Declaración de la misión del FMI a Paraguay

Comunicado de Prensa No. 11/233
14 de junio de 2011

Una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) visitó Paraguay del 1 al 14 de junio de 2011, con el fin de dialogar con las autoridades gubernamentales y representantes del sector privado, como parte de las consultas de rutina con los países miembros del FMI. Al final de la misión, el jefe de la misma, Lisandro Ábrego, emitió la siguiente declaración hoy en Asunción:

“Paraguay sobrellevó bien la crisis global, sustentado por una respuesta apropiada en términos de políticas económicas. En 2010, el crecimiento económico tuvo un fuerte repunte y el Producto Interno Bruto (PIB) real creció 15%, impulsado por condiciones externas favorables, una cosecha sin precedentes, y un fuerte estímulo monetario y alto crecimiento del crédito. La política fiscal fue apropiadamente anti-cíclica en 2010, mientras que la deuda pública continuó en descenso. El crecimiento del gasto se mantuvo bajo control y los ingresos tributarios aumentaron marcadamente, permitiendo al gobierno central lograr un superávit de alrededor del 1,5% del PIB y retirar la mayor parte del estímulo fiscal proporcionado en 2009.

“Al mismo tiempo, han emergido presiones de sobrecalentamiento, como resultado del agotamiento de la capacidad no utilizada. La inflación subyacente aumentó a 10,3% en mayo de 2011 —una de las más altas de la región—, impulsada mayormente por el crecimiento de la demanda interna. A pesar de términos de intercambio muy favorables, la cuenta corriente externa se debilitó sustancialmente en 2010, registrando un déficit de 2.8% del PIB. El Banco Central del Paraguay (BCP) empezó a restringir la política monetaria a mediados de 2010, y las tasas de política han aumentado en 775 puntos básicos desde entonces, de niveles cercanos al cero. Sin embargo, las tasas de política monetaria reales siguen siendo negativas y las tasas de depósitos y préstamos han aumentado solo módicamente en términos reales, mientras que el crecimiento interanual del crédito sigue aún muy alto, en 42% a abril de 2011.

“El sistema bancario ha permanecido sólido. La rentabilidad de los bancos continúa muy alta comparado con niveles internacionales. Indicadores clave de solidez financiera, como el coeficiente de adecuación de capital y el coeficiente de cartera en mora, están en niveles adecuados, aunque las previsiones son relativamente bajas. A fines de 2010, el BCP apropiadamente aprobó medidas para fortalecer los colchones del sistema financiero, incluidas mayores previsiones para préstamos genéricos y aumento del capital mínimo requerido para bancos e instituciones financieras. Aunque las normas de regulación y supervisión para las cooperativas mejoraron en algunas áreas, siguen siendo menos rigurosas que para los bancos.

“En línea con las tendencias regionales, el guaraní se ha fortalecido significativamente con relación al dólar en los últimos meses, sustentado por mejoras en los fundamentos económicos y mayores flujos de capitales. El BCP correctamente permitió que el tipo de cambio se ajuste, si bien intentó contener las presiones a la apreciación al aumentar su intervención en el mercado cambiario. Aunque la apreciación reciente fue sustancial en términos reales, la misión estima que el guaraní sigue básicamente alineado con los fundamentos económicos de mediano plazo, en vista de las mejoras en los términos de intercambio que se han producido simultáneamente.

“El crecimiento real del PIB para 2011 se proyecta en 6,7%, reflejando una sólida expansión del sector agrícola, condiciones macroeconómicas expansivas, y una fuerte confianza por parte del sector privado. Bajo las actuales políticas macroeconómicas, y como resultado de las presiones de exceso de demanda interna, el alza de los precios de los productos básicos y presiones de costo (por el aumento del salario mínimo, por ejemplo), la inflación probablemente se mantendrá levemente por encima del 10% hacia fines de 2011. El déficit de la cuenta corriente del balance de pagos continuaría incrementándose en 2011, llegando a 3,8% del PIB, antes de moderarse un poco en el mediano plazo. La política fiscal se volvería expansiva este año, impulsada por fuertes aumentos en los gastos corrientes y de capital. Existe también el riesgo de que el balance fiscal continúe deteriorándose en 2012, en la medida en que aumenten las presiones de gasto en anticipación de las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2013.

