El FMI concluye la misión a Uruguay sobre la Consulta del Artículo IV de 2013

Comunicado de Prensa No.13/390 (S)
4 de octubre de 2013

Una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) visitó Uruguay del 23 de septiembre al 4 de octubre para realizar la consulta anual del país sobre el Artículo IV. La misión se reunió con el Ministro de Economía y Finanzas Fernando Lorenzo, el Presidente del Banco Central Mario Bergara, otros altos funcionarios, académicos y representantes del sector privado. Al concluir la visita, Oya Celasun, jefa de la misión, realizó la siguiente declaración:

“Tras la década de expansión vigorosa, el crecimiento de la economía uruguaya se ha moderado a un ritmo más sostenible. La demanda externa se ha debilitado, pero la demanda interna conserva el vigor. Proyectamos un crecimiento de 4% para 2013 y de alrededor de 3,5% para 2014–15. La inflación continúa por encima de la banda fijada como meta. El déficit en cuenta corriente ha aumentado, pero se prevé que disminuirá a medida que la demanda externa se recupere gradualmente. La inversión extranjera directa sigue siendo fuerte.

Existen riesgos en torno a las perspectivas económicas, que son generalmente sólidas, derivados de factores mundiales, regionales y nacionales. Las perspectivas para los socios comerciales de la región podrían encerrar algunos riesgos a la baja para Uruguay, con efectos potenciales a través del comercio, el turismo y la IED. Los escenarios de riesgo a la baja mundial incluyen una disminución perdurable de los precios de las materias primas de exportación y el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales. En cuanto a los riesgos internos, las continuas y fuertes alzas de los costos laborales podrían traducirse en un aumento de la inflación y una mayor apreciación real, y la consiguiente pérdida de competitividad externa terminaría dañando la exportación y el crecimiento.

Las vulnerabilidades macrofinancieras se encuentran contenidas. El gobierno central tiene una estructura de pasivos sólida gracias a una astuta gestión de la deuda; también mantiene un nivel holgado de activos externos y líneas de crédito contingente. Es poco probable que el sistema financiero uruguayo amplifique o propague shocks externos dado su pequeño tamaño y sus vínculos tenues con el sector real; los bancos están bien regulados y sus balances en general parecen ser sólidos. El banco central y los bancos comerciales mantienen sustanciales posiciones en activos externos netos.

El hecho de que la inflación persista por encima del tope de la banda fijada como meta por el Banco Central del Uruguay sigue siendo un tema de importancia para la política macroeconómica. La misión da la bienvenida a la adopción de una orientación más restrictiva en los dos últimos meses, de la que da fe el aumento de los rendimientos nominales en pesos.

Al mismo tiempo, la modificación reciente de la meta operativa de la política monetaria ha planteado nuevos retos prácticos y realzado más la importancia de la comunicación. Un esfuerzo mayor por parte del Banco Central para comunicar sus objetivos de orientación de la política monetaria e inflación ayudaría a los participantes en el mercado a adaptarse al nuevo marco operativo y atenuaría la volatilidad del mercado. En el futuro, habrá que observar de cerca en qué medida permite el nuevo régimen cumplir con las metas de inflación.

En la opinión de la misión, para respaldar el objetivo de reducir la inflación es crítico moderar el aumento real de los sueldos. Al mismo tiempo, en vista de los riesgos a la baja, la reducción de la indexación retrospectiva de los sueldos ayudaría a proteger el empleo.

Una posición política fiscal mas restrictiva también ayudaría a aliviar parte de la carga que recae en la política monetaria a la hora de moderar la inflación. Asimismo, ayudaría mantener la deuda neta en una senda descendente, lo cual constituye un objetivo adecuado teniendo en cuenta la incertidumbre de la situación mundial que caracterizaría a los años venideros.

La misión es consciente de las circunstancias que condujeron a la adopción de un encaje legal para las compras externas de títulos públicos de emisión local, ya que en el momento en que se instituyó esa política había poco margen para contrarrestar con una distensión monetaria o un endurecimiento expeditivo de la política fiscal las presiones de apreciación de la moneda generadas por la entrada de inversión de cartera. No obstante, esas medidas de gestión de flujos de capitales deberían ser provisionales y deberían eliminarse una vez que haya indicios claros de que la escalada de la entrada de capitales se ha atenuado.

Las perspectivas a mediano plazo de Uruguay son favorables en términos generales, pero exigirán diversas medidas de política para mantener un crecimiento sólido y estable. Específicamente, incrementar la infraestructura pública y la eficiencia de los mercados de trabajo ayudaría a sustentar un nivel elevado de la productividad y la inversión, y a mejorar la competitividad. Ampliando el acceso al financiamiento y estimulando el desarrollo del mercado de capitales, se incrementaría la contribución del sector financiero al crecimiento.



DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100