Perspectivas del FMI para África subsahariana: Recuperación y nuevos riesgos

Comunicado de Prensa No. 11/155
3 de mayo de 2011

El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó hoy la edición de mayo de 2011 de Perspectivas regionales: África subsahariana. Antoinette Monsio Sayeh, Directora del Departamento de África del FMI, formuló las siguientes observaciones sobre las principales determinaciones del estudio:

La recuperación de África subsahariana tras la desaceleración producida por la crisis se encuentra bien encaminada, y en la mayoría de los países el crecimiento nuevamente está bastante cerca de los elevados niveles registrados a mediados de la década pasada. Según las proyecciones, el crecimiento promediará 5½% este año y 6% en 2012.

Prevemos cierta variación entre los distintos grupos de países. La recuperación prácticamente ha culminado en la mayoría de los 29 países de bajo ingreso y los 7 exportadores de petróleo de la región. Pero el crecimiento se está reanimando de manera más gradual en los países de mediano ingreso, como Sudáfrica.

Este panorama generalmente optimista no debe ocultar las dislocaciones causadas por la crisis financiera mundial que aún persisten. El avance de la región hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) vinculados a la reducción de la pobreza se ha visto postergado por el creciente desempleo y el impacto de la escalada de precios de los alimentos y de los combustibles ocurrida en 2008.

Los aumentos de los precios de los alimentos y los combustibles se han repetido en los últimos tiempos y han añadido nuevas penurias para los hogares más pobres de la región. De cara al futuro, los shocks de los precios mundiales (y la rápida recuperación de la región) probablemente conduzcan también a un nivel de inflación más alto y, en una serie de importadores de combustibles, a un deterioro de los déficits en cuenta corriente.

En vista del vigor del crecimiento y de la agudización de las presiones inflacionarias, la política fiscal de la mayoría de los países debería abandonar la orientación acomodaticia general de los últimos años. Sin embargo, algunos países deberán hacer lugar a un respaldo fiscal a favor de los hogares pobres golpeados por el encarecimiento de los alimentos. Ese respaldo debería estar focalizado en los ingresos o en el gasto primario.

La política monetaria sigue siendo más distendida de lo conveniente en muchos países de bajo ingreso de la región, aun sin tener en cuenta la reciente escalada de los precios de los alimentos y de los combustibles. Para contrarrestar las incipientes presiones inflacionarias, habrá que adoptar una política monetaria más restrictiva, sobre todo en los casos en que el crecimiento ya haya retomado los niveles previos a la crisis.

Sayeh también hizo referencia a los principales mensajes de los dos capítulos analíticos del informe: i) la afluencia de capitales privados en la región ha reanudado la trayectoria ascendente observada entre comienzos y mediados de la década de 2000, aunque solo algunos de los mercados fronterizos de África subsahariana son ya partícipes del resurgimiento mundial de los flujos de cartera y ii) en la Comunidad del África Oriental, que está experimentando un rápido crecimiento, se requiere una adaptación más profunda de las políticas macroeconómicas y estructurales para sustentar y potenciar el reciente vigor del desempeño económico.

El texto completo de la edición de mayo de 2011 de Perspectivas regionales: África subsahariana puede consultarse en el sitio web del FMI (www.imf.org).



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100