La ayuda que el FMI puede prestar a los países para hacer frente al impacto económico del coronavirus

2 de marzo de 2020

El Fondo Monetario Internacional está preparado para brindar asistencia a los países miembros que enfrentan necesidades de financiamiento inmediatas a raíz de catástrofes en el ámbito de la salud pública. 

Una crisis económica mundial, como el coronavirus, puede generar un impacto económico desfavorable: brindar asistencia a los países mediante créditos y asesoramiento en materia de políticas forma parte del mandato del FMI.

La institución está colaborando estrechamente con sus socios para el desarrollo —el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud y el Banco Asiático de Desarrollo— y otros funcionarios sanitarios para brindar asesoramiento, asistencia técnica y respaldo financiero oportunos.

El FMI dispone de los siguientes instrumentos y servicios financieros para ayudar a los países a responder al impacto económico del coronavirus.

Financiamiento de emergencia. El Servicio de Crédito Rápido (SCR) y el Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR) brindan asistencia financiera de emergencia a los países miembros sin necesidad de contar previamente con un programa de crédito propiamente dicho. Estos préstamos pueden desembolsarse muy rápidamente para ayudar a los países a implementar políticas frente a emergencias como el coronavirus. En 2016, el FMI brindó un préstamo de emergencia a Ecuador en el marco del IFR tras uno de los terremotos más fuertes en décadas.

Ampliación de programas de crédito vigentes. El FMI puede incorporar las modificaciones necesarias a los programas vigentes para brindar respaldo a los países que experimentan nuevas necesidades urgentes a raíz del coronavirus. El FMI fue la primera institución financiera internacional que otorgó rápidamente financiamiento adicional a Guinea, Liberia y Sierra Leona en 2014 para luchar contra el estallido del ébola. La respuesta del FMI ayudó a estos países a hacer lugar en sus presupuestos para un gasto en salud crítico y sirvió de catalizador para los donantes, cuya asistencia se encauzó mayoritariamente hasta el gasto sanitario.

Donaciones para el alivio de la deuda. El Fondo Fiduciario para Alivio y Contención de Catástrofes le permite al FMI hacer donaciones para el alivio de la deuda a los países más pobres y vulnerables con obligaciones pendientes ante el FMI, ayudándolos a hacer frente a catástrofes, por ejemplo vinculadas a la salud pública. Este servicio sirvió para dar respaldo a Guinea, Liberia y Sierra Leona durante el estallido del ébola en 2014.

Nuevo mecanismo de financiamiento. El FMI también puede brindar apoyo mediante un nuevo mecanismo de financiamiento que forma parte de sus servicios financieros tradicionales, como el acuerdo de derecho de giro, aunque algunas de las herramientas ya mencionadas serían en general preferibles, entre otras cosas porque pueden desembolsarse rápidamente para atender una necesidad financiera urgente.

El FMI continuará respaldando a los países vulnerables mediante el fortalecimiento de las capacidades. Dada la necesidad de reencauzar los recursos públicos con celeridad, el FMI continuará dialogando de cerca con los países miembros afectados y los socios para el desarrollo, reorganizando según sea necesario las prioridades de las actividades en este terreno.