El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la Consulta del Artículo IV de 2009 con Estados Unidos

Nota de Información al Público No. 09/97 (S)
31 de julio de 2009

Las notas de información al público (NIP) forman parte de los esfuerzos del FMI por fomentar la transparencia de sus opiniones y análisis de la evolución y la política económica. Las NIP se publican, con el consentimiento del país (o los países) interesados, al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo en el marco de las consultas del Artículo IV con los países miembros, de la supervisión que éste ejerce sobre la evolución a nivel regional, del seguimiento posterior a los programas, y de las evaluaciones ex post de los países miembros que ejecutan programas a más largo plazo. También se publican NIP al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo en materia de cuestiones de política general, a menos que el Directorio Ejecutivo decida lo contrario en determinados casos. Puede consultarse asimismo el informe del personal técnico (utilizando el programa gratuito Adobe Acrobat Reader para ver este archivo pdf) de la consulta del Artículo IV de 2009 con Estados Unidos.

El 24 de julio de 2009 el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la Consulta del Artículo IV con Estados Unidos1.

Antecedentes

Desde la última consulta, la economía de Estados Unidos ha experimentado la peor crisis financiera desde la Gran Depresión. En el segundo semestre de 2008, las presiones financieras se intensificaron y llegaron a un punto crítico con la quiebra de Lehman Brothers en septiembre, desencadenando una inestabilidad financiera generalizada en los mercados financieros de Estados Unidos y del mundo, que generó graves repercusiones para la economía real. En Estados Unidos, la pérdida de puestos de trabajo y la tasa de desempleo aumentaron vertiginosamente, mientras que el PIB cayó 6¼% en el cuarto trimestre de 2008 (variación intertrimestral, tasa anual desestacionalizada) y otro 5½% en el primer trimestre de 2009. La inflación cayó y se situó brevemente en terreno negativo. En el plano internacional, la producción y el comercio exterior colapsaron, registrándose una contracción pronunciada en las exportaciones de manufacturas. Los indicadores de tensión financiera, especialmente los diferenciales de crédito, se incrementaron fuertemente, mientras que los rendimientos de los títulos del Tesoro cayeron y el dólar se fortaleció gracias a la entrada de capitales en búsqueda de refugio seguro. A pesar del alza del dólar, el déficit en cuenta corriente de Estados Unidos retrocedió debido a la debilidad de la demanda interna y la baja del precio del petróleo.

Estados Unidos desplegó todo un arsenal de medidas macroeconómicas para batallar esta situación. En octubre de 2008, el programa de rescate de activos en dificultades (TARP, por sus siglas en inglés) aportó inyecciones de capital a las instituciones financieras sometidas a tensión y reforzó la situación de los mercados financieros. Además, se otorgaron garantías para determinados activos y pasivos bancarios y se ampliaron las correspondientes a los depósitos. En el mismo mes, la Reserva Federal participó en un recorte de tasas coordinado con otros cinco importantes bancos centrales y posteriormente redujo su tasa objetivo a una banda de 0–25 puntos básicos, la más baja de todos los tiempos, e informó que la situación probablemente justificaría mantener la tasa en un nivel excepcionalmente bajo durante un período prolongado. También incrementó sus compras de títulos valores así como los servicios disponibles para sacar de su parálisis determinados segmentos de los mercados de crédito. En febrero de 2009, las autoridades lanzaron un estímulo fiscal superior al 5% del PIB para el período 2009–2011 y aumentaron el respaldo al mercado de la vivienda. El Plan de Estabilidad Financiera que dieron a conocer ese mismo mes incluía pruebas de tensión para evaluar la capacidad de resistencia de los bancos ante la recesión económica ―las que reforzaron la confianza en la estabilidad financiera al anunciarse los resultados en mayo―, así como un plan para solucionar los activos tóxicos de los balances de las instituciones financieras.

