El Directorio Ejecutivo del FMI aprueba un acuerdo Stand-By de US$790 millones con El Salvador

Comunicado de Prensa No. 10/95 (S)
PARA SU PUBLICACIÓN INMEDIATA

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó hoy un acuerdo Stand-By de 36 meses por DEG 513,9 millones (aproximadamente US$790 millones) con El Salvador para ayudar al país a mitigar los efectos adversos de la crisis financiera mundial. El nuevo acuerdo, que las autoridades tratarán con carácter precautorio, reemplaza al acuerdo Stand-By de 15 meses aprobado el 16 de enero de 2009 (véase el Comunicado de Prensa No. 09/10).

Los principales objetivos del programa económico de El Salvador son acelerar la recuperación de la economía, reducir la pobreza, mantener la estabilidad financiera y asegurar la sostenibilidad de la deuda. Una de las prioridades inmediatas en el 2010 es apoyar la demanda interna a través de una política fiscal anticíclica, como parte de la cual, se modernizará la red vial del país y se expandirá la generación eléctrica.

Otra prioridad clave es la de mejorar el alcance y la eficiencia de los programas sociales. En vista de la atención que las autoridades de El Salvador le otorgan a la reducción de la pobreza, el programa del FMI lleva incorporado el Programa General Anti-Crisis (PGA) del gobierno, que destinará casi 1% del PIB (o unos US$200 millones por año) al gasto social en 2010-11. El mismo incluye elementos como: la expansión del programa de transferencias condicionales de efectivo (Comunidades Solidarias), la creación de un programa de empleo provisional y el lanzamiento de un programa de inversión pública especial centrado en salud, educación e infraestructura. Se están también rediseñando los subsidios al suministro de agua y electricidad para proteger a la población más vulnerable.

El acuerdo del FMI tiene como objetivo mantener la confianza de los inversionistas y los depositantes respaldando el compromiso asumido por las autoridades con la estabilidad macroeconómica y la dolarización oficial. Se prevé que desempeñará una función catalizadora para los acreedores, incluidos los inversionistas privados y otras instituciones financieras internacionales, al avalar la estrategia de las autoridades para asegurar la sostenibilidad de la situación fiscal y de la deuda a mediano plazo.

Al concluir el debate en el Directorio Ejecutivo sobre el acuerdo Stand-by, Murilo Portugal, Subdirector Gerente y Presidente Interino del Directorio, formuló la siguiente declaración:

“La desaceleración mundial de 2009 afectó gravemente a El Salvador, pese a la solidez de sus fundamentos económicos lograda tras años de reformas estructurales y políticas macroeconómicas prudentes. Los flujos comerciales y las remesas disminuyeron, el financiamiento del exterior se contrajo, a la vez, la actividad económica y la recaudación tributaria sufrieron un duro golpe. Dado este entorno, el acuerdo Stand-by aprobado en enero de 2009 fue un elemento importante para disipar la incertidumbre al facilitar el diálogo entre el gobierno saliente y el entrante.

El programa económico de las autoridades, avalado por el FMI, está debidamente sustentado por la estrategia de continuar apuntalando la demanda interna en 2010 y al mismo tiempo, salvaguardando la sostenibilidad de la deuda a través de un plan de consolidación fiscal a mediano plazo. En ese sentido, el déficit fiscal acordado como meta para 2010 debería de contribuir a sustentar la recuperación y a evitar caídas en la inversión pública y el gasto social clave.

El paquete de ingresos y el presupuesto aprobados por el congreso en diciembre de 2009, junto con los esfuerzos que se están desplegando en el ámbito de la administración tributaria, ayudarán a incrementar los recursos para atender necesidades sociales y de infraestructura apremiantes, y permitirán recortar el déficit fiscal a mediano plazo. Forjar un consenso general sobre un pacto fiscal será crítico para consolidar el saneamiento de las finanzas públicas.

