Comunicado de la vigésima segunda reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional de la Junta de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional

Bajo la presidencia del Dr. Youssef Boutros-Ghali, Ministro de Hacienda de Egipto, el 9 de octubre de 2010

Economía mundial. La recuperación económica está avanzando, pero sigue siendo frágil y desigual entre unos países y otros. Confrontados con esta fuente de tensión potencial, subrayamos nuestro firme compromiso de seguir trabajando en colaboración para asegurar un crecimiento sólido, sostenible y equilibrado y evitar la adopción de medidas de política que nos impidan alcanzar este objetivo compartido. Nuestras prioridades son subsanar la persistente fragilidad en el sector financiero; garantizar un vigoroso crecimiento de la demanda del sector privado y la creación de empleo; asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas y de la deuda; trabajar para lograr una estructura más equilibrada de crecimiento mundial; reconocer las responsabilidades de los países superavitarios y los deficitarios; y afrontar los desafíos que entrañan la volatilidad y la magnitud de los movimientos de capitales, que pueden ser desestabilizantes. El rechazo del proteccionismo en todas sus formas debe seguir siendo un elemento clave de nuestra respuesta coordinada frente a la crisis; es necesario redoblar los esfuerzos para asegurar cuanto antes una exitosa conclusión de la Ronda de Doha.

Reforma del sector financiero. Manifestamos nuestra satisfacción por el reciente acuerdo de Basilea sobre una mejora sustancial de la calidad y cantidad del capital bancario, así como la introducción de una norma mundial en materia de liquidez y un coeficiente de apalancamiento. Esperamos con interés una implementación plena, oportuna y coherente en todas las jurisdicciones, que mejorará la capacidad de resistencia del sector financiero. Deberán redoblarse los esfuerzos para mejorar la regulación, la supervisión, la resolución de instituciones transfronterizas y la supervisión macroprudencial. También es necesario avanzar en el fortalecimiento de los balances y la infraestructura de mercado, y reducir los riesgos generados por instituciones financieras de importancia sistémica y el riesgo moral, y garantizar al mismo tiempo un campo de juego uniforme. Instamos al FMI a participar en este importante programa de trabajo en colaboración con los órganos pertinentes. Manifestamos nuestra satisfacción por el informe de situación sobre la falta de datos elaborado por el FMI y el Consejo de Estabilidad Financiera y alentamos a redoblar los esfuerzos para dar seguimiento a estas recomendaciones.

Países de bajo ingreso. La capacidad de resistencia y la rápida recuperación de muchos países de bajo ingreso es un hecho positivo. Las reformas significativas implementadas por estos países en los últimos años han ayudado a estas economías a protegerse frente a la crisis. La recomposición del margen de maniobra en materia de política económica es una prioridad, así como el fortalecimiento de la capacidad para invertir de manera eficiente y obtener crédito de manera sostenible a fin de satisfacer sus necesidades de crecimiento y desarrollo. Manifestamos nuestra satisfacción por las contribuciones de los países miembros para subsidiar préstamos en condiciones concesionarias e instamos a aumentar este apoyo, entre otras cosas mediante los aportes de nuevos participantes. La comunidad internacional debe redoblar sus esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de aquí a 2015, entre otras formas, mediante el cumplimiento de los compromisos de ayuda.

Reforma del FMI. Celebramos la amplia labor que está realizando el FMI en relación con el examen que habíamos solicitado acerca de la estructura de gobierno y el mandato de la institución. El FMI ha respondido de manera adecuada adaptándose a las necesidades de los países durante la crisis. Se necesitan con urgencia más medidas para reforzar la función que cumple la institución y su eficacia como órgano mundial de supervisión macrofinanciera y colaboración en materia de políticas.

