Declaración de Christine Lagarde ante el Directorio Ejecutivo del FMI

Comunicado de Prensa No. 11/253 (S)
24 de junio de 2011

Miembros del Directorio Ejecutivo:

Permítanme, en primer lugar, darles las gracias por las reuniones bilaterales muy productivas que mantuve con cada uno de ustedes ayer y esta mañana. Aprecio enormemente la oportunidad de intercambiar ideas y enriquecerme con sus puntos de vista. Es también para mí un honor presentar ante el Directorio Ejecutivo en pleno algunas observaciones preliminares, antes de responder a cualquier pregunta que ustedes deseen plantear.

Como candidata, he escuchado detenidamente en las últimas semanas los mensajes que me han transmitido gran parte de los países miembros y desearía compartir con ustedes algunas reflexiones y abordar algunas de las cuestiones planteadas:

1. Gerencia: Las tres responsabilidades del Director Gerente

Si soy elegida, me comprometo a desempeñar, con su apoyo y su participación activa, las tres responsabilidades principales del Director Gerente: presidir el Directorio, dirigir al personal y representar a la institución.

Primera responsabilidad: Presidir el Directorio

Creo firmemente en el valor de contar con un Directorio que funciona como órgano residente permanente. Sin un Directorio que represente a los países miembros, no puede existir una organización internacional multilateral. Estoy convencida de que la labor del Directorio confiere legitimidad a la actuación del FMI.

Una estrecha relación entre el Director Gerente y el Directorio solo puede basarse en la confianza y el respeto entre ambos. Para sentar las bases adecuadas de esta relación, si soy elegida, solicitaré que el Directorio celebre un retiro antes del receso.

Segunda responsabilidad: Dirigir al personal

El personal es el principal activo del FMI. Su independencia debe ser protegida hoy más que nunca.

Soy plenamente consciente de que los recientes acontecimientos han dejado heridas abiertas. Sé que la partida de John, que llegará en el peor de los momentos, dejará un gran vacío. El próximo Director Gerente deberá realizar un enorme esfuerzo para mostrar al resto del mundo que esta gran institución está a la cabeza no solo en sus ámbitos de competencia, sino también en lo que respecta a la integridad y ética en el trabajo. Debemos consolidar y, si es necesario, restablecer el orgullo del personal por trabajar en el FMI, a fin de concluir el proceso de reconstrucción.

Por último, es necesario que la gerencia esté constituida por un equipo integrado y coherente de altos funcionarios, encabezado por un Director Gerente que dedique su tiempo y energía a mantener unida a la institución: solo un liderazgo firme nos ayudará a superar la mentalidad de silo, lograr la diversidad, y mejorar la cohesión y la coherencia.

Debemos centrarnos de manera colectiva en servir a los países miembros y al objetivo último del FMI, y encerrarnos menos en nosotros mismos.

Tercera responsabilidad: Representar a la institución y aportar una visión

El Director Gerente debe dar el ejemplo, respetando los valores de integridad, independencia y discreción. El Director Gerente también debe ser el portavoz leal y firme de todos los países miembros cuando represente al FMI, especialmente al transmitir mensajes, y debe exponer claramente la verdad a los países miembros, sean grandes o pequeños.

2. Dirección para el FMI

Como expliqué en mi carta de candidatura, creo firmemente que la legitimidad y la eficacia del FMI no pueden darse por descontadas; deben demostrarse continuamente, y mejorarse, siempre que sea posible o necesario.

Bajo el liderazgo de Dominique Strauss-Kahn, el FMI ha cambiado definitivamente para mejor, reposicionándose con éxito en el centro del sistema económico y financiero mundial. Ha aprendido mucho de la reciente crisis financiera, como por ejemplo, la apertura a nuevas ideas, manteniéndose fiel al mismo tiempo a sus valores y principios básicos.

Sin embargo, el FMI debe avanzar en este proceso de cambio hacia un enfoque que lo lleve a actuar de manera más equilibrada, equitativa y receptiva para respaldar la estabilidad financiera y económica mundial, a fin de servir de manera más eficaz a todos los países miembros.

