El Directorio Ejecutivo del FMI aprueba un Acuerdo Ampliado de €22.500 millones a favor de Irlanda

Comunicado de Prensa No. 10/496 (S)
16 de diciembre de 2010

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó hoy un acuerdo a favor de Irlanda en el marco del Servicio Ampliado del FMI (SAF) para apoyar el programa de ajuste económico y estabilización financiera de las autoridades. El acuerdo, por un monto de DEG 19.500 millones (aproximadamente €22.500 millones; o US$30.100 millones), o alrededor de 2.322% de la cuota de Irlanda en el FMI, es un componente fundamental de un importante programa de financiamiento de €85.000 millones (aproximadamente US$113.000 millones) proveniente de los socios europeos de Irlanda a través del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (MEEF) y la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (FEEF), préstamos bilaterales del Reino Unido, Suecia y Dinamarca, y contribuciones propias de Irlanda.

El MEEF, la FEEF y los prestamistas bilaterales europeos proporcionarán €45.000 millones con vencimientos similares a los del SAF del FMI. Las autoridades irlandesas completarán el programa de financiamiento con una contribución de €17.500 millones proveniente de las reservas de efectivo y los activos líquidos del país. El respaldo de liquidez del Banco Central Europeo también es un aspecto esencial del programa económico y financiero en general.

“Las autoridades irlandesas han preparado un conjunto de políticas de gran alcance para abordar la crisis económica que enfrenta la nación”, declaró el Director Gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn. “Se trata de un programa plurianual que ataca los focos de vulnerabilidad del sistema bancario y que busca restablecer las perspectivas de crecimiento, sin las cuales no puede haber una solución duradera para la crisis. Las autoridades elaboraron el programa teniendo en cuenta el principio de justicia y equidad, para que la carga del ajuste económico y financiero esté distribuida entre todos los niveles de la sociedad, protegiendo al máximo a los grupos más vulnerables”.

La asistencia financiera excepcional del FMI y de Europa respaldará los esfuerzos de las autoridades al proporcionar recursos financieros suficientes que den a Irlanda el tiempo que necesita para restablecer la confianza del mercado y fomentar una reactivación del crecimiento y el empleo, señaló Strauss-Kahn.

El Acuerdo Ampliado en el marco del SAF a favor de Irlanda fue aprobado en el contexto de la política de acceso excepcional y los procedimientos de emergencia del FMI para proporcionar financiamiento de manera acelerada. Como resultado de la decisión del Directorio Ejecutivo del FMI, Irlanda dispondrá de inmediato de DEG 5.000 millones (aproximadamente €5.800 millones) del FMI.

Una vez que el Directorio Ejecutivo tomara la decisión sobre Irlanda, el Director Gerente y Presidente del Directorio, Dominique Strauss-Kahn, dio a conocer la siguiente declaración:

“La economía irlandesa enfrenta una crisis sin precedentes en su historia reciente. El nuevo programa, basado en los esfuerzos recientes de las autoridades, acelera el ritmo y amplía el alcance de las medidas para abordar las preocupaciones en torno a la estabilidad financiera y fiscal. Se ha encuadrado un programa de políticas claras y realistas en un marco plurianual de políticas para restablecer la salud del sistema bancario de Irlanda, sanear las finanzas públicas del país y recobrar el crecimiento.

“La estrategia para el sistema financiero se asienta sobre dos pilares: desapalancamiento y reorganización, y capitalización abundante. Además, se afianzará la estabilidad con medidas estructurales, como un mecanismo especial de resolución para las instituciones de depósito y un fortalecimiento adicional del sistema de supervisión.

“El Plan Nacional de Recuperación constituye la base del presupuesto para 2011 y detalla las medidas de consolidación fiscal que se adoptarán hasta 2014. El plan fiscal presenta decisiones pragmáticas y preserva la importancia que Irlanda asigna a la red de protección social. El proceso de presupuestación se reformará para salvaguardar estos avances.

“Para restablecer el crecimiento vigoroso y sostenible, el programa incluye una estrategia para eliminar posibles impedimentos estructurales mediante el fomento de la competitividad y la creación de nuevas oportunidades de empleo.

“Un programa de financiamiento de €85.000 millones (aproximadamente US$113.000 millones) apoyará el conjunto integral de políticas. La Unión Europea y los prestamistas bilaterales europeos se han comprometido a aportar un total de €45.000 millones (aproximadamente US$60.000 millones) de esa suma. Las autoridades irlandesas contribuirán €17.500 millones provenientes de las reservas de efectivo y otros activos líquidos del país. La contribución del FMI se realizará a través de un préstamo a tres años por una suma de DEG 19.500 millones (aproximadamente €22.500 millones; o US$30.100 millones), que representa alrededor de 2.322% de la cuota, en el marco del Servicio Ampliado del FMI (SAF). El SAF garantiza un calendario de vencimientos realista, que tiene en cuenta el tiempo necesario para llevar a cabo la restructuración ordenada del sistema bancario y las reformas estructurales más amplias.”