“Las políticas económicas necesitarán seguir ajustándose para asegurar un aterrizaje suave de la economía. Deberían ser orientadas a reducir los excesos de demanda para limitar los efectos de segunda ronda del alza en los precios de los productos básicos y reducir a la vez la inflación subyacente y el déficit de la cuenta corriente externa, así como para preservar la estabilidad del sistema financiero. El alza de los precios también plantea una amenaza para los logros de las políticas sociales, pues afecta desproporcionadamente a los segmentos más pobres de la población, quienes son menos propensos a beneficiarse del aumento en los ingresos y las oportunidades.

“El BCP necesitará seguir monitoreando de cerca el crecimiento del crédito, la inflación y el desenvolvimiento de la actividad económica, y normalizando las condiciones monetarias. La política fiscal en 2011 y más allá debería volverse por lo menos neutra, si no anti-cíclica, para reducir la carga de la política monetaria en sus esfuerzos para bajar las presiones de la demanda interna. A tal fin, el control del crecimiento del gasto corriente y el ahorro de los ingresos por encima de lo previsto serán críticos. Estas correcciones a las políticas macroeconómicas deberían ser complementadas con medidas macro-prudenciales enfocadas selectivamente a vulnerabilidades y riesgos específicos del sistema financiero, y que al mismo tiempo ayudan a reducir el crecimiento excesivo del crédito. En esta etapa del ciclo económico del Paraguay, será importante desalentar la toma de riesgos excesivos en el sector financiero que se traduzcan en riesgos para la estabilidad financiera del país, ganada con mucho esfuerzo, y al mismo tiempo alentar al sector a constituir colchones que aumenten su resistencia a potenciales cambios en el actual entorno económico interno y externo favorable.

“Se necesitan mayores ingresos tributarios para tratar deficiencias importantes en materia de infraestructura y de servicios sociales básicos. La misión apoya fuertemente los esfuerzos del gobierno para implementar el impuesto a la renta personal a la brevedad posible. También será esencial asegurar la gestión sólida de los mayores ingresos provenientes de la venta de energía de Itaipú. La misión apoya los planes de las autoridades de resguardar los ingresos adicionales colocándolos en un fondo especial que financiaría proyectos de infraestructura y de formación de capital humano de alto retorno y erigiría una reserva anti-cíclica. Al mismo tiempo, recomienda que una parte significativa de estos ingresos se utilicen para constituir el fondo de reserva anti-cíclico.

“La misión apoya los planes recientemente anunciados por el BCP para implementar un régimen de metas de inflación. Muchos de los componentes necesarios para este paso ya existen, gracias a las reformas de larga data y sostenidas, y al fortalecimiento institucional del BCP. La rápida implementación de la recapitalización del BCP y la modernización del sistema de pagos también son necesarias para complementar esta decisión, consolidar aún más la credibilidad del banco central e incrementar la efectividad de las operaciones de política monetaria. Asimismo, la misión sugiere a las autoridades implementar las recomendaciones del reciente Programa de Evaluación del Sistema Financiero (FSAP), con miras a fortalecer aún más la regulación y supervisión de los bancos, las financieras y las cooperativas de ahorro y préstamo.

“Finalmente, la misión desea agradecer a las autoridades gubernamentales y a los representantes del sector privado de Paraguay por el diálogo muy abierto y estimulante y por su cálida hospitalidad y cooperación. La relación constructiva y cordial entre Paraguay y el FMI continuará. Como en el pasado, el FMI, se mantiene presto a brindar asesoría y asistencia técnica en las áreas de su competencia, y le desea a Paraguay el mayor éxito en sus esfuerzos para lograr un crecimiento sustentable y equitativo.”



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100