El FMI aplaude la respuesta integral de Europa a la crisis financiera, considera contenidos los graves riesgos a la baja y llama a estrechar la coordinación

Comunicado de Prensa No. 08/250 (S)
21 de octubre de 2008

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció en el día de la fecha que aunque la crisis financiera mundial causará una fuerte desaceleración de la actividad económica, las medidas integrales adoptadas le permitirán a Europa evitar un desenlace peor. En la última edición del informe Perspectivas económicas regionales: Europa, el FMI proyecta que la actividad de las economías europeas avanzadas se estancará a corto plazo y que el crecimiento será de 1,3% en 2008 y 0,2% en 2009. Aunque estas proyecciones se elaboraron antes de que la crisis cobrara proporciones sistémicas a comienzos del corriente mes, globalmente conservan la validez, pese a que algunos de los riesgos a la baja se hicieron realidad1. Concretamente, las economías emergentes de Europa probablemente crezcan a un ritmo algo inferior al 4,3% previsto para 2009 en el informe.

Las proyecciones de referencia elaboradas por el FMI suponen que la crisis financiera quedará contenida. "Vivimos indudablemente momentos de extraordinaria incertidumbre, pero la respuesta concertada actual demuestra que las autoridades son conscientes de que una crisis mundial exige una respuesta mundial. En Europa, esta crisis representa una oportunidad para estrechar la coordinación transfronteriza, y alentamos a los gobernantes, que hace poco se comprometieron a una acción concertada y coordinada, a tomar medidas enérgicas para resolver la crisis con rapidez", señaló Alessandro Leipold, Director Interino del Departamento de Europa del FMI.

También se necesitarán políticas que nutran la recuperación económica. El FMI proyecta que la inflación disminuirá a niveles inferiores a los objetivos fijados por los bancos centrales de la mayoría de las economías avanzadas de Europa en 2009. "Dado que los riesgos al alza de la inflación se están disipando rápidamente, la distensión coordinada reciente de la política monetaria fue acertada, y hay margen para continuarla. Entre tanto, gracias a las disposiciones del Pacto de Estabilidad y Crecimiento -que ofrece más flexibilidad que lo que muchos piensan- la política fiscal podrá amortiguar la desaceleración", puntualizó Leipold.

Los mercados emergentes europeos también se encuentran sometidos a presiones. Tendrán que responder sin demora a cualquier déficit de las afluencias de capital, recurriendo a las reservas y aprovechando la solidez de su situación fiscal, según el caso. Asimismo, convendría que se prepararan para la eventualidad de un aterrizaje brusco o de los efectos perjudiciales de la crisis en los bancos y las empresas. "Obviamente, el FMI está listo para brindar la ayuda necesaria", acotó Leipold.

Capítulos analíticos de Perspectivas económicas regionales: Europa

El capítulo 2, titulado "Europa y la carestía de las materias primas", concluye que las economías avanzadas de Europa están en mejores condiciones que las economías emergentes para evitar efectos de segunda ronda en la inflación derivados de la escalada de los precios de las materias primas ocurrida este año. Cabe prever que la mayor flexibilidad en los mercados de trabajo, la sólida credibilidad de la política monetaria y las perspectivas poco sólidas de la actividad económica en las economías avanzadas limitarán el traslado de los shocks de los precios de las materias primas a la inflación básica. La respuesta de política económica adecuada a los aumentos de los precios de las materias primas dependerá del origen de las presiones sobre los precios, la credibilidad de las autoridades económicas y el grado de flexibilidad del mercado de trabajo.

El capítulo 3, titulado "El ciclo crediticio europeo: Tendencias divergentes", examina los ciclos del sistema financiero y su impacto en la actividad real a lo largo y a lo ancho de Europa. El sector financiero puede amplificar las fluctuaciones de los ciclos económicos, así como el impacto de los shocks de política monetaria y los movimientos de los precios de los activos en la actividad real. La propiedad transfronteriza de los activos refuerza aún más este mecanismo. El capítulo concluye que las economías emergentes probablemente sean más vulnerables que las avanzadas a la actual desaceleración del ciclo de crédito, aunque con grandes diferencias entre los países. La introducción de un elemento anticíclico en la regulación prudencial podría reducir considerablemente la volatilidad de la inversión, especialmente en las economías financieramente integradas. Por ende, la integración financiera continúa siendo esencial para promover un ajuste fluido dentro de Europa.

El capítulo 4, titulado "Circulación transfronteriza de la mano de obra en los nuevos Estados miembros: Tendencias y problemas", concluye que el flujo de mano de obra entre las fronteras de los nuevos Estados miembros de la Unión Europea ha sido una característica principal del proceso de convergencia. La movilidad de la mano de obra tiene ventajas importantes: acelera la convergencia, aumenta las proporciones mano de obra-capital del conjunto de la economía, respalda la demanda agregada a través de las remesas y puede contribuir a mejorar las calificaciones técnicas a través de la reintegración de los emigrantes que vuelven a su país de origen en los mercados nacionales de trabajo. Restringir la movilidad de la mano de obra no es la solución frente a las presiones de recalentamiento de la economía; las políticas para mejorar la movilidad global de la mano de obra son una opción mucho más eficaz.

