Misión del FMI concluye visita a Bolivia para la Consulta del Artículo IV

Comunicado de Prensa No. 13/455
18 de noviembre 2013

Un equipo del Fondo Monetario Internacional visitó Bolivia del 6 al 18 de noviembre de 2013 como parte de la consulta anual con los miembros de la institución1. El equipo se reunió con el Ministro de Economía y Finanzas Públicas Luis Arce, el Presidente del Banco Central Marcelo Zabalaga, así como con otros altos funcionarios públicos y representantes del sector privado.

Hoy, al final de la visita, Ana Corbacho, jefa de misión para Bolivia, emitió el siguiente comunicado en La Paz.

“Desde mediados de la década del 2000, el desempeño macroeconómico de Bolivia ha sido muy bueno. La estabilidad macroeconómica y las políticas sociales han contribuido a un aumento importante del ingreso promedio de la población y a reducir la pobreza y la desigualdad en la distribución del ingreso. El manejo prudente de las políticas macroeconómicas conllevó al ahorro de parte de los ingresos provenientes del auge de los precios internacionales de los hidrocarburos, fortaleciendo la capacidad de la economía para resistir choques externos. En vista de este fortalecimiento, la economía boliviana fue una de las pocas en América Latina que mantuvo un crecimiento positivo durante la crisis global de 2008-09 y continuó con dinamismo en todos los años subsiguientes.

“Para el año 2013, el equipo técnico del FMI espera que la economía boliviana crezca alrededor del 6,7%, la tasa de crecimiento más alta de la última década, impulsada principalmente por los elevados volúmenes de exportación de gas natural y una fuerte contribución de la inversión publica. Para el año 2014, se espera que la economía boliviana crezca a una tasa más moderada en línea con términos de intercambio un poco menos favorables. No obstante, existen factores regionales y mundiales que podrían presentar riesgos a la baja; dos de los más importantes son una caída fuerte de los precios internacionales de hidrocarburos o una desaceleración de la actividad comercial con países vecinos. Sin embargo, el holgado nivel de reservas internacionales con las que cuenta el país permitiría a las autoridades mitigar el efecto adverso de choques externos si estos se materializaran. Asimismo, los esfuerzos en camino para industrializar el sector de materias primas y aumentar el valor agregado de las exportaciones podrán ayudar a fomentar el crecimiento potencial y la diversificación de la economía.

“Mirando hacia los retos para la economía boliviana, el equipo técnico del FMI considera prioritario asegurar que el alza reciente en los precios de algunos alimentos no se transforme en un aumento generalizado de la inflación. Nuestras proyecciones sugieren que la tasa de inflación anual a finales del 2013 estará alrededor del 7,5% y que podrá disminuir paulatinamente durante el 2014 dadas las políticas en curso. Las autoridades han respondido al choque inflacionario retirando liquidez del sistema financiero, permitiendo un gradual aumento de las tasas de interés y procurando una desaceleración del crédito al consumo. Los resultados de estas medidas se empiezan a visualizar, con una moderación de la inflación en octubre. Si las presiones inflacionarias demuestran ser más persistentes que lo esperado, será necesario continuar con el endurecimiento de las condiciones monetarias.

“Asimismo, el equipo del FMI considera muy importante fortalecer el mandato de estabilidad de precios del Banco Central de Bolivia. La práctica reciente de asignar al banco central la función de otorgar crédito a empresas públicas es contraproducente para la solvencia del banco central y la estabilidad macroeconómica en el largo plazo. Es posible crear otros mecanismos para otorgar préstamos a empresas públicas, por ejemplo un fondo soberano administrado por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. El fondo FINPRO podría cumplir esta función, siempre que fuese dotado de una estructura de gobernanza sólida y que sus actividades estuviesen guiadas por criterios claros de inversión y rendimiento que aseguren beneficios tanto por las generaciones actuales como futuras.

“Las perspectivas de crecimiento favorables relevan la importancia de mantener una política fiscal prudente que no sobre estimule la demanda agregada. Para 2013, esperamos que el sector público no financiero alcance un superávit fiscal de alrededor de 0,5% del PIB. Para el año 2014, sería recomendable que la política fiscal tuviese un efecto neutral sobre la demanda interna, requiriendo nuevamente un superávit fiscal. Igualmente, es primordial que las autoridades adopten un marco fiscal de mediano plazo que asegure la equidad inter-generacional y facilite un margen fiscal para inversión y políticas sociales con alto impacto en el desarrollo. Es prioritario explorar nuevas reservas de gas natural y aliviar el impacto que tendría el agotamiento de los recursos de hidrocarburos proyectado para 2023. El éxito de estos esfuerzos recae en promulgar un marco legal estable y claro y un buen clima de negocios para atraer mayores niveles de inversión privada.

“El sistema financiero boliviano se mantiene sólido y bien capitalizado. Sin embargo la nueva Ley de Servicios Financieros podría acarrear riesgos a la estabilidad financiera. La ley contiene varios elementos positivos que fortalecerán la red de seguridad y la integridad del sistema financiero. El énfasis que la ley otorga a los objetivos de inclusión financiera y desarrollo productivo también son apropiados, pero los instrumentos escogidos (p.ej. topes a tasas de interés y cuotas mínimas de cartera) podrían traducirse en menor rentabilidad y capitalización del sistema financiero y, por tanto, en una menor oferta de fondos prestables en el mediano plazo. Asimismo, las distorsiones en el precio y asignación del crédito podrían complicar el manejo de la política monetaria y contribuir al sobreendeudamiento de ciertos grupos de la población. Los objetivos planteados en la ley podrían lograrse con otros instrumentos que mitiguen los riesgos sistémicos asociados al financiamiento de clientes pequeños o con poca experiencia financiera.

“Quisiéramos aprovechar esta oportunidad para agradecer a las autoridades y a representantes del sector privado de Bolivia por su disposición a un diálogo abierto y por su cooperación.”


1 iConforme al Artículo IV de su Convenio Constitutivo, el FMI mantiene conversaciones bilaterales con sus miembros, generalmente cada año. Un equipo de funcionarios visita el país, recoge información económica y financiera y examina con las autoridades nacionales la evolución y las políticas económicas del país. A su regreso a la sede, los funcionarios preparan un informe, que sirve como base para las deliberaciones en el Directorio Ejecutivo.



DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100