La combinación de un estímulo macroeconómico de enormes proporciones y una intervención a gran escala en los mercados financieros comenzó a estabilizar la situación financiera y económica. Dicho esto, cabe señalar que la actividad económica continúa debilitada, mientras que las condiciones financieras siguen presentando cierta tensión. De cara al futuro, las tensiones financieras frenarán la inversión y —sumadas a los efectos del aumento del desempleo y la caída de los precios de la vivienda— también el consumo. Además, las perspectivas de crecimiento de los socios comerciales del país siguen siendo limitadas, lo que restringirá las exportaciones.

En el mediano a largo plazo se plantearán una serie de desafíos importantes. Entre ellos, en el mediano plazo, será necesario formular estrategias de salida de las intervenciones emprendidas para estabilizar el sistema financiero, así como el estímulo extraordinario de política monetaria. En el más largo plazo, los retos consisten en corregir las deficiencias de la supervisión y regulación financieras que la crisis puso de manifiesto, estabilizar las finanzas públicas (particularmente a la luz de las crecientes presiones que generan las prestaciones obligatorias) y hacer frente a un contexto de ahorros en alza y crecimiento más lento a medida que los hogares ajustan sus balances.

Evaluación del Directorio Ejecutivo

Los directores ejecutivos observaron que la crisis financiera y económica de Estados Unidos ha tenido graves repercusiones, tanto en el plano interno como en el internacional, para la estabilidad financiera y el crecimiento. Los directores elogiaron las medidas enérgicas y coordinadas a nivel internacional que adoptaron las autoridades para estabilizar y normalizar el sector financiero, apuntalar la demanda interna y atender los efectos en el ámbito internacional. Como resultado de las medidas de política macroeconómica cada vez más amplias y contundentes, la fuerte caída del producto económico parece estar llegando a su fin y se ha fortalecido la confianza en la estabilidad económica. No obstante, ante la persistencia de las grandes presiones financieras, cabe esperar que la recuperación sea paulatina, y los riesgos se inclinan a la baja. Además, el crecimiento potencial podría mantenerse muy por debajo de las tendencias anteriores durante un período considerable. No obstante, también tomaron nota de los efectos esperados de las políticas estructurales que se están implementando en el crecimiento a largo plazo, mientras que algunos directores prevén que la crisis tendrá escasos efectos duraderos en el crecimiento potencial, dada la flexibilidad de la economía.

Los directores elogiaron las medidas adoptadas para estabilizar las condiciones financieras y contribuir a restablecer la confianza. Las políticas aplicadas en el marco del Plan de Estabilidad Financiera —en especial, las pruebas de tensión, las garantías de deudas y las inyecciones de capital— han permitido lograr una mejora significativa de las condiciones financieras. De todos modos, es preciso realizar un seguimiento estrecho y continuado y ejecutar pruebas de tensión de manera regular para evaluar los factores de vulnerabilidad. Los directores se pronunciaron a favor de implementar sin demora el marco para la resolución de instituciones financieras no bancarias sistémicas y de mantener la reserva propuesta para constituir fondos de estabilización. El saneamiento de los balances sigue siendo una prioridad. Podrían requerirse más medidas para alentar la reducción del valor contable de las hipotecas que superen el valor real del inmueble, pero debe ponerse cuidado en evitar el riesgo moral.

Los directores coincidieron en que las políticas macroeconómicas están dando un respaldo significativo a la demanda, y para eliminarlas habría que esperar hasta que la economía se encuentre en franco proceso de recuperación. Si se materializan los riesgos a la baja, podría considerarse una mayor flexibilización del crédito y un compromiso más fuerte de mantener una orientación de política monetaria sumamente acomodaticia. También podría otorgarse más estímulo fiscal, aunque el foco inmediato debería ponerse en implementar las medidas fiscales actualmente vigentes y en hacer un seguimiento de su impacto. Los directores expresaron satisfacción en cuanto al compromiso de las autoridades de fijar políticas dentro de un marco sólido a mediano plazo.

