Declaración de Naoyuki Shinohara, Subdirector Gerente del FMI,
al concluir su visita a Paraguay

Comunicado de Prensa No. 14/70
26 de febrero de 2014

Naoyuki Shinohara, Subdirector Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), realizó la siguiente declaración en el día de hoy en Asunción:

“Es un gran placer encontrarme por primera vez en Paraguay y aprender más sobre este joven y dinámico país. Tuve el privilegio de reunirme con el Presidente Horacio Cartes y con integrantes de su equipo, incluidos el Presidente del Banco Central, Carlos Fernández; el Ministro de Hacienda, Germán Rojas; el Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ramón Jiménez Gaona; el Ministro de Industria y Comercio Gustavo Leite y el Ministro de Planificación, José Molinas. También tuve la oportunidad de reunirme con varios miembros del Congreso, así como con representantes de la comunidad empresarial y de centros de estudio. Desearía manifestar mi agradecimiento al pueblo paraguayo por su cálida bienvenida.

Me han impresionado los ambiciosos planes de reforma a favor del crecimiento elaborados por el gobierno, así como sus iniciativas en materia de reducción de la pobreza. Estas reformas contribuirán a estimular el desarrollo socioeconómico de Paraguay, acelerar el aumento de la productividad y respaldar la transición del país a una economía de mercado emergente dinámica durante la próxima década. En este contexto, Paraguay ha promulgado leyes críticas para abordar debilidades institucionales y estructurales, lo cual es muestra del compromiso de las autoridades con las reformas.

El desarrollo económico sostenible con mayor igualdad es un objetivo importante del gobierno. Para lograr una mayor reducción de la pobreza y de la inequidad, habrá que asegurar la sostenibilidad a largo plazo de las iniciativas en curso para promover la inclusión socioeconómica, a la vez que se brinda protección a los grupos vulnerables a través de redes de protección social. Para reducir la informalidad y la pobreza, también es necesario abordar las ineficiencias del mercado de trabajo, a la vez que se hacen esfuerzos por incrementar la participación de la mujer en el mismo. Una mejor gestión de las empresas públicas facilitará el acceso a servicios públicos básicos a un costo razonable.

El reciente fortalecimiento del marco de política fiscal y monetaria es positivo, pero se necesita un renovado empeño para cimentar un marco más sólido y salvaguardar así la estabilidad macroeconómica. La Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF) representa un ancla firme para la sostenibilidad fiscal. En este contexto, las autoridades deberían reforzar aún más la administración tributaria y aduanera y las instituciones presupuestarias para mejorar la gestión de caja y de esa manera evitar la necesidad de tener que recurrir al financiamiento del Banco Central; optimizar la calidad del gasto y fortalecer la gestión de la inversión pública; reformar la función pública y el sistema de pensiones. Además, se deben fortalecer el marco institucional y las capacidades técnicas para hacer frente a los riesgos potenciales que podrían plantear las asociaciones público-privadas (APP).

En cuanto a la política monetaria y al sector financiero, el Banco Central ha realizado importantes avances en la implementación de un régimen de metas de inflación, junto con la flexibilización del tipo de cambio. La atención debería estar centrada en los pasos necesarios para desarrollar un mercado de dinero activo y reforzar más la supervisión bancaria basada en el riesgo. Las reformas pendientes encaminadas a modernizar la legislación sobre el sector financiero y fortalecer el marco regulatorio de la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo deberían implementarse lo mas rápidamente posible.

Paraguay tiene fundamentos fuertes para hacer frente a shocks regionales y de diversa índole. Estos sólidos fundamentos económicos le brindan al gobierno mayor protección que en el pasado para absorber el impacto de la caída de precios de las materias primas, el endurecimiento de las condiciones de financiamiento externo y los shocks regionales. Entre dichos fundamentos económicos cabe mencionar un bajo nivel de endeudamiento, las sustanciales reservas oficiales, el bajo déficit fiscal y en cuenta corriente, un tipo de cambio más flexible, una inflación inferior a la meta, el sólido sistema financiero y políticas macroeconómicas que inspiran mayor certidumbre gracias a la LRF y al régimen de metas de inflación.

En conclusión, las perspectivas de Paraguay son alentadoras. Una continua gestión macroeconómica prudente ayudará al país a cosechar los frutos de las reformas transformadoras en curso, incrementar el bienestar y reducir la pobreza. El FMI continuará colaborando estrechamente con las autoridades para ayudarlas en este proceso.”



DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100