Países europeos: Crecimiento del PIB real e inflación según el IPC, 2006-09
 
(Porcentaje)
  Crecimiento del PIB real   Inflación según el IPC
  2006 2007 2008 2009   2006 2007 2008 2009
 
Europa 1/ 2/ 4,1 3,9 2,6 1,4   3,6 3,6 5,8 4,2

Economías europeas avanzadas 1/

3,0 2,8 1,3 0,2   2,2 2,1 3,5 2,2

Economías europeas emergentes 1/ 2/

7,0 6,8 5,7 4,3   7,5 7,5 11,5 9,2
                   

Unión Europea 1/

3,3 3,1 1,7 0,6   2,3 2,4 3,9 2,4

Zona del euro

2,8 2,6 1,3 0,2   2,2 2,1 3,5 1,9

Alemania

3,0 2,5 1,8 0,0   1,8 2,3 2,9 1,4

Austria

3,4 3,1 2,0 0,8   1,7 2,2 3,5 2,3

Bélgica

2,9 2,8 1,4 0,2   2,3 1,8 4,6 2,8

Chipre

4,0 4,4 3,4 2,8   2,2 2,2 4,6 3,5

Eslovenia

5,7 6,1 4,3 3,7   2,5 3,6 5,9 3,3

España

3,9 3,7 1,4 -0,2   3,6 2,8 4,5 2,6

Finlandia

4,9 4,5 2,5 1,6   1,3 1,6 3,9 2,5

Francia

2,2 2,2 0,8 0,2   1,9 1,6 3,4 1,6

Grecia

4,2 4,0 3,2 2,0   3,3 3,0 4,4 3,1

Irlanda

5,7 6,0 -1,8 -0,6   2,7 2,9 3,5 2,4

Italia

1,8 1,5 -0,1 -0,2   2,2 2,0 3,4 1,9

Luxemburgo

6,1 4,5 2,3 1,8   2,7 2,3 3,7 1,8

Malta

3,1 3,7 2,8 2,3   2,6 0,7 3,7 2,2

Países Bajos

3,4 3,5 2,3 1,0   1,7 1,6 2,9 2,6

Portugal

1,4 1,9 0,6 0,1   3,0 2,4 3,2 2,0

Otras economías avanzadas de la UE

               

Dinamarca

3,9 1,7 1,0 0,5   1,9 1,7 3,4 2,8

Reino Unido

2,8 3,0 1,0 -0,1   2,3 2,3 3,8 2,9

Suecia

4,1 2,7 1,2 1,4   1,5 1,7 3,4 2,8

Nuevos miembros de la UE 1/

6,6 6,3 5,0 3,5   3,3 4,1 6,4 4,4

Bulgaria

6,3 6,2 6,3 4,2   7,4 7,6 12,2 7,0

Estonia

10,4 6,3 -1,5 0,5   4,4 6,6 10,2 5,1

Hungría

3,9 1,3 1,9 2,3   3,9 7,9 6,3 4,1

Letonia

12,2 10,3 -0,9 -2,2   6,5 10,1 15,9 10,6

Lituania

7,9 8,9 3,9 0,7   3,8 5,8 11,3 6,2

Polonia

6,2 6,6 5,2 3,8   1,0 2,5 4,0 3,3

República Checa

6,8 6,6 4,0 3,4   2,5 2,8 6,7 3,4

República Eslovaca

8,5 10,4 7,4 5,6   4,3 1,9 3,9 3,6

Rumania

7,9 6,0 8,6 4,8   6,6 4,8 8,2 6,6
                   

Economías avanzadas fuera de la UE

               

Islandia

4,4 4,9 0,3 -3,1   6,8 5,0 12,1 11,2

Israel

5,2 5,4 4,3 2,8   2,1 0,5 4,8 3,3

Noruega

2,5 3,7 2,5 1,2   2,3 0,8 3,2 2,7

Suiza

3,4 3,3 1,7 0,7   1,0 0,7 2,6 1,5
                   

Otras economías emergentes

                 

Albania

5,4 6,0 6,1 6,3   2,4 2,9 4,0 3,0

Belarús

10,0 8,2 9,2 8,0   7,0 8,4 15,3 9,6

Bosnia y Herzegovina

6,9 6,8 5,5 5,0   6,1 1,5 8,5 5,2

Croacia

4,8 5,6 3,8 3,7   3,2 2,9 7,0 4,9

Macedonia, ex República Yugoslava de

4,0 5,0 5,5 5,0   3,2 2,3 8,5 3,0

Moldova

4,8 4,0 6,5 6,5   12,7 12,4 13,7 9,7

Montenegro

8,6 9,7 7,5 5,0   2,1 3,5 9,2 5,2

Rusia

7,4 8,1 7,0 5,5   9,7 9,0 14,0 12,0

Serbia

5,6 7,1 6,0 6,0   12,7 6,8 10,7 7,5

Turquía

6,9 4,6 3,5 3,0   9,6 8,8 10,5 8,4

Ucrania

7,3 7,6 6,4 2,5   9,1 12,8 25,3 18,8
 

Fuente: FMI, Perspectivas de la economía mundial.

1/ PIB promedio ponderado según la paridad del poder adquisitivo.

2/ Montenegro está excluido de los cálculos agregados.


1 Los datos del informe llegan al 16 de septiembre de 2008. El texto no refleja los sucesos acaecidos en los mercados financieros ni las políticas adoptadas después del 1 de octubre de 2008.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100