El FMI anuncia una ampliación sin precedentes del apoyo financiero a los países de bajo ingreso

Comunicado de Prensa No. 09/268 (S)
29 de julio de 2009

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó medidas sin precedentes que incrementarán drásticamente los recursos a disposición de los países de bajo ingreso durante la actual crisis mundial. Se prevé que los recursos —incluidos los obtenidos de la venta de oro del FMI— elevarán el monto disponible para préstamos concesionarios del FMI en hasta US$17.000 millones hasta 2014, incluidos US$8.000 millones en los próximos dos años. Además, el FMI anunció que los pagos de intereses por préstamos concesionarios pendientes de reembolso de todos los países de bajo ingreso se reducirán a cero hasta 2011, inclusive. Un nuevo conjunto de instrumentos de préstamo apuntalarán el incremento del apoyo.

“Se trata de un reforzamiento sin precedentes del apoyo que el FMI brinda a los países más pobres, en África subsahariana y en el resto del mundo”, declaró el Director Gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn. “El G-20 pidió al FMI que ayudara a responder a la crisis económica mundial, que ha asestado un duro golpe a los países de bajo ingreso, y lo estamos haciendo con un histórico conjunto de medidas para apoyar a los pobres del mundo. Los nuevos recursos y mecanismos de entrega deberían ayudar a impedir que millones de personas retornen a una situación de pobreza”.

Como parte de su respuesta a la crisis económica mundial, el FMI incrementó en más del doble la asistencia financiera que brinda a los paílses de bajo ingreso. Con las nuevas medidas se redoblan significativamente los esfuerzos en los próximos años. El programa de ayuda del FMI comprende lo siguiente:

Aumento de la asistencia financiera concesionaria a los países de bajo ingreso para elevar la capacidad de préstamo en condiciones concesionarias del FMI por un monto máximo de US$17.000 millones hasta 2014, inclusive, con una suma de hasta US$8.000 millones en los dos primeros años. Esta cifra supera los US$6.000 millones solicitados por el G-20 para nuevos préstamos en un lapso de dos a tres años.

Alivio en materia de pago de intereses, con una suspensión total del pago de intereses de los servicios concesionarios del FMI hasta fin de 2011, para ayudar a los países de bajo ingreso a enfrentar la crisis.

Aumento permanente del carácter concesionario del apoyo financiero del FMI, con un mecanismo para revisar las tasas de interés después de 2011.

• Un nuevo conjunto de instrumentos financieros adaptados a las diversas necesidades de los países de bajo ingreso y más adecuados para afrontar los desafíos de la crisis:

– El Servicio de Crédito Ampliado proporciona apoyo flexible a mediano plazo.

– El Servicio de Crédito Stand-By permite atender las necesidades a corto plazo y de carácter precautorio.

– El Servicio de Crédito Rápido ofrece apoyo de emergencia con condicionalidad limitada.

Además, el Directorio Ejecutivo del FMI apoyó recientemente la propuesta del Director Gerente para realizar una nueva asignación general de DEG de US$250.000 millones, de los cuales más de US$18.000 millones ayudarán a reforzar las reservas de divisas de los países de bajo ingreso. Si la Junta de Gobernadores del FMI aprueba la propuesta, la asignación de DEG se efectuaría a finales de agosto.

Para que el FMI pueda cumplir sus nuevos compromisos de financiamiento será necesario obtener nuevos recursos de préstamo por un monto de DEG 9.000 millones mediante contribuciones bilaterales. Además, será necesario movilizar nuevos recursos para subsidios por un monto de DEG 1.500 millones a partir de recursos internos del FMI —incluidos los ingresos obtenidos de las ventas previstas de oro y contribuciones bilaterales— para ayudar a cubrir el costo de las tasas de interés concesionarias.

Según Strauss-Kahn, “todo esto representa un esfuerzo histórico del FMI para ayudar a los pobres del mundo”. Agregó que todos los nuevos instrumentos de préstamo harán más hincapié en los programas respaldados por el FMI para reducir la pobreza y en los objetivos de crecimiento, incluidas las metas para salvaguardar el gasto social y otros gastos de carácter prioritario.

El FMI ya anunció este año un enfoque más flexible con respecto a la condicionalidad en sus programas: se han simplificado las condiciones de reforma estructural en todos los programas respaldados por el FMI. La condicionalidad estructural de los programas a mediano plazo para países de bajo ingreso se flexibilizará y se centrará más en metas básicas acordes con la situación de cada país. Los programas respaldados por el FMI también están permitiendo déficits fiscales más abultados durante la crisis en la mayoría de los países de bajo ingreso.

“Desde el inicio de la crisis hemos estado escuchando a los países miembros y respondiendo a sus necesidades”, señaló Strauss-Kahn. “La ampliación del apoyo del FMI no solo ayudará a los países de bajo ingreso a superar una crisis que no contribuyeron a gestar, sino que, una vez pasada la crisis, las medidas allanarán el camino para avanzar en la lucha contra la pobreza”.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100