El sistema bancario de México es resistente, pero los riesgos mundiales se han incrementado, señala el FMI

Comunicado de Prensa No. 12/111 (S)
30 de marzo de 2012

El sistema financiero de México dio muestras de resistencia durante la primera oleada de la crisis financiera mundial, pero las autoridades deberán mantenerse atentas dado el riesgo de contagio de los shocks mundiales, señaló el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un nuevo informe. Aunque el país se vio duramente golpeado por la crisis, con una reducción abrupta de la actividad económica en 2009 y graves tensiones en los mercados financieros, en términos más generales el sistema reaccionó positivamente y los efectos de contagio fueron limitados. En general, los bancos de México son rentables y están adecuadamente capitalizados. Las autoridades mexicanas deberían aprovechar la recuperación económica actualmente en curso para consolidar los logros recientes en el alcance de la supervisión del sector financiero estableciendo un mandato fijo para el Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y ajustando la composición de su Directorio, expresó el FMI en su informe sobre el último Programa de Evaluación del Sector Financiero de México (PESF, o FSAP por sus siglas en inglés), publicado hoy. El PESF se llevó a cabo junto con el Banco Mundial.

“En general, nuestra evaluación del sistema financiero de México es muy positiva”, afirmó Fernando Montes-Negret, Experto Principal del Sector Financiero del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital y jefe del equipo del FMI que realizó la actualización del PESF. “El país tiene mejores herramientas para hacer frente a crisis sistémicas y llevar a cabo una supervisión competente. Sin embargo, ha habido episodios de tensión internacional en los últimos años, y dadas las importantes vinculaciones de México con la economía mundial y con los bancos españoles, las autoridades deben seguir de cerca la evolución y responder de manera rápida a los riesgos internos e internacionales que se presenten”.

El primer PESF se llevó a cabo en México en 2001, y en 2006 se realizó una actualización. La evaluación de 2011 es parte de una serie de PESF de grandes países que ha emprendido el FMI. Después de completar en 2011 las evaluaciones de China, Rusia y Alemania, entre otros, el FMI prevé evaluar alrededor de 18 países en los próximos dos años, entre ellos Argentina, Brasil, España, Francia y Japón. México también es uno de los 25 países de importancia sistémica que ha acordado la realización de evaluaciones obligatorias como mínimo una vez cada cinco años.

Reservas de capital

Según el FMI, México se valió adecuadamente de las sólidas respuestas de política económica y del repunte de la demanda para contener los efectos de contagio hacia la economía en general resultantes de la quiebra de las instituciones no reguladas de crédito para la vivienda y el estallido de una burbuja de crédito para consumo. Tras la recuperación económica en 2010, las pruebas de resistencia realizadas por el FMI indican que el sistema bancario mexicano es capaz de resistir fuertes shocks. De hecho, la fortaleza de las reservas de capital ha hecho posible que las autoridades se fijaran como meta completar la adopción de los nuevos requisitos de capital de Basilea III en 2012, mucho antes que otros países.

Concentración

El alto nivel de concentración y conglomeración en el sistema financiero de México, así como de propiedad extranjera, plantea importantes desafíos, señala el PESF. Los siete grupos financieros más grandes administraban alrededor de las tres cuartas partes del total de activos financieros, que superaban los US$600.000 millones al final de junio de 2011. La concentración de las carteras de préstamos incrementa los riesgos de crédito y de contagio, que actualmente no reciben un monitoreo y seguimiento suficiente como parte de las prácticas de regulación y supervisión. Dado el tamaño relativamente pequeño del sistema financiero mexicano, existe un considerable margen para la profundización a medida que se avanza en la inclusión financiera y los mercados de capital se desarrollan.

Arquitectura de la supervisión

El informe recomienda algunas mejoras institucionales que México podría implementar. La supervisión financiera se beneficiaría de un marco institucional más sólido, que incluya un mandato fijo para el Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y un reequilibramiento de su Directorio. Asimismo, una nueva arquitectura de la supervisión, en la cual las funciones prudenciales y de conducción del mercado estuvieran separadas, contribuiría a reducir la superposición de responsabilidades y a reforzar la capacidad para hacer frente a un sistema financiero cada vez más integrado y complejo. La supervisión macrofinanciera y la gestión de crisis ya se han visto fortalecidas con la creación del Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF), una mejora sustancial introducida después de la última evaluación de la estabilidad realizada por el FMI en 2006.

Acerca del PESF

El Programa de Evaluación del Sector Financiero, establecido en 1999, es un análisis en profundidad del sector financiero de un país. El FMI actualiza las evaluaciones en el marco del PESF con carácter obligatorio para las 25 jurisdicciones con sectores financieros de importancia sistémica, y para cualquier otro país miembro que así lo solicite. Las evaluaciones en los países en desarrollo y de mercados emergentes se realizan conjuntamente con el Banco Mundial. El PESF tiene dos componentes: una evaluación de la estabilidad financiera, que está a cargo del FMI; y, en los países en desarrollo y de mercados emergentes, una evaluación del desarrollo financiero, realizada por el Banco Mundial.

A fin de evaluar la estabilidad del sector financiero, los equipos del FMI examinan la solidez de los subsectores de bancos y otras instituciones financieras; califican la calidad de la supervisión de los bancos, las compañías de seguros, el sistema de pagos y los mercados de capitales tomando como base las normas de aceptación internacional, y evalúan la capacidad de los organismos de supervisión, las autoridades encargadas de formular las políticas y las redes de protección financiera para responder de manera eficaz ante una crisis sistémica. Si bien los PESF no evalúan la solidez de las instituciones financieras consideradas individualmente y no pueden predecir ni prevenir crisis financieras, permiten reconocer los principales factores de vulnerabilidad que las originan.

En septiembre de 2010, el FMI decidió que cada cinco años las evaluaciones de la estabilidad financiera en el marco del PESF formarían parte obligatoria de la supervisión que realiza la institución en relación con las jurisdicciones que se consideran de importancia sistémica debido al tamaño de su sector financiero y a su interconexión mundial. Estos países son: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, India, Irlanda, Luxemburgo, México, los Países Bajos, la RAE de Hong Kong, el Reino Unido, Rusia, Singapur, Suecia, Suiza y Turquía.

Enlaces útiles:

El FMI expande la supervisión y requiere evaluaciones obligatorias de la estabilidad financiera de países con sectores financieros de importancia sistémica

Evaluación obligatoria del FMI para los 25 principales sectores financieros

El FMI examinará algunos de los grandes sectores financieros en 2012

Ficha técnica: El Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF)

Enlace al documento sobre el PESF

Informes sobre PESF de distintos países



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100