Los directores consideraron que una prioridad clave será desarrollar estrategias de salida integrales para desarmar las intervenciones extraordinarias que exigió la crisis, una vez que esté en marcha un proceso sostenido de recuperación. Coincidieron en que la Reserva Federal necesitará un variado conjunto de instrumentos para responder a la evolución incierta de las condiciones del mercado, mientras que la transferencia de las líneas de crédito Maiden Lane al Tesoro reduciría su exposición al riesgo crediticio. De prorrogarse el respaldo a las instituciones financieras, deberían aplicarse términos y condiciones más estrictos. Los directores recalcaron que una comunicación clara de las estrategias de salida, junto con su coordinación internacional, reforzaría la confianza de los mercados y facilitaría un proceso de salida sin complicaciones.

Los directores manifestaron su satisfacción ante las recientes propuestas del gobierno orientadas a una reforma sustancial y el fortalecimiento de la supervisión y regulación financieras. Consideraron que existe margen para adoptar otras disposiciones que aborden la fragmentación de la estructura regulatoria y clarifiquen el mandato de mantener la estabilidad sistémica. Algunos directores también solicitaron que se estudien normas encaminadas a desalentar los excesos en materia de tamaño y complejidad. Los directores respaldaron el compromiso de las autoridades en cuanto a seguir una estrategia coordinada a nivel internacional, especialmente en temas tales como la gestión de crisis y la supervisión transfronteriza. El próximo Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF) constituirá una oportunidad para analizar en mayor profundidad los aspectos relativos a la supervisión y regulación financieras.

Los directores hicieron hincapié en que la reanudación de las operaciones de titulización privada será crucial para restaurar un flujo saludable de crédito. Los pasos esenciales, algunos de ellos ya contemplados en el plan de las autoridades, consisten en mejorar la divulgación de información acerca del proceso de calificación y la calidad de los créditos subyacentes; diferenciar las calificaciones de los productos titulizados; asignar una mayor carga de responsabilidad a las entidades encargadas de agrupar esos activos para garantizar una mejor rendición de cuentas, y promover la simplificación y normalización de las titulizaciones mediante códigos de conducta del mercado. Sería necesario someter a las empresas semipúblicas de la vivienda a una supervisión y regulación más estrictas, y además dejar en claro cuál será su función en la futura conformación del sistema financiero, como por ejemplo si sus pasivos estarán expresamente garantizados.

En vista de que la deuda pública habrá de aumentar sustancialmente en los años venideros, los directores subrayaron la necesidad de una ambiciosa consolidación fiscal a mediano plazo para garantizar la sostenibilidad fiscal, tal como se reconoce en el presupuesto del ejercicio 2010. Debido a que la crisis ha exacerbado los desequilibrios fiscales existentes, probablemente la consolidación exigirá un importante ajuste adicional. Dado el bajo nivel de gasto discrecional, el ajuste debería concentrarse en los ingresos. En atención a la considerable incertidumbre que rodea las perspectivas económicas, los directores respaldaron la intención de las autoridades de reevaluar las alternativas para lograr la sostenibilidad fiscal si los déficits no disminuyen en la medida esperada.

Los directores manifestaron que resolver el aumento vertiginoso del costo de las prestaciones obligatorias constituye el reto fundamental a mediano plazo. Expresaron su satisfacción por el hecho de que el gobierno se concentre en la reforma del sistema de salud e hicieron hincapié en que el paquete definitivo debe incluir medidas sustanciales para reducir los costos de atención de la salud en el más largo plazo, al tiempo que se procura mantener la neutralidad presupuestaria en el corto plazo. Los directores subrayaron que el impacto de las medidas de control de costos deberá ser objeto de un atento seguimiento y que deben adoptarse de inmediato todas aquellas medidas adicionales que se requieran. Los directores también manifestaron su beneplácito ante la intención del gobierno de avanzar hacia el logro de un consenso político para la reforma del sistema de seguridad social.

Los directores observaron que la crisis tendrá importantes consecuencias para el papel de Estados Unidos en la economía mundial. Es improbable que el consumidor de Estados Unidos asuma el papel de “comprador de última instancia” a escala mundial, lo que implica que otras regiones deberán tener una mayor preponderancia en la tarea de respaldar el crecimiento mundial. Los directores acogieron con satisfacción la intención de las autoridades de incrementar la ayuda externa, así como su compromiso de mantener un régimen de apertura comercial durante la crisis y, en este contexto, destacaron la importancia de evitar el proteccionismo.


