El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la Consulta del Artículo IV con España correspondiente a 2008

Nota de Información al Público No. 09/50 (S) Fondo Monetario Internacional
22 de abril de 2009

Las Notas de Información al Público (NIP) forman parte de los esfuerzos del FMI por fomentar la transparencia de sus opiniones y análisis de la evolución y la política económica. Las NIP se publican, con el consentimiento del país o países interesados, al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre las consultas del Artículo IV con cada país miembro, la supervisión que ejerce el FMI sobre la evolución a nivel regional, el seguimiento posterior a los programas, y las evaluaciones ex post de los países que aplican programas a más largo plazo. También se publican NIP al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre cuestiones de política general, salvo en casos específicos en que el Directorio decida lo contrario.

El 11 de marzo de 2009, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la Consulta del Artículo IV con España1.

Antecedentes

Después de 15 años de un extraordinario crecimiento económico impulsado por el auge del sector de la vivienda, la economía española ha iniciado una fuerte desaceleración tras la contracción de la liquidez a nivel mundial a partir de mediados de 2007. Dado el menor nivel de financiamiento disponible para hacer frente al sustancial déficit externo y al auge de la vivienda, lo que comenzó como un aterrizaje suave se ha convertido en una brusca corrección de los desequilibrios. El consumo privado se ha desacelerado acusadamente debido al debilitamiento de los ingresos disponibles, la incertidumbre relacionada con el aumento del desempleo y los esfuerzos por reducir la deuda privada (desapalancamiento). La inversión en el sector de la vivienda y el gasto en maquinaria y equipo han caído drásticamente. A su vez, el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos ha comenzado a reducirse con respecto al déficit del 10% del PIB alcanzado en 2007, y el costo de las importaciones de petróleo y la demanda interna han disminuido. El saldo del gobierno general ha pasado de superávits moderados en 2005–07 a sustanciales déficits, debido a la aplicación de medidas discrecionales para respaldar la economía durante la desaceleración y a una reducción de las bases tributarias importantes, como la relacionada con la vivienda. El coeficiente de deuda está aumentando rápidamente con respecto al bajo nivel del 36,2% del PIB registrado recientemente.

Los bancos están sujetos a presiones y los préstamos dudosos están aumentando, debido a la desaceleración en el mercado de la vivienda y al aumento del desempleo. El financiamiento mayorista sigue siendo escaso y la competencia para atraer depósitos es intensa. Aunque los bancos han resistido bien el primer impacto de la crisis mundial gracias una regulación prudente, una sólida supervisión y unos cautelosos modelos de negocio orientados al sector minorista, su entorno operativo es cada vez más difícil dada la desaceleración profunda y prolongada. Las autoridades han puesto en marcha un sólido programa de medidas de asistencia a los bancos, que incluye la ampliación del sistema de la garantía de depósitos y la concesión de financiamiento directo (Fondo para la Adquisición de Activos Financieros) y garantías de financiamiento.

A pesar de la desaceleración económica, los costos salariales y unitarios de la mano de obra son mayores que los de los países socios de la zona del euro y la inflación se mantiene estructuralmente por encima del promedio de esta zona. Ello se debe a varios factores, tales como la falta de competencia en los mercados de producción interna, los mercados de trabajo segmentados y los niveles relativamente bajos de la productividad y la competitividad.

Evaluación del Directorio Ejecutivo

Los directores ejecutivos señalaron que, tras un largo período de sólido crecimiento, la economía española ha entrado en una fuerte desaceleración. Si bien ya se había iniciado la resolución gradual de los desequilibrios acumulados durante los años del auge, la crisis financiera mundial ha provocado una brusca corrección de los mismos. Los directores prevén que la desaceleración en 2009 será sustancial, impulsada por el desapalancamiento en el sector privado y el debilitamiento del entorno externo.

Los directores encomiaron a las autoridades por aplicar oportunas y sustanciales medidas en el sector financiero y fiscal para amortiguar el impacto de la desaceleración. Hicieron hincapié en que estos esfuerzos deberán complementarse con la aplicación de reformas orientadas a fomentar la competitividad y evitar un período prolongado de crecimiento lento y altos niveles de desempleo, lo que dificultaría el restablecimiento de la sostenibilidad fiscal. Subrayaron la necesidad de redoblar los esfuerzos para reducir los costos internos y aumentar la flexibilidad y la productividad, con miras a frenar el crecimiento de los costos unitarios de la mano de obra.

Los directores coincidieron en que el ajuste en el sector de la vivienda probablemente tomará tiempo. Manifestaron su satisfacción por los esfuerzos desplegados por las autoridades para reactivar el mercado del alquiler con miras a reducir el número de casas desocupadas, y ofrecer asistencia hipotecaria a los nuevos trabajadores desempleados a fin de limitar las ejecuciones hipotecarias. La mayoría de los directores cuestionaron la construcción de más viviendas protegidas dado que en este momento estas aumentarían los inventarios.

