El FMI reestructura sus mecanismos de crédito

Comunicado de Prensa No. 09/85 (S)
24 de marzo de 2009

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó hoy una reestructuración extensiva del marco de crédito de la institución y anunció la creación de una Línea de Crédito Flexible (LCF).

“Estas reformas representan un cambio significativo de la ayuda que el FMI les puede prestar a los países miembros, algo especialmente necesario en medio de la crisis mundial”, afirmó Dominique Strauss-Kahn, Director Gerente del FMI. “Flexibilizando el crédito que otorgamos y simplificando la condicionalidad podremos responder eficazmente a las distintas necesidades de los miembros. Eso a su vez nos ayudará a superar la crisis y a recuperar un nivel de crecimiento sostenible”.

Strauss-Kahn invitó a los países con un desempeño económico sólido que puedan verse afectados por la crisis a utilizar la nueva LCF, ya que “podría afianzar más su situación económica”.

Entre los cambios de los mecanismos de crédito del FMI caben mencionar los siguientes:

• Modernización de la condicionalidad para todos los prestatarios.

• Lanzamiento de una Línea de Crédito Flexible.

• Flexibilización de los acuerdos stand-by tradicionales.

• Duplicación de los límites normales de acceso a los recursos no concesionarios.

• Simplificación de las estructuras de costos y vencimientos.

• Eliminación de ciertos servicios financieros poco utilizados.

El FMI también puso en marcha una reforma de los instrumentos de crédito en condiciones concesionarias para los países de bajo ingreso, y se encuentra en consultas con los países miembros para ampliar significativamente los recursos destinados a préstamos.

“La decisión de hoy constituye un cambio importante en el marco de préstamos del FMI”, declaró John Lipsky, Primer Subdirector Gerente de la institución. “Estas reformas son fruto de la atención que préstamos a la opinión de los países miembros, de las consultas con distintas partes interesadas y del análisis de nuestras experiencias. Gracias a estas reformas, los países podrán trabajar mejor con el FMI en la prevención y la resolución de crisis”.

ANEXO

EL FMI INCORPORA IMPORTANTES MEJORAS A SU POLÍTICA DE PRÉSTAMO

Ante la agudización de las dificultades económicas mundiales, el FMI está implementando una serie de reformas que afianzarán su marco de crédito. Estas medidas son producto de las consultas con los países miembros y las partes interesadas y le permitirán a la institución responder de manera más eficaz a los retos cambiantes que enfrentan los países afectados por la crisis.

Los países de mercados emergentes y en desarrollo se enfrentan a crecientes tensiones a raíz de la desaceleración económica mundial. A medida que la crisis se prolonga, muchos se encuentran con un margen de maniobra más limitado. Dadas las circunstancias, el financiamiento oportuno del FMI —brindado en montos y modalidades adecuados— puede moderar los costos socioeconómicos de los trastornos externos. En algunos casos, la asistencia del FMI podría contribuir directamente a evitar una crisis.

Con este telón de fondo, el Directorio del FMI aprobó una reforma extensiva de su marco de crédito, que consiste en lo siguiente:

• Modernización de la condicionalidad.

• Lanzamiento de una Línea de Crédito Flexible.

• Flexibilización de los acuerdos stand-by tradicionales.

• Duplicación de los límites de acceso.

• Adaptación y simplificación de las estructuras de costos y vencimientos de los préstamos.

• Eliminación de servicios financieros poco utilizados.

Además, el FMI está intentando ampliar significativamente los recursos disponibles para préstamos en condiciones concesionarias y no concesionarias para poder atender las nuevas necesidades de financiamiento generadas por la crisis. También puso en marcha una reforma de los instrumentos de crédito en condiciones concesionarias para los países de bajo ingreso.

Modernización de la condicionalidad. El objetivo del FMI es que las condiciones vinculadas a los desembolsos de sus préstamos estén focalizadas y adaptadas debidamente teniendo en cuenta el distinto grado de solidez de las políticas y las variables fundamentales de los países. En el pasado, los préstamos del FMI a menudo tenían demasiadas condiciones insuficientemente focalizadas en los objetivos centrales.

