El Directorio Ejecutivo del FMI aprueba un Acuerdo Stand-By por US$935 millones a favor de Guatemala

Comunicado de Prensa No. 09/142 (S)
24 de abril de 2009

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional aprobó el 22 de abril un acuerdo Stand-By de 18 meses por un monto total equivalente a DEG 630,6 millones (unos US$935 millones o el 300% de la cuota) a favor de Guatemala. Las autoridades guatemaltecas se proponen asignar al acuerdo carácter precautorio, lo que significa que no tienen intención de utilizar los recursos del FMI, salvo en caso de que surja la necesidad. Guatemala no tiene necesidades inmediatas en materia de balanza de pagos y este programa forma parte de una estrategia integral y preventiva para fortalecer las reservas de liquidez del país ante la incertidumbre de la coyuntura mundial, mejorando así la confianza de los inversionistas y los participantes en el mercado.

Guatemala ha realizado avances considerables en materia de consolidación de la estabilidad macroeconómica e implementación de reformas estructurales. Sin embargo, la situación externa adversa está afectando la actividad económica y las condiciones financieras. Las autoridades guatemaltecas han adoptado varias medidas iniciales para mitigar el efecto del shock externo y preservar la estabilidad macroeconómica. El programa respaldará las políticas de las autoridades y contribuirá a prevenir riesgos serios de deterioro.

Tras las deliberaciones sobre Guatemala en el Directorio Ejecutivo, Murilo Portugal, Subdirector Gerente y Presidente Interino, realizó la siguiente declaración:

“Guatemala tiene sólidos antecedentes de aplicar políticas macroeconómicas y reformas estructurales prudentes, lo que en años recientes ha contribuido a fortalecer la economía. Sin embargo, tal como sucedió en muchos países de la región, la crisis mundial ha debilitado la situación económica. La prolongación de la recesión mundial podría aumentar los riesgos de deterioro de las perspectivas del país para 2009 y 2010. El programa económico de las autoridades, respaldado por un acuerdo Stand-By con el FMI, y al que proyectan asignar carácter precautorio, es una respuesta adecuada para mitigar estos riesgos y preservar la estabilidad macroeconómica y financiera.

“La estrategia de las autoridades implica una expansión fiscal moderada, una labor continua para contener la inflación dentro de niveles reducidos en el marco de un régimen de metas de inflación, un régimen cambiario flexible, un mayor fortalecimiento del sector financiero y la movilización de un importante financiamiento externo, inclusive del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo. Este financiamiento aumentará las reservas de liquidez en divisas de la economía y brindará protección ante shocks de la balanza de pagos mayores a lo previsto.

“El Banco de Guatemala está distendiendo cautelosamente su política monetaria, tras el éxito obtenido en el control de las presiones inflacionarias surgidas en 2008. Las autoridades proyectan seguir fortaleciendo su régimen de metas de inflación, con miras a alcanzar en el mediano plazo una inflación del 4% (+/– 1%). Están comprometidas a mantener un tipo de cambio flexible para facilitar el ajuste a los shocks externos.

“El programa fiscal de las autoridades apunta a brindar cierto estímulo a la economía y proteger al sector más vulnerable de la población. Para lograr estos objetivos, el presupuesto para 2009 contempla un aumento del gasto en proyectos de infraestructura pública con uso intensivo de mano de obra y un fortalecimiento de la red de protección social. Esta política fiscal anticíclica se puede aplicar gracias al nivel reducido de deuda pública que obedece a las políticas fiscales prudentes implementadas hasta ahora.

