El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la consulta del Artículo IV con Guinea Ecuatorial correspondiente a 2010

Nota de Información al Público No. 10/53 (S)
23 de abril de 2010

Las Notas de Información al Público (NIP) forman parte de los esfuerzos del FMI por fomentar la transparencia de sus opiniones y análisis de la evolución y la política económica. Las NIP se publican, con el consentimiento del país o países interesados, al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre las consultas del Artículo IV con cada país miembro, la supervisión que ejerce el FMI sobre la evolución a nivel regional, el seguimiento posterior a los programas, y las evaluaciones ex post de los países que aplican programas a más largo plazo. También se publican NIP al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre cuestiones de política general, salvo en casos específicos en que el Directorio decida lo contrario.

El 23 de abril de 2010, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la consulta del Artículo IV1 con Guinea Ecuatorial de forma tácita. Conforme a los procedimientos de aprobación tácita del FMI, el Directorio Ejecutivo concluye las consultas del Artículo IV sin convocar a deliberaciones formales.

Antecedentes

Pese a la caída de los precios del petróleo tras la crisis mundial y al descenso de la producción de crudo que siguió al máximo de 2008, la actividad económica real registró una expansión de alrededor del 5% en 2009, estimulada por un aumento de la inversión pública y el mantenimiento de una sólida actividad en el sector de derivados de los hidrocarburos (principalmente, gas natural licuado). La inflación alcanzó tasas más altas, impulsada por la falta de competencia en el sector minorista, el aumento de los salarios en el sector público y el dinamismo de la demanda interna.

La cuenta corriente de la balanza de pagos registró un déficit, dado que el aumento de las exportaciones de derivados de los hidrocarburos fue insuficiente para contrarrestar el descenso de la producción de crudo, el desplome de los precios del petróleo y el fuerte incremento de las importaciones relacionadas con la inversión pública. El déficit se financió, en su mayoría, mediante inversión extranjera directa y deuda externa.

El saldo fiscal total pasó a registrar un déficit de alrededor del 8% del producto interno bruto (PIB), debido sobre todo a una escalada del gasto en inversión al repuntar los precios del petróleo. El saldo primario no petrolero se desplomó, registrando un déficit equivalente a más del 100% del PIB no petrolero. El ahorro público se redujo ligeramente, pero siguió siendo abultado, respaldado, en parte, por la reactivación del endeudamiento externo. No obstante, la proporción de activos externos en el Banco de los Estados del África Central (BEAC) disminuyó significativamente, al tiempo que aumentaba el nivel de ahorro mantenido en centros extraterritoriales.

El sistema financiero, no muy desarrollado, no se vio afectado por las turbulencias financieras mundiales y, en general, parece sólido. No hay evidencia de que los bancos extranjeros, cuyas filiales en el país no tenían exposición al riesgo por derivados complejos, repatriaron capital. Además, los bancos siguen manteniendo una elevada liquidez y no se ha informado de que tengan dificultades para hacer frente a los nuevos requerimientos de capital.

Las perspectivas a mediano plazo se ven empañadas por el inicio del descenso de la producción de hidrocarburos. Es probable que el crecimiento global experimente una caída en el mediano plazo como consecuencia de la menor producción de petróleo. Si bien se prevé que el crecimiento en el sector no-petrolero repunte a medida que la inversión en infraestructura básica comience a dar fruto y las nuevas inversiones públicas apoyen la continuidad de la actividad en el sector de la construcción, en el futuro será más necesario que el sector privado sea cada vez más el principal impulsor de la actividad económica. A mediano plazo, es probable que la cuenta corriente de la balanza de pagos siga registrando déficit, en vista de la escasa diversificación de las exportaciones y del alto nivel de importaciones relacionadas con la inversión pública. De mantenerse los actuales planes de gasto público, se produciría un debilitamiento de la posición externa, así como una pronunciada caída del ahorro público a medida que disminuyan los ingresos provenientes del petróleo.

Evaluación del Directorio Ejecutivo

Como conclusión de las consultas del Artículo IV con Guinea Ecuatorial, correspondientes a 2010, los Directores Ejecutivos aprobaron la evaluación del personal técnico en los siguientes términos:

El petróleo ha sido una importante fuente de riqueza y crecimiento para la economía ecuatoguineana, y los fuertes ingresos provenientes del petróleo han financiado un ambicioso programa de inversiones públicas, así como la acumulación de un gran volumen de activos financieros. Se está desarrollando la infraestructura básica y se han adoptado medidas para aumentar la transparencia. No obstante, preocupan los problemas derivados del descenso de la producción de petróleo y los relacionados con la pobreza, y la gran envergadura del programa de gasto público plantea riesgos importantes para la estabilidad macroeconómica y externa. A mediano plazo, continuará la dependencia del petróleo, mientras que las perspectivas a más largo plazo están condicionadas a la capacidad de desarrollar fuentes alternativas de valor agregado diversificando la economía.

El programa de gasto público tendrá que orientarse a alcanzar un equilibrio apropiado entre las necesidades de desarrollo y los riesgos para la estabilidad. En este contexto, habrá que asignar prioridad a los proyectos de inversión pública encaminados a elevar los niveles de vida y la productividad. Si se lograse avanzar en la consecución de una posición fiscal sostenible a partir de 2010, se frenaría el casi total agotamiento del ahorro público previsto en el mediano plazo. Concentrando el ajuste al principio, reduciendo el déficit primario no petrolero hasta casi un 40% del PIB no petrolero en 2010 y situándolo después en una trayectoria descendente, se lograría un margen de maniobra fiscal suficiente para los proyectos prioritarios y se reforzaría la estabilidad externa. Dado que las perspectivas de un incremento notable de los ingresos no petroleros en el corto plazo son escasas, la carga del ajuste habría de recaer en una racionalización del gasto y en el redimensionamiento de la inversión productiva en consonancia con las futuras necesidades económicas previstas.