Esta modernización se logrará mediante dos vías principales. Primero, cuando corresponda el FMI hará un uso más frecuente de criterios de habilitación fijados de antemano (condicionalidad ex ante) en lugar de los criterios tradicionales (condicionalidad ex post) como base para brindar acceso a sus recursos. Este principio está consagrado en la nueva Línea de Crédito Flexible. Segundo, en los programas respaldados por el FMI se supervisará la ejecución de las políticas estructurales en el transcurso de las revisiones de los programas y no mediante el uso de criterios de ejecución estructurales, que ya no se aplicarán a los acuerdos del FMI con ningún país, incluidos los de bajo ingreso. Las reformas estructurales seguirán formando parte de los programas respaldados por el FMI cuando sea necesario, pero su supervisión ya no será tan estigmatizadora porque los países no necesitarán exenciones formales si no cumplen con una reforma estructural para una fecha determinada.

Línea de Crédito Flexible (LCF). El FMI está introduciendo una nueva línea de crédito para países en que las variables fundamentales de la economía, las políticas y la aplicación de las políticas han sido muy sólidas. El acceso a la LCF será especialmente útil para prevenir crisis. Los acuerdos en el marco de la LCF se aprobarían a favor de países que reúnan ciertos criterios preestablecidos. El acceso a la LCF dependería de las circunstancias particulares de cada país. Los desembolsos no serían escalonados ni estarían condicionados a compromisos en materia de políticas, como sucede en el caso de los programas tradicionales respaldados por el FMI. Este acceso flexible es posible gracias a los muy sólidos historiales de los países con derecho a utilizar la LCF, que permiten confiar en que seguirán aplicándose políticas económicas firmes.

Las condiciones de la LCF representan un fortalecimiento del anterior Servicio de Liquidez a Corto Plazo (SLC), que por lo tanto será suspendido. Si bien el SLC también estaba concebido para asistir solo a los países con antecedentes muy sólidos, varias de sus características —como los límites de acceso y el corto plazo de reembolso, y la imposibilidad de usarlo para fines precautorios— restringían su utilidad para los posibles prestatarios. La creación de una línea de crédito disponible para la prevención o la resolución de crisis y exclusiva para países con buenos antecedentes, con todas sus características flexibles, es un concepto nuevo.

Algunas de las características de flexibilidad de la LCF son las siguientes:

• Garantía para los países habilitados para acceder de forma amplia e inmediata a los recursos del FMI sin condiciones continuas (ex post).

• Línea de crédito renovable que, a discreción del país, puede ser usada inicialmente por un período de 6 meses, o por un período de 12 meses con un examen del derecho de acceso al cabo de seis meses.

• Plazo de reembolso más largo (3¼ a 5 años, frente al plazo máximo de renovación de 9 meses del SLC).

• Ausencia de un límite fijo de acceso a los recursos del FMI, que se evaluará individualmente (el SLC tenía un límite de acceso de 500% de la cuota).

• Flexibilidad para utilizar la línea de crédito en cualquier momento o para tratarla como un instrumento precautorio (algo que no estaba permitido en el SLC).

Los criterios de habilitación a priori son la esencia de la LCF y tienen por finalidad transmitir una señal de la confianza del FMI en las políticas del país en cuestión y en su capacidad para tomar medidas correctivas en caso necesario. El elemento crucial del proceso de habilitación es una evaluación de que el país miembro: a) cuenta con variables económicas fundamentales y marcos institucionales de política económica muy firmes; b) está aplicando y tiene un historial sostenido de aplicar políticas muy sólidas; c) mantiene su compromiso de seguir aplicando estas políticas en el futuro. Los criterios pertinentes a efectos de evaluar si un país reúne los requisitos para un acuerdo en el marco de la LFC son los siguientes: i) una posición externa sostenible; ii) una cuenta de capital en la que predominen los flujos privados; iii) un historial de acceso continuo de entidades soberanas a los mercados internacionales de capital en condiciones favorables; iv) un nivel de reservas relativamente holgado en el momento de solicitar la LCF con carácter precautorio; v) finanzas públicas sólidas, incluida una situación sostenible de la deuda pública; vi) un nivel de inflación bajo y estable, en el contexto de un marco sólido de política monetaria y cambiaria; vii) inexistencia de problemas de solvencia bancaria que planteen la amenaza inmediata de una crisis bancaria sistémica; viii) una supervisión eficaz del sector financiero, y ix) transparencia e integridad de los datos.