“El sistema bancario de Guatemala no está expuesto a productos financieros estructurados de riesgo y se ha consolidado en los últimos años. No obstante, las autoridades están adoptando medidas para salvaguardar la liquidez y la posición de capital de los bancos mediante mecanismos adecuados de provisión de liquidez por parte del banco central y un aumento gradual de los requisitos de constitución de reservas. Al mismo tiempo, se ha implementado la supervisión continua in situ para monitorear de cerca los acontecimientos, anticipar los riesgos y adoptar medidas correctivas si fuera necesario. Durante el plazo del programa, el gobierno proyecta seguir fortaleciendo las políticas del sector financiero mediante la mejora de la supervisión y la regulación y el fortalecimiento del régimen de liquidación de bancos”, dijo Portugal.
ANEXO

Evolución económica reciente

Se estima que en 2008 el crecimiento del PIB real se desaceleró al 4%, frente al 6,3% registrado en 2007. Esta disminución ha sido impulsada por la demanda interna, particularmente la inversión, mientras que la demanda externa se mantuvo robusta durante la mayor parte de 2008.

La inflación anual continúa decreciendo, desde su punto máximo del 14% de mediados de 2008, al 9,4% registrado a fin de año, hasta alcanzar el 5% en marzo de 2009. La disminución de la inflación se ha consolidado firmemente: en el último trimestre de 2008 varias mediciones de la inflación básica se redujeron sistemáticamente; la inflación registrada en los servicios y en los bienes no transables se moderó en forma considerable; y las expectativas de inflación están decreciendo rápidamente.

En 2008 la cuenta corriente externa se redujo al 4¾% del PIB, señal de una menor absorción interna, lo que se vio favorecido por el retroceso del shock negativo del precio de las materias primas en los términos de intercambio durante el segundo semestre del año pasado. Desde el último trimestre de 2008, las remesas vienen experimentando una disminución, el crecimiento de las exportaciones se desaceleró y la importación cayó sensiblemente. Los flujos de capital privado disminuyeron, pero para fines de marzo de 2009, sin embargo, las reservas internacionales aumentaron a US$5.000 millones debido a los recientes desembolsos de financiamiento público externo.

La solidez de la situación fiscal se mantuvo durante 2008, a pesar de la reducción real del ingreso fiscal, al presentar una disminución del déficit del gobierno central al 1,7% del PIB. A inicios de 2009 la caída de los ingresos se tornó más profunda debido a factores cíclicos y estructurales.

Resumen del programa

Las autoridades guatemaltecas han actuado con iniciativa, afrontando los efectos de la crisis mundial mediante una respuesta integral de política económica. Su estrategia consta de cuatro elementos fundamentales:

• Un estímulo fiscal moderado para apuntalar la demanda interna, financiado con importantes recursos externos de organismos multilaterales a fin de minimizar el desplazamiento del sector privado.

• Una política monetaria centrada en la consolidación del descenso de la inflación en el marco de un régimen cambiario flexible para facilitar el ajuste económico.

• El fortalecimiento de las políticas del sector financiero, a fin de aumentar la resistencia de los bancos y mejorar la red de protección bancaria y los procedimientos de liquidación de las instituciones bancarias.

• La reorientación del gasto público hacia el fortalecimiento del gasto social y la realización de obras públicas con uso intensivo de mano de obra.

Para complementar esa labor, Guatemala actualmente apunta a aumentar sus reservas de liquidez externa para reducir los riesgos derivados de cambios súbitos en la cuenta corriente y de capital. El respaldo del FMI es un elemento clave de la estrategia para enfrentar esos riesgos, no solo a través del financiamiento para contingencias ofrecido en el marco del acuerdo Stand-By que se propone, sino también mediante el respaldo al programa de las autoridades, que contribuirá a mantener la confianza de los inversionistas.

La política de protección social de las autoridades se propone mejorar los programas actuales para compensar el efecto de la crisis sobre los segmentos más vulnerables de la población. El gasto social aumentará del 4,4% del PIB en 2008 al 5,0% del PIB en 2009. Para hacer frente a la pobreza extrema, se hará hincapié en los cuatro programas insignia del gobierno. Un programa clave de transferencia condicional de efectivo iniciado en 2008 se ampliará y su objetivo será alcanzar en 2009 a 500.000 familias, a un costo del 0,4% del PIB.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100