Comunicado de la Vigésima Octava Reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional

Comunicado de Prensa No. 13/401 (S)
12 de octubre de 2013

Bajo la presidencia del Sr. Tharman Shanmugaratnam, Viceprimer Ministro de Singapur y Ministro de Hacienda

La recuperación mundial continúa. Sin embargo, el crecimiento sigue siendo tenue, y persisten los riesgos a la baja y están surgiendo algunos riesgos nuevos. Hay señales alentadoras de un repunte de la actividad en las economías avanzadas, mientras que en muchas economías de mercados emergentes el crecimiento se ha moderado. En general, en los países de bajo ingreso el crecimiento se ha mantenido resistente. Sobre la base de los avances recientes implementaremos políticas de mayor alcance y más coherentes para lograr un crecimiento sólido, sostenible y equilibrado, reduciendo al mismo tiempo la volatilidad del mercado. Para esto será necesario manejar con cautela múltiples transiciones, entre ellas un giro en la dinámica del crecimiento, la normalización de las condiciones financieras internacionales, el logro de la sostenibilidad fiscal, un reequilibrio de la demanda mundial y el avance hacia un sistema financiero mundial más estable. En muchos países existen razones para adoptar políticas estructurales a fin de estimular la productividad, reducir el desempleo y lograr un crecimiento más inclusivo. Celebramos las orientaciones definidas en la Agenda Mundial de Políticas presentada por la Directora Gerente.

Economías avanzadas. La recuperación en Estados Unidos ha ganado terreno, en Japón las medidas de estímulo han inducido una recuperación, la zona del euro está saliendo de la recesión, y en algunas otras economías avanzadas, entre ellas el Reino Unido, el crecimiento ya está reactivándose. Las políticas monetarias laxas, que han ayudado a respaldar el crecimiento mundial manteniendo la estabilidad de precios, siguen siendo apropiadas y deben ir acompañadas de políticas fiscales creíbles, así como de nuevas reformas estructurales y del sector financiero. La transición hacia la normalización de la política monetaria, cuando tenga lugar en el contexto de un crecimiento reforzado y sostenido, deberá efectuarse en el momento adecuado, estar calibrada cuidadosamente y ser comunicada con claridad. Cuando las circunstancias del país lo permitan, los planes fiscales a mediano plazo deberán implementarse de manera flexible teniendo en cuenta las condiciones económicas a corto plazo con el fin de apoyar el crecimiento y la creación de empleo, encauzando al mismo tiempo la deuda pública hacia una trayectoria sostenible. Estas medidas ayudarán a mitigar los riesgos y hacer frente a los efectos de contagio, incluidos los derivados de la mayor volatilidad de los flujos de capitales, así como a lograr un crecimiento sólido, sostenido y equilibrado. Estados Unidos necesita tomar medidas urgentes para abordar las incertidumbres fiscales a corto plazo. La zona del euro debe seguir avanzando hacia la creación de una unión bancaria y seguir reduciendo la fragmentación del mercado financiero. Japón debe poner en marcha una consolidación fiscal a mediano plazo, y reformas estructurales para vigorizar el crecimiento.

Países de mercados emergentes y en desarrollo. El crecimiento en las economías de mercados emergentes sigue aportando la mayor parte del crecimiento mundial, pero se ha moderado, en unos pocos casos a un nivel más sostenible. Los fundamentos económicos y los marcos de política en general son más firmes, pero persisten desafíos estructurales internos. La reciente volatilidad en los flujos de capitales y en los mercados financieros ha creado nuevos desafíos en algunos países. Las políticas macroeconómicas, incluidas las políticas cambiarias, deben ser sólidas. Cuando se deba hacer frente a riesgos para la estabilidad macroeconómica o financiera derivados de fuertes flujos de capitales volátiles, el necesario ajuste de política macroeconómica podría estar respaldado por medidas prudenciales y, según corresponda, por medidas de gestión de los flujos de capitales. La consolidación fiscal sigue teniendo alta prioridad en los países con fuertes desequilibrios fiscales, en tanto que otros países deben recomponer los márgenes para la aplicación de políticas, a menos que el crecimiento se deteriore notablemente. La aplicación de políticas para abordar los obstáculos estructurales y mejorar la productividad es una tarea continua encaminada al logro de un crecimiento sólido, sostenible y equilibrado. Reconocemos el esfuerzo desplegado por muchas economías en desarrollo más pequeñas, especialmente en África, para sustentar un crecimiento más vigoroso, incrementar la participación y transformar sus estructuras económicas. Celebramos la mayor interacción del FMI con los Estados pequeños y esperamos con interés la implementación del programa de trabajo para respaldarlos. Reconocemos los desafíos que enfrentan los países árabes en transición y los alentamos a ejecutar las reformas necesarias para lograr un crecimiento sostenible y crear empleo. Los donantes de la región han proporcionado apoyo sustancial, y solicitamos a los socios bilaterales y multilaterales que refuercen sus contribuciones, según corresponda, en apoyo de las reformas. Instamos al FMI a proporcionar mayor respaldo financiero, asesoramiento en materia de políticas y fortalecimiento de las capacidades adaptándolos a las necesidades y circunstancias específicas de cada país.

