El Directorio Ejecutivo del FMI aprueba un acuerdo Stand-By precautorio a favor de Costa Rica por US$735 millones

Comunicado de Prensa No. 09/124
13 de abril de 2009

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional aprobó el pasado viernes un Acuerdo de Derecho de Giro (acuerdo Stand-By) a favor de Costa Rica de 15 meses por un total de DEG 492,3 millones (unos US$735 millones; 300% de la cuota) cuyo objetivo es respaldar la estrategia del país para afrontar la coyuntura económica mundial adversa. Las autoridades costarricenses se proponen tratar el acuerdo como precautorio, lo que significa que no pretenden utilizar los recursos del FMI, salvo en caso de que surja la necesidad.

El programa de las autoridades procura proteger la estabilidad macroeconómica y financiera y mitigar el efecto de la desaceleración económica y financiera mundial sobre el crecimiento y el ingreso de los hogares. Se propone lograrlo aumentando la flexibilidad cambiaria y ejerciendo un control firme sobre la política monetaria a fin de reducir el déficit en la cuenta corriente externa y disminuir la inflación. El plan también contempla el aumento del gasto fiscal en rubros clave a fin de minimizar el efecto sobre la actividad interna y proteger a la población vulnerable.

Dado que Costa Rica no enfrenta presiones inmediatas sobre su balanza de pagos, el acuerdo Stand-By está formulado para reafirmar la confianza en la política económica. En particular, el acceso a la asistencia financiera del FMI aumentará considerablemente las defensas financieras externas del país para ayudar a absorber cualquier shock mayor a lo previsto en la balanza de pagos y salvaguardar la transición gradual en curso hacia una mayor flexibilidad cambiaria.

Tras las deliberaciones sobre Costa Rica en el Directorio Ejecutivo, Murilo Portugal, Subdirector Gerente y Presidente Interino del Directorio, realizó la siguiente declaración:

“Los principales indicadores económicos de Costa Rica son sólidos y reflejan años de aplicación de políticas generalmente prudentes. Sin embargo, la turbulencia financiera y económica mundial comporta riesgos para las perspectivas del país en 2009 y 2010. Con este telón de fondo, el programa económico de las autoridades procura preservar la estabilidad macroeconómica y financiera, a la vez que apuntala el crecimiento y protege a los sectores más vulnerables de la población.

La estrategia de las autoridades implica un aumento gradual de la flexibilidad cambiaria sustentando por la prudencia en materia monetaria, una expansión fiscal moderada, un mayor fortalecimiento del sector financiero y la movilización de un importante financiamiento precautorio, inclusive del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Esta financiación respaldará el colchón de liquidez de divisas de la economía y brindará protección contra shocks de la balanza de pagos mayores a lo previsto.

A principios de año el Banco Central de Costa Rica tornó más estricta su política monetaria y amplió la banda cambiaria, y está decidido a mantener una postura monetaria compatible con la meta de de mantener la banda cambiaria, disminuir el déficit en la cuenta corriente externa y reducir la inflación. Las autoridades también planean seguir su avance hacia la adopción de un régimen de metas de inflación, incluidas medidas dirigidas a fortalecer el mecanismo de transmisión de la política monetaria.

El programa fiscal de las autoridades apunta a mitigar los efectos de la desaceleración sobre la actividad y el empleo, y al mismo tiempo salvaguardar la sostenibilidad de mediano plazo. El presupuesto de 2009 contempla aumentar el gasto en educación, proyectos de infraestructura con uso intensivo de mano de obra y la red de protección social. Al proteger la inversión pública en capital humano y físico durante la desaceleración, el programa sienta las bases para reanudar un crecimiento fuerte y sostenido en el mediano plazo.

En general, el sistema bancario de Costa Rica es sólido. Los bancos nacionales se financian principalmente mediante depósitos internos y no están expuestos a productos financieros estructurados. No obstante, las autoridades han respondido en forma proactiva para salvaguardar la liquidez y la posición de capital de los bancos, y han intensificado la vigilancia de los indicadores de solvencia financiera. El gobierno proyecta seguir fortaleciendo la red de protección financiera, inclusive con la instauración de un sistema de alerta temprana para detectar eventuales dificultades en los bancos, la creación de un programa de garantía de depósitos y la mejora del mecanismo de resolución de instituciones bancarias.”

ANEXO

Evolución económica reciente

Costa Rica se benefició de un período de crecimiento sostenido entre 2003 y 2007, que produjo aumentos sostenidos del ingreso real de los hogares y una importante reducción de la pobreza. La política macroeconómica prudente de esos años también ayudó a reducir las vulnerabilidades, inclusive mediante una gran disminución de la razón deuda pública/PIB e importantes aumentos de las reservas internacionales.

En 2008, la economía se vio afectada por la turbulencia del mercado financiero mundial y por el descenso de la actividad de sus socios comerciales. Como resultado, el crecimiento del PIB real disminuyó casi 5 puntos porcentuales a un 2,9%, mientras los altos precios de las materias primas y la presión de la demanda empujaron la inflación a un nivel superior a los dos dígitos y contribuyeron, junto con el debilitamiento de la exportación manufacturera, a que el déficit en la cuenta corriente externa aumentara a casi el 9% del PIB.

Resumen del programa

En estas circunstancias, el programa económico de las autoridades para 2009 procura facilitar la adaptación ordenada de la economía ante la situación externa adversa, a la vez que se mitigan los efectos negativos sobre el crecimiento y el ingreso de los hogares. El respaldo financiero del FMI en el marco del acuerdo Stand-By tiene el propósito de reafirmar la confianza al aumentar las defensas financieras del país para hacer frente a shocks imprevistos. Los elementos clave del programa de las autoridades incluyen:

• Un aumento gradual de la flexibilidad cambiaria sustentado por la prudencia monetaria. El programa respalda el aumento del ritmo de fluctuación de la banda cambiaria implementado a principios de año, la política del banco central de aumento de la tasa de interés en la medida necesaria para mantener la banda cambiaria, y la reducción del déficit en cuenta corriente y de la inflación. El programa también tiene el fin de ayudar a las autoridades a avanzar en la transición hacia un régimen de metas de inflación.

• Política fiscal anticíclica. Las autoridades están utilizando el espacio de maniobra fiscal creado mediante políticas prudentes aplicadas en los años de expansión económica para ayudar a mitigar el efecto del deterioro de la demanda privada sobre el crecimiento, el empleo y la población pobre. En particular, el programa contempla un aumento considerable del gasto en educación, proyectos de infraestructura con uso intensivo de mano de obra y la red de protección social. Mediante la protección de la inversión en capital humano y físico, el programa sienta las bases para un retorno gradual en el mediano plazo a tasas de crecimiento altas y sostenidas.

• Fortalecimiento de la resistencia del sector financiero. Las autoridades procurarán seguir reforzando el marco de supervisión y la red de protección del sector financiero, inclusive mediante la implementación de un sistema de alerta temprana de eventuales dificultades en los bancos, y un rápido avance hacia la creación de un sistema de garantía de depósitos y el fortalecimiento del régimen de resolución de instituciones bancarias.

El marco macroeconómico del programa para 2009 supone un crecimiento del PIB real del 0,5%, aunque datos recientes sobre la actividad económica indican que los riesgos que enfrenta este pronóstico se inclinan marcadamente al deterioro. Para fin de año, se proyecta una reducción de la inflación al 8%, mientras se prevé que el déficit en cuenta corriente disminuya al 5,3% del PIB.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100