El FMI tiene mucho trabajo por delante con la recuperación mundial desigual, la reapertura de los desequilibrios mundiales, los flujos de capital potencialmente desestabilizadores, el alto nivel de desempleo, el aumento de la inflación y varios casos de países en situación difícil.

Pero quisiera centrarme hoy en los principios esenciales en los que, en mi opinión, debería basarse la institución en los próximos cinco años:

Relevancia: El FMI debe mantener el papel central que recuperó en los últimos tiempos con respecto a la cooperación económica y financiera mundial. La comunidad internacional necesita al FMI, y este debe recibir de sus miembros el mandato necesario para cumplir sus funciones. Por ello mi intención es trabajar con todos ustedes de manera abierta para efectuar cambios al marco jurídico de la supervisión, como la decisión de 2007 sobre la supervisión, o incluso considerar reformas del Convenio Constitutivo, por más difíciles que parezcan.

Capacidad de respuesta: El FMI debe reforzar constantemente su capacidad para responder a las necesidades de los países miembros teniendo en cuenta sus circunstancias, con especial dedicación a los países más vulnerables, y pienso en este caso en los países de bajo ingreso, especialmente los países de África. Para tener éxito será decisiva la coordinación con otros socios en esta tarea, entre ellos el Banco Mundial.

Una supervisión más estricta, más eficaz y más coherente para una mejor prevención de crisis y un asesoramiento de política económica adaptado a las necesidades: Más allá de su mandato primario de asegurar la estabilidad de los tipos de cambio, el FMI debe integrar mejor los conocimientos especializados sobre el sector financiero en la supervisión que realiza, trabajando en colaboración con el Consejo de Estabilidad Financiera y otros organismos pertinentes. El FMI también debe fortalecer la supervisión multilateral, prestando atención a las interdependencias a escala mundial: considero que los informes sobre efectos de contagio deben incorporarse de manera permanente a los instrumentos de supervisión, un tema que podemos volver a considerar después de las reuniones del Directorio previstas para julio. Por último, la supervisión que realiza el FMI debe ahondar más allá de estos elementos centrales, y tener en cuenta las cuestiones estructurales y de finanzas públicas, así como las políticas sociales y de empleo. Para lograr una mayor coherencia y recopilar de manera efectiva y digerible todos los trabajos relacionados con la supervisión mundial, que son excelentes pero están dispersos, y francamente algo diluidos, en la última reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional (CMFI) propuse que analizáramos un informe de supervisión multilateral consolidado.

Recursos suficientes y herramientas adecuadas: Esto implicará primero el cumplimiento de los compromisos asumidos ante los países miembros, lo cual requerirá una atención constante. También implicará un mejor aprovechamiento de los recursos del FMI, particularmente a través de la cooperación entre el FMI y los mecanismos financieros regionales. Por último, tenemos que cerciorarnos de que el FMI cuente con la capacidad necesaria para hacer frente a los shocks sistémicos.

Mayor legitimidad: La legitimidad es una condición previa para la aceptación de cualquier reforma. Un prerrequisito evidente es ejecutar sin demora la histórica reforma de la estructura de gobierno acordada el año pasado. Francia ha demostrado liderazgo en este sentido. En términos más amplios, si soy elegida, me comprometeré a adaptar continuamente el régimen de representación en el FMI, particularmente las cuotas, en función de las cambiantes realidades económicas. Algunos hitos de este proceso están próximos, y hay que alcanzarlos.

Diversidad y trabajo en equipo: Es necesario cultivar y proteger la dedicación y la especialización del personal, y al mismo tiempo garantizar la igualdad de oportunidades y la diversidad en todas sus dimensiones, es decir, en las facetas académicas, geográficas y las relacionadas con el género. Un entorno profesionalmente homogéneo da lugar al comportamiento en manada y a las “mentalidades de silo”, en menoscabo del rendimiento, como lo señala el informe de la Oficina de Evaluación Independiente (OEI). La diversidad no solo afianzará la legitimidad sino que también fomentará la eficacia. Este es un aspecto el cual habrá progreso, si soy elegida.

Permítanme abordar directamente tres cuestiones que en mi opinión son motivo de inquietud o revisten interés para algunos de ustedes.

