Tasa de inflación de 2022 Tasa de inflación de 2022
Chart Of The Week

La inflación se mantendrá elevada más tiempo por la guerra, la demanda y los mercados de trabajo

Por Jorge Alvarez y Philip Barrett

Jorge Alvarez, Philip Barrett

28 de abril de 2022

La guerra en Ucrania acelerará la inflación, que ahora se prevé que se mantendrá elevada más tiempo de lo previsto por los altos costos de las materias primas y las más amplias presiones sobre los precios.

Como se observa en el gráfico de la semana, las proyecciones de la última edición de Perspectivas de la economía mundial (informe WEO) indican que el incremento de los precios al consumidor será más rápido este año, tanto en las economías avanzadas como en las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Estos pronósticos también están sujetos a un alto grado de incertidumbre.

Gráfico de la semana: La inflación se mantendrá elevada más tiempo por la guerra, la demanda y los mercados de trabajo - gráfico 1

La invasión rusa del país vecino probablemente tendrá un impacto dilatado en las materias primas, afectando más a los precios del petróleo y del gas este año, y a los precios de los alimentos hasta bien entrado el año que viene.

Las perspectivas vienen determinadas por cuatro factores principales:

En estas circunstancias, se prevé que la inflación, ya elevada, se mantendrá durante más tiempo. Las proyecciones señalan que, en las economías avanzadas, el ritmo alcanzará el 5,7%, el valor más alto de los últimos 38 años, mientras que el incremento de precios en las economías de mercados emergentes y en desarrollo se acelerará hasta el 8,7%, el ritmo más rápido desde la crisis financiera mundial de 2008. Durante el próximo año, estas tasas se enfriarían hasta el 2,5% y el 6,5%, respectivamente.

Cabe destacar que la subida de precios afectará sobre todo a la población vulnerable, particularmente en países de bajo ingreso. El elevado nivel de inflación general también complicará la disyuntiva que enfrentan los bancos centrales entre contener las presiones de precios y proteger el crecimiento.

Aunque el escenario de base supone que la inflación terminará aflojando, podría terminar siendo más alta por varias razones. El empeoramiento de los desequilibrios entre la oferta y la demanda, incluso a causa de la guerra, y un mayor encarecimiento de los precios de las materias primas podrían mantener el ritmo de inflación en un nivel persistentemente elevado. Además, tanto la guerra como los nuevos estallidos de la pandemia podrían prolongar las perturbaciones de la oferta, con lo cual los costos de los insumos intermedios subirían más. Dada la escasez de mano de obra, el avance de los sueldos nominales podría acelerarse también hacia el nivel de la inflación de precios al consumidor a medida que los trabajadores pidan sueldos mayores para mantener su poder adquisitivo, lo cual intensificaría y ampliaría las presiones inflacionarias, a riesgo de desanclar las expectativas de inflación.

*****

Jorge Alvarez es Economista en la División de Estudios Económicos Internacionales del Departamento de Estudios del FMI. Previamente, trabajó en la División de Macroeconomía del Desarrollo del Departamento de Estudios y se ocupó de Canadá, México y Colombia en el Departamento del Hemisferio Occidental. Sus investigaciones se centran principalmente en mercados de trabajo, asignación deficiente de capital y mano de obra, transformación estructural, y brechas de productividad y salarios entre sectores y empresas. Tiene un grado universitario en Economía de la Universidad de Harvard y un doctorado en Economía de la Universidad de Princeton.

Philip Barrett es Economista en el Departamento de Estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI). Desde que se incorporó al FMI en 2016, ha trabajado en el Departamento de Finanzas Públicas y en el Departamento del Oriente Medio y Asia Central, donde centró su atención en Afganistán e Irán. Sus campos de investigación incluyen política fiscal, tensión social y cambio climático. Tiene un doctorado de la Universidad de Chicago.

Últimos blogs