmisión cada vez más importante. Es necesario que las autoridades encargadas de formular las políticas económicas mantengan su determinación a largo plazo de reforzar la capacidad de resistencia de los mercados financieros locales.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100