• Reformas del régimen de cuotas y la estructura de gobierno. Volvemos a hacer hincapié en que las reformas del régimen de cuotas y la estructura de gobierno son esenciales para la legitimidad y la eficacia de la institución. El FMI es y debe seguir siendo una institución basada en las cuotas. A los países que no han otorgado su consentimiento a la reforma de 2008 sobre las cuotas y la representación les exhortamos a que lo hagan sin demora. Hemos avanzado para encontrar puntos de acuerdo en torno a aspectos básicos de la reforma, y estamos trabajando activamente para resolver cuestiones pendientes. Estas cuestiones están relacionadas con el tamaño del aumento de las cuotas y la redistribución de las mismas, conforme a lo señalado en nuestro comunicado de Estambul de octubre de 2009: potenciación de la voz y la representación de los mercados emergentes y los países en desarrollo en el Directorio Ejecutivo del FMI; modalidades para proteger la proporción de votos de los países más pobres; mayor participación de los ministerios y supervisión estratégica de los mismos; y un proceso abierto, transparente y basado en el mérito para la selección de la alta gerencia del FMI y otras instituciones financieras internacionales. Instamos a avanzar en la rendición de cuentas por parte del Directorio y la gerencia, la eficacia del Directorio y la diversidad del personal. En vista de la urgencia de estas cuestiones, le solicitamos al Director Gerente que le informe al CMFI sobre el avance de las reformas del régimen de cuotas y la estructura de gobierno para fines de octubre.

• Mandato con respecto a la supervisión. Hay que seguir reforzando la supervisión bilateral y multilateral que realiza el FMI a partir de las enseñanzas extraídas de la crisis. Es prioritaria una supervisión más firme e imparcial para exponer las vulnerabilidades de las grandes economías avanzadas. La supervisión también debe enfocarse más en aspectos relacionados con la estabilidad financiera y sus vinculaciones macroeconómicas, y tiene que prestar más atención a los efectos de contagio entre países. También se deben reforzar las sinergias entre los instrumentos de supervisión. Celebramos la decisión de hacer obligatorias las evaluaciones de estabilidad financiera en el marco de los Programas de Evaluación del Sector Financiero (PESF) para los países con sectores financieros de importancia sistémica como parte de la supervisión. Solicitamos que en el examen trienal de 2011 se considere la eficacia del marco del FMI para la supervisión, incluyendo aspectos tales como su rigor, franqueza e imparcialidad, su focalización en cuestiones sistémicas y las maneras de mejorar su influencia. Instamos a los miembros a cumplir con sus obligaciones en virtud del Artículo IV del Convenio Constitutivo. Aguardamos la oportunidad de examinar el avance realizado a este respecto en nuestras próximas reuniones.

• Mandato en materia de financiamiento. Tras la reorganización de los servicios de préstamo del FMI en las primeras etapas de la crisis, celebramos las decisiones tomadas recientemente por el Directorio Ejecutivo para reforzar aún más la función del FMI en la prevención de crisis mediante el perfeccionamiento de la Línea de Crédito Flexible y el establecimiento de la Línea de Crédito Precautorio. Estas son iniciativas importantes que ahora deben evaluarse con el transcurso del tiempo. Asimismo, solicitamos al FMI que continúe buscando formas de mejorar su capacidad para ayudar a los miembros a hacer frente a shocks sistémicos y de cooperar con otros organismos pertinentes, particularmente en el marco de acuerdos financieros regionales. Esperamos la presentación de informes sobre el avance logrado.

• Mandato con respecto a la estabilidad financiera internacional. Aunque el sistema monetario internacional ha demostrado su capacidad de resistencia, persisten tensiones y factores de vulnerabilidad debido a la ampliación de los desequilibrios mundiales, la continua volatilidad de los flujos de capital, las fluctuaciones de los tipos de cambio y cuestiones relacionadas con la oferta y la acumulación de reservas oficiales. Dado que estos temas son de importancia crítica para el funcionamiento eficaz de la economía mundial y la estabilidad del sistema monetario internacional, pedimos al FMI que profundice su trabajo en estos ámbitos, incluida la realización de estudios exhaustivos que contribuyan a incrementar la eficacia de las políticas de gestión de los flujos de capital. Esperamos la oportunidad de examinar nuevos análisis y propuestas en el curso del próximo año.

Próxima reunión del CMFI. Nuestra próxima reunión ordinaria tendrá lugar en la ciudad de Washington el 16 de abril de 2011. Solicitamos a nuestros suplentes que se preparen con antelación para nuestras deliberaciones.

La lista de asistentes figura en http://www.imf.org/external/spanish/am/2010/imfc/attendees/index.htm



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100