La mejora de la gestión financiera pública es crucial para garantizar un gasto eficaz de la riqueza proveniente del petróleo y fortalecer la gestión macroeconómica. En este contexto, la mejora de la planificación y el control presupuestarios, un mayor esfuerzo en la asignación de las prioridades eficiencia y un mayor recurso a las evaluaciones de los proyectos redundarían en la eficiencia de las inversiones. Las autoridades también deberían cimentar los logros más recientes en materia de transparencia y buena gestión de gobierno, por ejemplo, publicando información sobre las adjudicaciones de los contratos e informes de auditoría y dando una mayor difusión a las transacciones gubernamentales, incluidas las relativas a las tenencias de activos extranjeros.

El régimen cambiario en vigor ha prestado un buen servicio al país, pero el insostenible gasto fiscal, si se mantiene como hasta ahora, podría afectar negativamente a la estabilidad de la región. Para mantener la estabilidad externa de la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC) en su conjunto, es necesario incrementar el ahorro público en la región y adoptar reformas estructurales encaminadas a elevar la productividad, a fin de alinear el tipo de cambio efectivo real con las variables económicas fundamentales a mediano plazo. Las autoridades deben cumplir las obligaciones que les impone la CEMAC, incrementando las aportaciones al fondo común de reservas. Debe evitarse una excesiva exposición al petróleo y a los activos de riesgo, así como contraer obligaciones de deuda contractuales que no se justifiquen por motivos financieros.

Los objetivos de amplio alcance que contempla el Plan Nacional de Desarrollo requieren un enfoque integral del desarrollo y del alivio de la pobreza, así como una mayor atención a las medidas encaminadas a reforzar el capital humano y mejorar el clima empresarial. Hay que seguir esforzándose en ampliar y profundizar la intermediación financiera, incluidos los préstamos a las pequeñas y medianas empresas. Además, la eliminación de las barreras que obstaculizan la actividad del sector privado y la reducción de la regulación discrecional son medidas cruciales que permitirían que los efectos retardados de la inversión en infraestructura se dejasen sentir más plenamente sobre el crecimiento.

Las deficiencias de los datos dificultan la evaluación de la situación económica y la formulación de las medidas de política. El censo previsto para 2011 debería resolver las discrepancias que, desde hace tiempo, afectan a las cifras de población y habría que complementarlo con una encuesta sobre el gasto de los hogares que podría aportar información para las futuras políticas sociales. Es aconsejable seguir adelante con las medidas de fortalecimiento institucional, a fin de participar en el Sistema General de Divulgación de Datos tan pronto como se realicen las mejoras.


Guinea Ecuatorial: Algunos indicadores económicos y financieros, 2006-2010

 

 

  2006 2007 2008 2009 2010

 

        Prel. Proyec.
 
(Tasa de var. interanual, salvo indicación contraria)

Producción, precios y dinero

           

PIB real

  1,3 21,4 10,7 5,3 0,9

PIB del petróleo y (excluida producción secundaria de hidrocarburos)

  -6,4 11,9 7,1 -6,6 -6,3

PIB no petrolero (incluida producción secundaria de hidrocarburos)

  29,8 47,2 18,1 27,6 10,8

Producción de hidrocarburos (miles de e.d.b. diarios)

  382,0 459,8 488,6 461,9 434,5

Producción primaria de petróleo y gas1

  344,8 356,8 358,3 318,7 292,1

Producción secundaria de hidrocarburos2

  37,3 103,0 130,3 143,2 142,4

Precios de consumo (fin de período)

  3,8 3,7 6,2 7,7 6,9

Agregado monetario amplio

  14,1 41,3 30,1 31,3 13,5
(Porcentaje del PIB, salvo indicación contraria)

Operaciones del gobierno

           

Saldo global excluidas donaciones (base de caja)

  23,4 19,2 15,4 -8,0 0,8

Saldo primario no petrolero (base de caja, % del PIB no petrolero) 3

-60.9 -54,6 -49,7 -67,2 -102,0 -53,7
(Millones de dólares de EE.UU.)

Activos extranjeros oficiales brutos

  5.078 7.579 8.118 8.463 9.417

Activos de reserve en el BEAC

  3.067 3.846 4.431 3.146 4.100

Depósitos del gobierno en el exterior

  2.011 3.733 3.686 5.317 5.317
(Porcentaje del PIB, salvo indicación contraria)

Sector externo

           

Balanza en cuenta corriente (incluidas transferencias oficial.; déficit -)

  7,1 4,3 9,1 -16,0 -4,6

Deuda pública a medio y largo plazo pendiente de reembolso

  1,5 1,0 0,7 4,9 7,4

Tipo de cambio efectivo real (depreciación -)

  7,8 5,8 3,5 4,2 ...
 

Fuentes: Datos proporcionados por las autoridades de Guinea Ecuatorial; y estimaciones y proyecciones del personal técnico del FMI.

proyecciones del personal técnico.
1 Incluidos petróleo y gas natural.
2 Incluidos gas natural licuado, gas de petróleo, butano, propano y metanol.
3 Excluidos ingresos petroleros, gastos relacionados con el petróleo e intereses devengados y pagados.


1 Conforme al Artículo IV de su Convenio Constitutivo, el FMI mantiene conversaciones bilaterales con sus miembros, habitualmente todos los años. Un equipo de funcionarios del FMI visita el país, recaba información económica y financiera y analiza con las autoridades la evolución del país y sus políticas en materia económica. A su regreso a la sede del FMI, los funcionarios elaboran un informe que sirve de base para el análisis del Directorio Ejecutivo.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100