El Directorio Ejecutivo del FMI aprueba un acuerdo por un monto de US$47.000 millones a favor de México en el marco de la Línea de Crédito Flexible

Comunicado de Prensa No. 09/130 (S)
17 de abril de 2009

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó hoy un acuerdo por un año por un monto equivalente a 31,500 millones de Derechos Especiales de Giro (unos $47,000 millones de dólares) a favor de México en el marco de la Línea de Crédito Flexible (LCF). Las autoridades de México han manifestado su intención de que este acuerdo sea de carácter precautorio y no prevén utilizar los fondos.

El acuerdo a favor de México constituye el primer compromiso bajo la LCF del FMI, creada en el contexto de la reestructuración a fondo de los mecanismos de crédito del FMI anunciada el 24 de marzo de 2009 (véanse el Comunicado de Prensa No. 09/85 y la Nota de Información al Público 09/40). La LCF es especialmente útil para la prevención de crisis, ya que brinda flexibilidad para utilizar la línea de crédito en cualquier momento. Los desembolsos no son escalonados ni están condicionados al cumplimiento de metas de política económica, como sucede en el caso de los programas tradicionales respaldados por el FMI. Este acceso flexible es posible gracias a los muy sólidos historiales de los países que son elegibles para utilizar la LCF, lo que da plena confianza en que seguirán aplicando políticas económicas firmes.

Al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo, el Primer Subdirector Gerente y Presidente Interino del Directorio Ejecutivo, John Lipsky, señaló:

“Hoy nos encontramos ante una ocasión histórica. El Directorio Ejecutivo del FMI ha aprobado el primer acuerdo en el marco de la Línea de Crédito Flexible (LCF) y, al mismo tiempo, el mayor acuerdo financiero en la historia del FMI. La aprobación de este acuerdo para México representa un gran avance en el proceso de reforma del FMI y en los esfuerzos por que los mecanismos de crédito de la institución respondan de manera más eficaz a las necesidades de los países miembros.

“México ha logrado resultados macroeconómicos muy notables a lo largo de más de una década. Ejemplos de ello son un sólido crecimiento con bajos niveles de inflación; una reducción sostenida de la deuda pública y balances corporativos más sólidos; un déficit en cuenta corriente sostenible, y un sector bancario bien capitalizado y rentable. Estos avances se han logrado gracias a la aplicación de políticas económicas muy sólidas y creíbles, tales como un régimen de objetivos de inflación eficaz que ha respaldado el compromiso de mantener un tipo de cambio flexible; un marco fiscal basado en reglas, y una supervisión moderna y estricta del sector financiero.

“No obstante, el actual entorno económico y financiero mundial plantea desafíos incluso para los países que tienen fundamentos económicos muy sólidos. Al deteriorarse la situación mundial, los precios de los activos financieros de México han caído significativamente, coincidiendo con la venta masiva en los mercados mundiales, y el crecimiento del PIB se ha desacelerado fuertemente. Si bien los fundamentos económicos de México se mantienen muy sólidos, y la situación de la balanza de pagos es manejable, la existencia de una cuenta de capital abierta y estrechos vínculos financieros mundiales, además de los estrechos lazos comerciales con Estados Unidos, podrían exponer al país a diversos riesgos.

“Las autoridades han adoptado medidas sólidas y oportunas para hacer frente al deterioro de la situación mundial, entre ellas, las orientadas a mantener el funcionamiento ordenado de los mercados internos y facilitar el refinanciamiento de la deuda externa de las empresas; un estímulo fiscal para respaldar la demanda, anunciándose de manera simultánea la aplicación de medidas para garantizar la sostenibilidad fiscal a mediano plazo, y un relajamiento de la política monetaria. De cara al futuro, las políticas económicas continuarán estando respaldadas por un marco macroeconómico basado en reglas. Las autoridades seguirán dando un seguimiento estrecho a la evolución de los sectores financiero y corporativo, y tienen la intención de seguir haciendo frente, según sea necesario, a las perturbaciones que puedan surgir en el futuro.

“Teniendo en cuenta esta situación, y a solicitud de las autoridades, el Directorio Ejecutivo aprobó hoy un acuerdo de un año bajo la LCF del FMI, al que las autoridades tienen la intención de asignar un carácter precautorio. El Directorio Ejecutivo consideró que México es un excelente candidato para ser el primer país que emplee este instrumento. La LCF contribuirá en gran medida a respaldar la estrategia macroeconómica de las autoridades y a reforzar la confianza hasta que las condiciones externas mejoren, y complementará la línea de crédito swap acordada anteriormente con la Reserva Federal de Estados Unidos, así como el financiamiento recibido de otros organismos multilaterales. En suma, la combinación de políticas macroeconómicas disciplinadas, un marco institucional robusto y fundamentos económicos sólidos, junto con el respaldo adicional otorgado por el acuerdo en el marco de la LCF, garantiza que México se encuentra en una posición muy firme para hacer frente a los riesgos y presiones que pudieran surgir en caso de un deterioro adicional de la situación mundial”, señaló el Sr. Lipsky.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100