Países de bajo ingreso. El crecimiento en general ha seguido siendo resistente. El fortalecimiento de los saldos fiscales y de las reservas, entre otras formas a través de la movilización de ingresos públicos y una mejor focalización de los subsidios, puede crear márgenes de maniobra que podrían usarse en el caso de que se materializaran los riesgos a la baja. Un crecimiento sostenido y más inclusivo exige medidas continuas para promover la profundización financiera, inversión y servicios públicos productivos y una gestión prudente de la riqueza proveniente de los recursos naturales. Celebramos que se hayan recibido las seguridades necesarias para lograr que el crédito concesionario del FMI a los países de bajo ingreso sea autosustentable, e instamos ahora a los países miembros a cumplir sus promesas.

Coherencia de las políticas. El FMI debe seguir siendo un foro para estimular el análisis y un diálogo multilateral que promueva la coherencia de las políticas y la acción concertada para gestionar los efectos de contagio, incluidos los derivados de la normalización de la política monetaria que se espera que tenga lugar en su momento, mitigar los riesgos y apoyar un crecimiento sólido, sostenible y equilibrado, y la creación de empleo. Los desequilibrios mundiales han disminuido, por razones tanto estructurales como cíclicas, pero el reequilibrio sigue siendo un objetivo prioritario. En el futuro, en muchos países las políticas tendrán que desempeñar una función más importante para sostener el ajuste. Los países con déficits deben seguir incrementando el ahorro nacional y la competitividad, mientras que los países con superávits necesitan estimular las fuentes internas de crecimiento. Reafirmamos nuestro compromiso de abstenernos de realizar devaluaciones competitivas y de toda modalidad de proteccionismo. Es necesario implementar sin demora y de manera coherente las reformas financieras mundiales, en ámbitos tales como los de las instituciones “demasiado grandes para quebrar”, las normas internacionales de capital, las resoluciones transfronterizas, los mercados de derivados y los posibles riesgos sistémicos de la banca paralela. Se requieren nuevos avances para subsanar las deficiencias de los datos, mejorar la transparencia fiscal, combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo y luchar contra la evasión y elusión fiscal transfronteriza. Alentamos al FMI a examinar estas cuestiones como parte de su supervisión bilateral y multilateral, y a trabajar en colaboración con otras instituciones internacionales.

Supervisión a cargo del FMI. Celebramos los avances logrados en la implementación del marco reforzado de supervisión del FMI, entre otras formas a través de la Estrategia de Supervisión Financiera, el informe piloto sobre el sector externo, el informe sobre efectos de contagio y un análisis más profundo de las vinculaciones macrofinancieras en las consultas de Artículo IV y un asesoramiento individualizado sobre cómo promover el crecimiento inclusivo y la creación de empleo. Aguardamos con interés el próximo Examen Trienal de la Supervisión, así como nuevos análisis sobre las políticas monetarias y macroprudenciales y los efectos de contagio asociados a las mismas, la suficiencia de las reservas, los indicadores de liquidez mundial, los flujos de capitales y la interacción de las vulnerabilidades de los sectores público y privado.

Préstamos del FMI. El financiamiento externo, incluido el de carácter precautorio, puede ayudar a facilitar un ajuste ordenado. El FMI sigue estando dispuesto a ofrecer financiamiento para reformas y ajustes apropiados. Esperamos con interés que se mantenga de manera continua un diálogo flexible y voluntario entre el FMI y los mecanismos de financiamiento regionales, que se examinen algunos instrumentos fundamentales (la Línea de Crédito Flexible, la Línea Precautoria y de Liquidez y el Instrumento de Financiamiento Rápido), que se sigan examinando los programas para crisis y que se vuelva a considerar la política del FMI sobre préstamos en situaciones de alto nivel de endeudamiento. Aguardamos asimismo con interés la conclusión del examen de la política del FMI sobre límites de endeudamiento, reconociendo la importancia de fortalecer y promover prácticas de financiamiento sostenible en todas las partes involucradas.

Estructura de gobierno. Seguimos asignando la máxima prioridad a la reforma de la estructura de gobierno y el régimen de cuotas del FMI con el fin de reforzar la credibilidad, legitimidad y eficacia de la institución. Instamos a todos los países miembros que aún no han ratificado las reformas de 2010 a que lo hagan sin dilación. Seguimos comprometidos a llevar a término la Decimoquinta Revisión General de Cuotas para enero de 2014, e instamos al Directorio Ejecutivo del FMI a llegar a un acuerdo sobre una nueva fórmula de cálculo de las cuotas como parte de dicha revisión. Reafirmamos que se espera que cualquier realineación de las cuotas relativas tenga como resultado aumentos de las cuotas de las economías dinámicas, acordes a su posición relativa en la economía mundial, y por lo tanto probablemente aumentos de la participación que corresponde a los países de mercados emergentes y los países en desarrollo en su conjunto. Deben tomarse medidas para proteger la voz y la representación de los países más pobres.

Próxima reunión del CMFI. Nuestra próxima reunión tendrá lugar en la ciudad de Washington el 11–12 de abril de 2014.

La lista de asistentes figura en: http://www.imf.org/external/spanish/am/2013/imfc/attendees/index.htm



DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100