Los directores aplaudieron la aplicación inicial de audaces políticas fiscales anticíclicas y alentaron a las autoridades a reforzar estas políticas para lograr reformas que promuevan el crecimiento. Consideraron que los estabilizadores automáticos deberían seguir operando libremente. Dado el incremento proyectado del coeficiente de deuda pública y la posible necesidad de brindar asistencia a los bancos, debería considerarse la aplicación de medidas de estímulo adicionales solamente si son necesarias para responder a un empeoramiento de la desaceleración. Estas medidas deberán estar bien focalizadas y orientadas a facilitar las reformas estructurales. A nivel más general, los directores subrayaron la necesidad de que las políticas fiscales estén ancladas en un marco prudente de sostenibilidad a largo plazo. Alentaron a las autoridades a publicar balances intertemporales del sector público en el marco del presupuesto anual, que reflejen la deuda ya incurrida y las consecuencias de las políticas vigentes en los déficits futuros. Dados los costos relacionados con el envejecimiento de la población, los directores hicieron hincapié en la necesidad de llevar a cabo reformas a largo plazo, como la de las pensiones, para garantizar la sosteniblidad fiscal.

Los directores subrayaron la necesidad de implementar con firmeza las reformas de los mercados de productos y de trabajo para mejorar la competitividad, reducir el diferencial de inflación con la zona del euro y aumentar la productividad. Expresaron su satisfacción por los planes de reforma de los mercados de productos y de trabajo, en consonancia con un mercado unificado de bienes y servicios en la UE, y esperan que se implementen oportunamente las Directivas pertinentes. En general, los directores recomendaron la aplicación de una reforma integral en el mercado de trabajo. En este sentido, la mayoría de los directores subrayaron la importancia de la moderación y la diferenciación de los salarios reduciendo la indexación salarial, junto con la aplicación de reformas para fomentar la flexibilidad laboral, el empleo y la competitividad.

Los directores encomiaron la oportuna asistencia brindada a los bancos y las sólidas políticas de supervisión y regulación, incluidas las provisiones dinámicas para pérdidas por concepto de préstamos, que han ayudado a los bancos a hacer frente a la crisis. No obstante, el desafío sigue siendo ayudar a los bancos a operar en un entorno muy difícil, y reducir la excesiva dependencia del financiamiento mayorista. Los directores manifestaron su satisfacción por el diseño de la asistencia de liquidez y financiamiento a los bancos, con cláusulas de caducidad automática y mecanismos de determinación de precios adecuados, y la ampliación del sistema de garantía de depósitos, según lo acordado con los socios de la UE.

Los directores prevén que el deterioro de la calidad de los activos y la mayor capitalización exigida por los mercados seguirán empañando las perspectivas, y son factores que aumentan la probabilidad de que se produzca un proceso de consolidación en el sistema bancario. Aplaudieron la disposición de las autoridades de actuar según sea necesario, centrando la atención en las soluciones basadas en criterios de mercado en la medida de lo posible, complementadas con el suministro de capital si se estima necesario para evitar posibles presiones sistémicas.

Los directores observaron que la vulnerabilidad de las cajas de ahorro, debido a su dependencia de la actividad del sector inmobiliario local, requiere una estrecha supervisión. Expresaron su satisfacción por la aceptación creciente de las fusiones interregionales y consideraron que un mayor uso de las cuotas participativas, si las circunstancias lo permiten, reforzaría los balances. Los directores se mostraron complacidos por la solidez y la capacidad de resistencia de los dos principales bancos españoles, haciendo hincapié en que la estrecha cooperación transfronteriza entre los organismos de supervisión de la UE, Estados Unidos y América Latina seguirá siendo indispensable en estos tiempos difíciles.


España: Indicadores económicos seleccionados, 2004–08

 
  2004 2005 2006 2007 2008  
 

Economía real (variación porcentual)

         

PIB real

3,3 3,6 3,9 3,7 1,2

Demanda interna

4,8 5,1 5,1 4,2 0,2

IAPC (promedio)

3,1 3,4 3,6 2,8 4,1

Tasa de desempleo (porcentaje)

11,0 9,2 8,5 8,3 11,3

Finanzas públicas (gobierno general; porcentaje del PIB)

         

Saldo global

-0,3 1,0 2,0 2,2 -3,8

Saldo primario

1,7 2,8 3,7 3,8 -2,3

Tasas de interés

         

Tasas del mercado monetario

2,1 2,2 3,1 3,8 4,6

Rendimiento de los bonos del Estado

4,1 3,4 3,8 4,4 5,3

Balanza de pagos (porcentaje del PIB)

         

Balanza comercial

-3,8 -5,1 -6,2 -6,4 -5,6

Cuenta corriente

-5,3 -7,4 -8,9 -10,1 -9,6

Posición en el FMI (al 31 de enero de 2009)

         

Tenencias de moneda (porcentaje de la cuota)

        86,2

Tenencias de DEG (porcentaje de asignación)

        49,7

Cuota (millones de DEG)

3.048,9

Tipo de cambio

           

Régimen cambiario

Miembro de la zona del euro

Tipo actual (11 de febrero de 2009)

US$ 1,2938 por euro

Tipo de cambio efectivo nominal (2000 = 100)

106,5 106,3 106,5 108,1 110,5

Tipo de cambio efectivo real (2000 = 100)

115,5 119,0 120,5 124,0 129,8
 

Fuentes: INE; Banco de España; IFS, y estimaciones del personal técnico del FMI.


1 Conforme al Artículo IV de su Convenio Constitutivo, el FMI mantiene conversaciones bilaterales con sus miembros, habitualmente todos los años. Un equipo de funcionarios del FMI visita el país, recaba información económica y financiera y analiza con las autoridades la evolución del país y sus políticas en materia económica. Tras regresar a la sede del FMI los funcionarios elaboran un informe que sirve de base para el análisis del Directorio Ejecutivo. Al concluir el análisis, el Director Gerente, como Presidente del Directorio, resume las opiniones de los directores ejecutivos, lo que se comunica a las autoridades del país.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100