Declaración emitida al término de la XII Conferencia Regional sobre Centroamérica, Panamá y la República Dominicana, copatrocinada con el FMI

Comunicado de Prensa No. 13/468
22 de noviembre de 2013

La siguiente declaración se emitió hoy en San José, Costa Rica por el Primer Subdirector Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), David Lipton; la Presidenta del Consejo Monetario Centroamericano, Marta Evelyn de Rivera; el Presidente del Consejo Centroamericano de Superintendentes de Bancos, Seguros y otras Instituciones Financieras, Alberto Diamond; y el Gobernador del Banco Central de Costa Rica y anfitrión de la conferencia, Rodrigo Bolaños.

“Los presidentes de los bancos centrales, ministros de finanzas, superintendentes del sector financiero de Centroamérica, Panamá y la República Dominicana, y representantes del FMI se reunieron en Costa Rica los días 21 y 22 de noviembre para analizar las perspectivas económicas regionales y las políticas para mitigar vulnerabilidades macroeconómicas y elevar el crecimiento sostenido. La conferencia se enfocó en los desafíos que enfrenta la región asociados a las debilidades en la economía mundial; la importancia de fortalecer las políticas macroeconómicas para manejar riesgos adversos; y el papel que juegan las reformas estructurales en promover un crecimiento más elevado e inclusivo en la región.

La conferencia se desarrolló en un contexto de modesta expansión global. Se prevé que el crecimiento en las economías avanzadas permanecerá relativamente bajo en el corto plazo, debido a que estas economías necesitan avanzar en la consolidación fiscal, reparar sus sistemas financieros y fortalecer el crecimiento del empleo. Los participantes coincidieron en que la región enfrentará un crecimiento moderado de la demanda externa y condiciones financieras globales menos holgadas como resultado de la normalización de la política monetaria en economías avanzadas. En este contexto, se anticipa que la región se expandirá a un ritmo moderado en los años siguientes.

Las políticas prudentes seguidas por los países de la región han resguardado la estabilidad macroeconómica y financiera, y respaldaron una recuperación económica luego de la crisis global de 2008-09, permitiendo a la región operar cerca de su potencial en años recientes. A pesar de estos logros, los participantes compartieron la visión de que los países necesitan fortalecer sus marcos de política macroeconómica y mejorar su capacidad para responder a futuros eventos adversos. La prioridad debe enfocarse en políticas para reducir el déficit fiscal y asegurar la sostenibilidad de la deuda pública, permitiendo mayor asistencia a los pobres. Con este fin y en base a la experiencia de la economía Colombiana, se discutieron los beneficios de introducir reglas de consolidación fiscal, incluyendo mejoras al sistema tributario y el uso de marcos de gasto de mediano plazo. Para economías no dolarizadas, los participantes señalaron que una mayor fortaleza en la posición de reservas internacionales, aunada a más flexibilidad cambiaria, son esenciales para reforzar las defensas a choques adversos, y que la autonomía financiera de los bancos centrales permitiría consolidar los bajos niveles de inflación en la región. Si bien los niveles de capitalización bancaria parecen adecuados, se consideró importante continuar reforzando las redes de seguridad financiera y modernizar la supervisión para cubrir potenciales riesgos crediticios.

Los participantes subrayaron la importancia de elevar los estándares de vida de la región hacia los niveles prevalecientes en economías más avanzadas. Con marcos de política macroeconómica más sólidos sirviendo como ancla, las reformas estructurales deben apuntar a incrementar la inversión doméstica y acelerar la creación de empleo, lo cual es esencial para elevar el crecimiento sostenido y reducir la pobreza en la región. Con este objetivo en mente, las discusiones se centraron en cómo mejorar la productividad y disminuir la informalidad a través de medidas para reducir distorsiones en el mercado laboral y modernizar la regulación sobre las empresas.

Los participantes agradecieron el apoyo brindado por el FMI a la conferencia regional, la cual es una pieza integral del diálogo de política entre la región y el FMI. También agradecieron la asistencia técnica y la capacitación proporcionada por el Centro Regional de Asistencia Técnica para Centroamérica, Panamá y República Dominicana (CAPTAC-RD), que ha sido posible gracias al apoyo financiero de los patrocinadores del Centro. Finalmente, los participantes extendieron su agradecimiento a las autoridades Costarricenses por su hospitalidad y el gran éxito de la conferencia, y a las autoridades de El Salvador por su ofrecimiento de ser el país anfitrión de la próxima conferencia regional.”



DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100