América Latina y el Caribe están experimentando un repunte económico veloz pero desigual, según el informe del FMI

Comunicado de Prensa No. 10/178 (S)
4 de mayo de 2010

La recuperación de América Latina y el Caribe está avanzando más rápido de lo previsto pero a un ritmo desigual entre los países, afirma el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la última edición del informe Perspectivas económicas regionales: Las Américas, presentado en el día de la fecha en Montevideo, Uruguay. Según el informe, el crecimiento de la región continúa cobrando dinamismo, impulsado principalmente por un fuerte repunte del consumo privado y por la mejora de las condiciones externas. Las proyecciones para 2010 indican un crecimiento de 4% del PIB regional, tras una contracción de 1,8% en 2009. Sin embargo, el informe observa marcadas diferencias en las perspectivas económicas para distintos países.

“En términos generales, esperamos un buen desempeño de las economías de la región en 2010”, declaró Nicolás Eyzaguirre, Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI. “Pero dentro de este panorama regional, los países con estrechos vínculos a los mercados financieros internacionales probablemente experimenten una reactivación más vigorosa, gracias al acceso a un financiamiento externo abundante y a los precios elevados de sus materias primas de exportación. Por otra parte, algunas de las economías más pequeñas tendrán un crecimiento más anémico, e inclusive algunas de ellas sufrirán una contracción. Por lo tanto, el enfoque de la política económica deberá variar considerablemente según las condiciones en cada país para lograr una recuperación sostenible”.

Para analizar las perspectivas regionales, el informe divide América Latina y el Caribe (ALC) en cuatro grupos: 1) exportadores de materias primas que gozan de pleno acceso a los mercados financieros internacionales (como Brasil, Chile, Colombia, México y Perú); 2) otros exportadores de materias primas; 3) importadores de materias primas que dependen mucho del turismo extranjero (principalmente países del Caribe); y 4) otros importadores de materias primas (incluyendo muchos países de América Central que dependen de las remesas enviadas por trabajadores desde el extranjero).

Para el primer grupo, el reto consiste en manejar lo mejor posible la fase de expansión del ciclo económico en medio de condiciones externas muy favorables. A medida que la actividad económica se recupera y se cierran las brechas de la inflación y del producto, será necesario retirar paulatinamente el estímulo macroeconómico, comenzando por la política fiscal, principalmente en aquellos países donde la demanda privada está cobrando fuerte impulso. En algunos países del grupo de otros exportadores de materias primas, un desafío clave será evitar los patrones de prociclicidad fiscal del pasado, en un contexto de aumento de la recaudación tributaria por la mejora en los precios de exportación de las materias primas. Muchos países importadores de materias primas que prácticamente han agotado el margen de estímulo macroeconómico deben actuar con prudencia, reservando el espacio que les queda y, de ser posible, reponiéndolo para poder hacer frente a eventuales riesgos a la baja del crecimiento. En los países dependientes del turismo, cuya actividad económica se vio perjudicada por la debilidad del empleo en las economías avanzadas, la política económica debe centrarse en reducir la vulnerabilidad de los sectores más pobres y mantener la estabilidad macroeconómica.

En Estados Unidos y Canadá, donde la reactivación ya está en marcha, la política económica a corto plazo se está orientando hacia las estrategias de salida. Como corresponde, se está manteniendo el estímulo para respaldar el crecimiento. Pero Estados Unidos tendrá que poner pronto la atención en controlar los desequilibrios fiscales. En particular, será esencial elaborar una estrategia sólida de consolidación a mediano plazo para apuntalar la confianza en la sostenibilidad fiscal.

En guardia frente a nuevos booms

El informe profundiza en los desafíos de política que plantea el retorno a las condiciones financieras externas favorables, y analiza cómo respondieron las economías de América Latina y otras regiones en el pasado ante condiciones similares. Los episodios de financiamiento externo barato y abundante generan el riesgo de un ciclo de auge y colapso, ya que pueden disparar el crédito y la demanda interna, crear burbujas de precios de los activos y agudizar los déficits en cuenta corriente.

“Las condiciones financieras externas fáciles en general favorecen a las economías emergentes”, señaló Eyzaguirre. “Pero estos episodios temporarios acarrean riesgos que hay que controlar. Es importante evitar que el financiamiento fácil ponga en marcha una expansión demasiado rápida de la demanda y del crédito, creando un nuevo boom que podría terminar mal”.

El informe concluye que depende de la política económica evitar esos riesgos. “Un mensaje importante de nuestro análisis es que las políticas pueden mitigar o amplificar los riesgos vinculados al financiamiento externo fácil”, puntualizó Eyzaguirre. “Por ella, las decisiones que tomen las autoridades ahora son muy importantes para evitar problemas más adelante”.

La situación exige todo un conjunto de políticas, dijo Eyzaguirre. “Lo prioritario es permitir una flexibilidad significativa del tipo de cambio, mantener la disciplina fiscal y utilizar la política fiscal para moderar el crecimiento excesivo de la demanda, así como emplear políticas macroprudenciales para mantener la estabilidad de los sistemas financieros”. Si estas medidas adoptadas conjuntamente resultan insuficientes, explicó, una tributación cuidadosa de las entradas de capital podría ayudar transitoriamente.

Para acceder al texto completo del informe, haga clic en el siguiente enlace:

http://www.imf.org/external/spanish/pubs/ft/reo/2010/whd/wreo0510s.pdf

Para obtener fotos del evento de lanzamiento del informe en Montevideo, Uruguay, visite la página del FMI en Flickr, http://www.flickr.com/imfphoto



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100