El sistema financiero salvadoreño demostró su fortaleza ante la desaceleración económica nacional e internacional. Sin embargo, será importante continuar con reformas que le permitan resistir aun mejor choques. La aprobación en los meses venideros de la Ley de Supervisión y Regulación del Sistema Financiero, que se encuentra actualmente ante el Congreso será crítica en ese sentido. El compromiso constante con el régimen de dolarización plena será fundamental para mantener la estabilidad financiera”, señaló Portugal.
ANEXO

Evolución económica reciente

La economía salvadoreña tuvo un buen desempeño durante los años previos a la crisis financiera y económica internacional. Gracias a la solidez de las políticas macroeconómicas y las reformas estructurales, ancladas en la dolarización de la economía, el crecimiento económico fue alto, la relación de deuda pública/PIB disminuyó, y la inflación se mantuvo baja y estable.

Sin embargo, la desaceleración mundial afectó gravemente el desempeño de la economía debido a los vínculos estrechos entre El Salvador y Estados Unidos. Se estima que la actividad económica disminuyó 3,3% en 2009, ya que las exportaciones, las importaciones y las remesas sufrieron una caída drástica. Los depósitos bancarios se mantuvieron estables y el sistema bancario está bien capitalizado, con reservas líquidas significativas. Aun así, el crédito total se redujo y la calidad de los activos se deterioró.

La desaceleración de la economía afectó significativamente los ingresos impositivos, que en cifras totales netas sufrieron una fuerte reducción y se ubicaron unos US$600 millones por debajo de los niveles contemplados en el acuerdo stand-by de 2009. Pese a los esfuerzos de las autoridades por mantener medidas de austeridad y frenar el gasto, el déficit fiscal de 2009 alcanzó estimativamente el 5,4% del PIB, en comparación con 3,1% del PIB en 2008.

Se prevé que la recuperación económica incipiente será gradual, en línea con la mejora de las condiciones externas y gracias al respaldo del PGA. La inflación se mantendría baja y el déficit de la cuenta corriente externa se incrementaría moderadamente, a la par de la recuperación de la actividad económica.

Resumen del programa

El programa económico de las autoridades busca apoyar la demanda interna a corto plazo, focalizar el gasto público en programas sociales y otros sectores de gran prioridad, afianzar la situación fiscal a mediano plazo, encaminar la deuda pública por una trayectoria descendente firme y consolidar la estabilidad financiera.

Política fiscal para 2010: El presupuesto aprobado es congruente con un déficit fiscal de 4,7% del PIB e imprimiría un estímulo fiscal adecuado para respaldar la recuperación económica. Además, el plan de ingresos aprobado a fines de 2009, las mejoras de la administración tributaria, el control estricto del gasto corriente y las reformas de los subsidios al suministro de energía y agua abrirían un espacio para incrementar el gasto social clave y contribuirían a mitigar los efectos de la desaceleración económica en los sectores más desprotegidos.

Consolidación fiscal a mediano plazo: La estrategia de las autoridades contempla adoptar un marco de presupuestación plurianual y forjar un acuerdo general sobre un pacto fiscal que incremente el ingreso público a mediano plazo.

Políticas del sector financiero: Las autoridades tienen previsto continuar con reformas encaminadas a reforzar la capacidad de resistencia del sistema financiero. Para ese fin, están tramitando la aprobación parlamentaria de dos leyes fundamentales: la Ley de Supervisión y Regulación del Sistema Financiero (para lograr una mejora en supervisión mediante la fusión de tres entidades competentes) y la Ley de Fondos de Inversión (para mejorar la intermediación estableciendo un marco jurídico para los fondos de inversión).

El Salvador ingresó en el FMI el 14 de marzo de 1946, y su cuota asciende a DEG 171,3 millones (alrededor de US$261,3 millones). El Salvador no tiene créditos del FMI pendientes de reembolso desde 1991.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100