ANEXO

Evolución económica reciente

Pese a los esfuerzos de las autoridades por aplicar políticas económicas enérgicas en un entorno difícil, en los últimos meses Irlanda ha enfrentado intensas presiones económicas y financieras. La causa primordial de estos problemas es un sector bancario críticamente debilitado que aún no ha sido saneado y que se encuentra en el centro de una dinámica negativa que entorpece la recuperación económica y al mismo tiempo plantea considerables desafíos fiscales.

Las autoridades han tomado medidas importantes para fortalecer el sector bancario, pero los factores de vulnerabilidad siguen siendo agudos. El Organismo Nacional de Gestión de Activos está asumiendo el control de activos inmuebles y de desarrollo inmobiliario de los bancos; se han inyectado cantidades sustanciales de capital, y se ha procurado dar tranquilidad a los acreedores de los bancos mediante garantías soberanas. Sin embargo, las presiones del mercado no han dejado de ser un problema para las fuertes necesidades de refinanciamiento, ya que amenazan la solvencia del sistema bancario y someten las finanzas públicas a una pesada carga. A estas dificultades reales se suma la disminución de la confianza de los consumidores internos y los inversionistas internacionales, con repercusiones en el crecimiento y el costo del financiamiento.

Tomando la iniciativa, las autoridades irlandesas pusieron en marcha una importante consolidación fiscal en 2009–10. Sin embargo, las finanzas públicas tuvieron que soportar el peso de un profundo déficit estructural, compromisos de apoyo a los bancos y un crecimiento débil. Por lo tanto, se proyecta que para finales de 2010 la deuda pública se aproximará al 100% del PIB. Para ayudar a estabilizar la deuda pública, el plan de las autoridades comprende medidas de consolidación fiscal por otros €15.000 millones en 2011–14, que equivalen al 9% del PIB.

El programa de las autoridades tiene por objeto restablecer la salud del sistema bancario de Irlanda y sanear las finanzas públicas del país, para así facilitar el retorno de la confianza y del crecimiento vigoroso y sostenido.

Resumen del programa

El programa de las autoridades se centra en las siguientes prioridades:

• La reestructuración fundamental del sector bancario comprenderá un desapalancamiento y una reorganización de gran alcance. Este proceso tomará tiempo, pero comenzará de inmediato y avanzará pausadamente. El resultado será un sistema bancario más pequeño, más robusto y mejor capitalizado para atender las necesidades de la economía irlandesa. A fin de facilitar la transición del sector bancario, las instituciones observarán normas de suficiencia de capital más exigentes para reducir a un mínimo la debilidad percibida por el mercado y así mejorar el acceso al financiamiento.

• El Plan Nacional de Recuperación sentará las bases para el presupuesto de 2011 y presupuestos posteriores. El Plan presenta un equilibrio adecuado entre la consolidación para lograr la sostenibilidad fiscal mitigando los efectos negativos en el crecimiento y la protección de los grupos más vulnerables.

• El programa abordará los impedimentos estructurales que dificultan el desarrollo de un entorno económico que podría apuntalar la competitividad en los próximos años mediante el apoyo al crecimiento.

Para lograr los objetivos del programa se adoptará una estrategia de varios frentes:

• Un sistema bancario fundamentalmente reestructurado que reduzca el tamaño del sector bancario (corrigiendo al mismo tiempo la percepción en el mercado de que la capitalización de los bancos es insuficiente).

• Incorporación de salvaguardias en el plan de consolidación fiscal para reducir el déficit y la deuda a mediano plazo.

• Reforma institucional para mejorar la capacidad de la economía para absorber shocks: un régimen especial de resolución bancaria, supervisión reforzada y mayor control presupuestario.

• Nuevas reformas para aumentar la eficiencia de la economía con el fin de mejorar su potencial de crecimiento.

• Abundante asistencia financiera externa para gestionar la transición y restablecer la credibilidad de las políticas, que es tan necesaria.

La estabilidad que generen estas medidas —junto con las mejoras de la competitividad y el aumento de los flujos de crédito— sentará las bases para el retorno de la confianza y, por ende, de mejores perspectivas de empleo y crecimiento.

Antecedentes

Irlanda, que se incorporó al FMI el 8 de agosto de 1957, tiene actualmente una cuota en la institución que asciende a DEG 838,40 millones.

Véase más información sobre el FMI e Irlanda en http://www.imf.org/external/country/IRL/index.htm



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100