Fortalecimiento de los acuerdos stand-by. Las reformas de los acuerdos stand-by —el principal instrumento de préstamos del FMI para la resolución de crisis— se orientan a flexibilizar estos acuerdos y asegurar que estén disponibles como instrumento de prevención de crisis para los países que no reúnen los requisitos para acceder a la LCF. El nuevo marco para los acuerdos stand-by permitirá altos niveles de acceso con carácter precautorio y ofrecerá mayor flexibilidad al permitir que el acceso sea inmediato y al reducir la frecuencia de las revisiones y las compras cuando así lo justifiquen la solidez de las políticas del país en cuestión y la naturaleza del problema de balanza de pagos con que este se ve confrontado.

Duplicación de los límites de acceso. Se duplican los límites de acceso de los países a los préstamos no concesionarios. Los nuevos límites anual y acumulativo de acceso a los recursos del Fondo son de 200% y 600% de la cuota, respectivamente. Estos mayores límites tienen por objeto infundir en los países confianza en que podrán tener acceso a recursos suficientes para atender sus necesidades de financiamiento. Seguirá proporcionándose acceso por encima de estos límites en función de las circunstancias de cada caso conforme a los procedimientos de acceso excepcional, que también se están clarificando y simplificando.

Adaptación y simplificación de las estructuras de costos y vencimientos. A fin de crear los incentivos correctos en lo que respecta a la obtención de préstamos del FMI, también se reforman las estructuras de costos y vencimientos para los préstamos de carácter precautorio y alto nivel de acceso. Al derogarse las normas sobre expectativas de recompra dentro de plazos específicos —un mecanismo administrativo establecido con el objeto de inducir reembolsos anticipados— se prolongarán efectivamente los períodos de gracia y se simplificarán los calendarios de reembolso de los préstamos del FMI. Este mecanismo administrativo se reemplaza adoptando una nueva sobretasa determinada en función del plazo, lo cual, junto con la simplificación de las sobretasas basadas en el nivel de acceso, ayudará a mitigar los riesgos de crédito sin incrementar el costo del endeudamiento para los países que reembolsen puntualmente los préstamos del FMI. La nueva escala de comisiones por inmovilización de fondos, que aumentan en función del volumen de los préstamos de carácter precautorio, ayudará a atemperar los riesgos de liquidez para el FMI sin desalentar el pronto acceso a los recursos de la institución.

Reforma de los servicios financieros para los países miembros de bajo ingreso. Además de la reforma de la condicionalidad estructural, que se aplica también a los mecanismos de préstamo de carácter concesionario a los que pueden recurrir los países de bajo ingreso, el FMI está considerando modificaciones de sus servicios de crédito concesionario a fin de reforzar sus instrumentos crediticios para proporcionar financiamiento a corto plazo y de emergencia a los países de bajo ingreso.

Simplificación de los instrumentos crediticios. Se suprimen algunos servicios financieros que no se han utilizado en los últimos tiempos (el Servicio de Complementación de Reservas y el Servicio de Financiamiento Compensatorio).

Fortalecimiento de los recursos del FMI. Se requiere un aumento sustancial de los recursos del FMI para infundir en los países plena confianza en que la institución dispondrá de los fondos suficientes en caso de que necesitaran recurrir a sus préstamos. Japón ya ha suministrado al FMI US$100.000 millones adicionales para aumentar a alrededor de US$350.000 millones los recursos prestables de la institución para hacer frente a la crisis en curso, y la Unión Europea ha comprometido EUR 75.000 millones. Se está procurando incrementar aún más los recursos del FMI antes de la cumbre que el G-20 celebrará en Londres el 2 de abril, y por lo menor duplicar los recursos concesiones para países de bajo ingreso.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100