3. El proceso de selección

Número 1: Creo firmemente en un proceso de selección abierto, transparente y meritocrático, que facilite la formación de un amplio consenso en torno al nuevo Director Gerente. El FMI no pertenece a un país sino a los 187 Estados miembros. Quisiera agregar que, como Gobernadora del FMI, he dejado constancia de que estoy a favor de un proceso de selección que no tenga en cuenta la nacionalidad de los candidatos. Por lo tanto, el ser francesa y el ser europea no debería ser ni ventaja ni desventaja.

4. La representación de Europa

Número 2: No estoy aquí para defender los intereses de ninguna región en particular, sino para abogar por todos los países miembros, en plena concordancia con la declaración de principios del FMI consignada en el Convenio Consecutivo. El Director Gerente tiene el deber de responder exclusivamente ante el FMI.

5. Conflicto de intereses

Número 3: En todas las regiones del mundo se están aplicando programas del FMI, con desembolso de fondos o de carácter precautorio. Sostener que se plantea un conflicto de intereses por provenir de una región del mundo en la cual algunos Estados miembros están recurriendo al respaldo y la asistencia del FMI, no solo reduce significativamente el margen para que alguien reúna las condiciones para ser candidato, sino que además es imposible de aplicar en la práctica.

¿Cómo podría asegurar el FMI que durante el mandato de un Director Gerente ningún país de la región de la que este proviene solicitará financiamiento? Una cosa es cierta: eliminaría a los dos candidatos que se están considerando en el actual proceso de selección, aun cuando Francia no tiene ningún acuerdo en curso con el FMI.

Dicho esto, me siento orgullosa de haber desempeñado un rol clave en las negociaciones en torno al plan de gobernanza económica en la zona del euro, así como en la implementación de los diversos programas de apoyo, en Grecia, Irlanda y Portugal. Esto también me dio la oportunidad de trabajar en colaboración directa con el FMI y de forjar una estrecha asociación con la UE, que creo que puede replicarse en otras regiones.

Sin embargo, quiero ser muy clara: si soy elegida, solo tendré una cosa en mente cuando se trate de proporcionar respaldo a un país de la zona del euro: asegurar la plena coherencia con la misión del FMI y la buena administración de los recursos de la institución. No vacilaré a la hora de actuar con toda la franqueza y el rigor necesarios en las conversaciones con los líderes europeos; todo lo contrario. No hay margen para la benevolencia cuando se deben tomar decisiones duras, y no hay opción que no comience con los ajustes, difíciles pero necesarios, que las autoridades griegas tienen que realizar para que las finanzas públicas vuelvan a ser sostenibles y para reconstituir la competitividad del país.

6. Hoy estoy aquí…

Una vez aclarada esta situación, quisiera declarar lo siguiente:

Hoy estoy aquí en calidad de mujer, abrigando la esperanza de reforzar la diversidad y el equilibrio de la institución.

Hoy estoy aquí en calidad de ex directora de un estudio jurídico internacional, comprometida con la integridad y con las más exigentes normas morales, y partidaria de un estilo de gestión participativo.

Hoy estoy aquí en calidad de ministra de Hacienda que ha demostrado su capacidad en épocas de crisis.

Hoy estoy aquí en calidad de ex presidenta del Consejo Ecofin de la Unión Europea y de las reuniones financieras del G-20, con una trayectoria ampliamente constatada y con reconocidas dotes de liderazgo.

Quisiera poner estas aptitudes y esta experiencia al servicio del Fondo Monetario Internacional.

* * *

Para concluir, si tengo el honor de que depositen en mí la confianza para ocupar el exigente cargo de Director Gerente, dedicaré todas mis fuerzas a lo largo de los próximos cinco años a construir una institución que se adapte a un mundo cambiante; que sepa responder y que esté preparada y sea capaz de hacer frente a todos los desafíos, tanto previsibles como inesperados; que sepa cooperar, escuchar y coordinar eficazmente el trabajo con todas las partes interesadas y que busque continuamente el consenso; y que sea legítima e imparcial, en consonancia con la naturaleza cambiante del mundo.

Señoras y Señores, Miembros del Directorio Ejecutivo, gracias por su consideración.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100