Estados Unidos: Indicadores económicos seleccionados
(Variación porcentual anual, salvo indicación contraria)

 
            Proyección 2/
  2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
 

Producción e ingreso nacional

             

PIB real

3,6 2,9 2,8 2,0 1,1 -2,6 0,8

Exportaciones netas 1/

-0,7 -0,2 0,0 0,6 1,3 0,5 -0,2

Demanda interna total

4,1 3,0 2,6 1,4 -0,3 -2,9 1,0

Demanda interna final

3,8 3,1 2,6 1,8 0,0 -2,4 0,3

Consumo privado final

3,6 3,0 3,0 2,8 0,2 -0,6 1,0

Gasto de consumo público

1,5 0,3 1,6 1,9 2,8 4,6 -0,8

Inversión interna fija bruta

6,1 5,8 2,0 -2,0 -3,5 -16,0 -2,1

Inversión fija privada

7,3 6,8 2,0 -3,1 -5,0 -21,0 -2,7

De la cual: estructuras residenciales

10,0 6,3 -7,1 -17,9 -20,8 -20,6 1,1

Inversión fija pública

0,9 0,6 2,1 3,0 3,3 3,9 0,0

Variación de existencias privadas 1/

0,4 -0,1 0,0 -0,4 -0,2 -0,6 0,7

PIB a precios corrientes

6,6 6,3 6,1 4,8 3,3 -1,3 1,9

Empleo e inflación

             

Tasa de desempleo (porcentaje)

5,5 5,1 4,6 4,6 5,8 9,3 10,1

Inflación del IPC

2,7 3,4 3,2 2,9 3,8 -0,3 1,4

Deflactor del PIB

2,9 3,3 3,2 2,7 2,2 1,3 1,0

Indicadores de política fiscal

             

Balanza federal unificada (ejercicio fiscal, miles de millones de dólares)

-413 -318 -248 -161 -459 -1,995 -1,505

Como porcentaje del PIB del ejercicio

-3,6 -2,6 -1,9 -1,2 -3,2 -14,2 -10,6

Balanza del gobierno general (NIPA, año calendario, miles de millones de dólares)

-509 -405 -295 -399 -845 -1,903 -1,396

Como porcentaje del PIB del año calendario

-4,4 -3,3 -2,2 -2,9 -5,9 -13,5 -9,7

Balanza de pagos

             

Balanza corriente (miles de millones de dólares)

-627 -733 -795 -732 -688 -445 -464

Como porcentaje del PIB

-5,4 -5,9 -6,0 -5,3 -4,8 -3,2 -3,2

Balanza del comercio del mercancías (miles de millones de dólares)

-672 -791 -847 -831 -840 -657 -734

Como porcentaje del PIB

-5,7 -6,4 -6,4 -6,0 -5,9 -4,7 -5,1

Invisibles (miles de millones de dólares)

45 58 52 99 152 212 271

Como porcentaje del PIB

0,4 0,5 0,4 0,7 1,1 1,5 1,9

Ahorro e inversión (como porcentaje del PIB)

             

Ahorro nacional bruto

13,8 14,8 15,5 14,2 11,9 11,0 11,3

Inversión interna bruta

19,4 20,0 20,1 18,8 17,5 14,4 14,5
 

Fuentes: Estimaciones del personal técnico del FMI y Haver Analytics.
1/ Contribución al crecimiento.
2/ A la fecha de actualización de julio de Perspectivas de la economía mundial.


1 En virtud del Artículo IV del Convenio Constitutivo del FMI, la institución realiza consultas bilaterales con los países miembros, generalmente cada año. Un equipo de funcionarios visita el país, recoge información económica y financiera y examina con las autoridades nacionales la evolución y las políticas económicas del país. A su regreso a la sede, los funcionarios preparan un informe que sirve como base para las deliberaciones del Directorio Ejecutivo. Al finalizar estas deliberaciones, el Primer Subdirector Gerente, en su carácter de Presidente del Directorio, resume las opiniones vertidas por los directores ejecutivos en una exposición sumaria que se transmite a las autoridades del país.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100