El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la quinta y la sexta de las revisiones en el marco del Acuerdo Stand-By a favor de la República Dominicana y aprueba un desembolso de US$348,1 millones

Comunicado de Prensa No. 11/286 (S)
18 de julio de 2011

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó el 15 de julio de 2011 la quinta y la sexta de las revisiones del desempeño de la economía de la Republica Dominicana en el marco del programa económico apoyado por un Acuerdo Stand-By de 28 meses. La conclusión de las revisiones permitió el desembolso inmediato de un monto equivalente a DEG 218,9 millones (aproximadamente, US$348,1 millones al tipo de cambio corriente), con lo que el total de desembolsos efectuados hasta la fecha asciende a un monto equivalente a DEG 766,2 millones (aproximadamente, US$1.218,4 millones al tipo de cambio corriente).

Al tiempo de concluir las revisiones, el Directorio Ejecutivo aprobó también una exención por el incumplimiento del criterio de ejecución relacionado con el balance corriente del sector eléctrico público a fines de junio de 2011. También aprobó exenciones de aplicabilidad de los criterios de ejecución pertinentes a fines de junio de 2011; y la modificación de los criterios de ejecución relacionados con el balance corriente del sector eléctrico público y los activos internos netos del Banco Central correspondientes a fines de septiembre y fines de diciembre de 2011.

El Acuerdo Stand-By fue aprobado el 9 de noviembre de 2009 (véase el Comunicado de Prensa No. 09/393) por un monto equivalente a DEG 1.094,5 millones (unos US$1.740 millones); o sea, 500 por ciento de la cuota de la República Dominicana en el FMI.

Al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre la República Dominicana el 15 de julio, Nemat Shafik, Subdirectora Gerente y Presidenta Interina del Directorio, formuló la siguiente declaración:

“Las condiciones macroeconómicas en la República Dominicana siguen siendo muy favorables, y las políticas previstas en el programa respaldado por el Fondo han contribuido a mantener la estabilidad. Tras una fuerte recuperación económica en 2010, la aplicación de políticas más restrictivas en el año 2011 ha sido en general adecuada. A medida que la economía comenzó a desacelerarse y se acerca a su tendencia de largo plazo, la preocupación de tener sobrecalentamiento se ha disipado. Sin embargo, han surgido presiones inflacionarias como consecuencia del alza de los precios internacionales de los productos básicos, lo cual ha complicando las perspectivas económicas favorables y ha requerido una respuesta de política prudente.

La gestión fiscal se complicó a raíz de los aumentos de los precios del petróleo, los cuales elevaron los subsidios de electricidad en ausencia de un mecanismo de precios flexibles. A pesar de los esfuerzos para contener el gasto, los retrasos en el fortalecimiento de las recaudaciones dieron lugar a desvíos de algunas de las metas fiscales para fines de diciembre de 2010 y finales de marzo de 2011. A fin de preservar los objetivos fiscales para el año 2011, las autoridades adoptaron medidas correctivas, incluyendo recortes considerables en el gasto primario no social, aumentos en las tarifas de electricidad, y un paquete impositivo.

El ajuste monetario en curso ha contribuido a moderar la demanda interna y limitar los efectos de segunda ronda de los precios de las materias primas sobre la inflación. El banco central continua dispuesto a reaccionar en caso de que las presiones inflacionarias no sean abatidas. El enorme choque sobre los términos de intercambio realza la importancia de la flexibilidad del tipo de cambio. Las autoridades deben ser elogiadas por su determinación en el mantenimiento de la estabilidad financiera y el fortalecimiento de la supervisión bancaria.

La agenda de reformas previstas en el programa debe ser implementada vigorosamente, especialmente mediante la reducción de las exoneraciones tributarias y la moderación de la carga que el sector eléctrico ejerce sobre en el presupuesto. Las recientes medidas adoptadas para racionalizar las exenciones tributarias y centralizar su administración son bienvenidas. El compromiso de las autoridades para introducir una tarifa “técnica” que permita la recuperación de costos y adoptar un mecanismo flexible de las tarifas de electricidad, a la vez que se fortalece la red de seguridad social, es un paso muy positivo”, señaló Shafik.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100