Asia debería desempeñar una función central en la remodelación de la economía mundial de poscrisis, señaló el Director Gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn

Comunicado de Prensa No. 09/403 (S)
13 de noviembre de 2009

En un discurso pronunciado hoy en una conferencia organizada por la Autoridad Monetaria de Singapur, el Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, instó a Asia a desempeñar un papel central para encauzar la economía mundial por una nueva senda de crecimiento más sostenible a escala mundial. “Este papel no solo es apropiado para Asia por su peso económico”, observó, “sino también necesario, ya que Asia es una parte muy importante de la solución”.

La solidez de las economías de Asia las ha ayudado a afrontar la crisis financiera mundial, y esta región está liderando la recuperación económica mundial, afirmó. Según los pronósticos del FMI, el crecimiento del PIB de Asia será del 5¾% el próximo año, casi el doble de la tasa de 3% proyectada para el economía mundial. “Gracias a estas sólidas variables fundamentales y a las repuestas de política económica rápidas y contundentes para hacer frente a la crisis, el desempeño de Asia ha sido considerablemente mejor que el de otras regiones del mundo y, por lo tanto, esta región ha contribuido de forma importante a sustentar la recuperación mundial”, señaló.

Para mantener estos avances a largo plazo, Asia deberá adaptarse a los nuevos desafíos planteados por la economía de poscrisis. “En particular”, señaló Strauss-Kahn, “dado que existen límites al ritmo de crecimiento de las exportaciones, la demanda interna y externa deberán desempeñar una función cada vez más importante en el fortalecimiento del crecimiento de Asia”. Con respecto a la creciente importancia de Asia en los foros internacionales —como el G-20 y el FMI— Strauss-Kahn afirmó que “ahora es el momento en que Asia debe utilizar su mayor representación para contribuir a los esfuerzos desplegados a escala mundial para remodelar el panorama económico y financiero”.

Al referirse al contexto mundial, el Director Gerente indicó que si bien alberga la esperanza de que la economía mundial se encuentre en el punto de inflexión, la recuperación sigue siendo “frágil”. Por lo tanto, instó a las autoridades económicas a mantener políticas propicias hasta que la recuperación esté firmemente asegurada y, en particular, hasta que se establezcan las condiciones necesarias para que el desempleo comience a reducirse. Según Strauss-Kahn, “en algunos mercados emergentes, incluidos unos pocos en Asia, la recuperación se encuentra en una etapa más avanzada y las políticas de apoyo para afrontar la crisis podrían retirarse más pronto que tarde”. En cambio, en otros, debería mantenerse el estímulo de política. Strauss-Kahn subrayó que si bien el resurgimiento de los flujos de capitales hacia varios países de Asia es un reflejo de las perspectivas favorables para la región, estos flujos podrían tener efectos negativos en las economías receptoras. Las autoridades de política económica disponen de una variedad de instrumentos para mitigar estos efectos, señaló. También aludió a la necesidad de contener el riesgo del proteccionismo ante el aumento creciente del desempleo en las economías avanzadas.

Prioridades para remodelar el mundo de poscrisis y el papel de Asia

Strauss-Kahn mencionó tres prioridades de política económica para remodelar la economía mundial de poscrisis:

1. Reequilibrar la demanda mundial. En las economías que mantienen grandes déficits en cuenta corriente, deberá aumentar el ahorro nacional; en muchas de estas economías, como Estados Unidos, la consolidación fiscal es un elemento esencial. Por otra parte, en las economías con cuantiosos superávit en cuenta corriente, como China, deberá reforzarse la demanda interna. Las políticas orientadas a fomentar la inversión de alto rendimiento contribuirían a reducir el exceso de ahorro de Asia, estimulando al mismo tiempo la demanda interna, señaló. La inversión de Asia en infraestructura, educación y tecnologías “verdes” tiene un gran potencial, y añadió que “para que el mundo logre este reequilibrio, deberá permitirse que los tipos de cambio reflejen las variables fundamentales a mediano plazo”.

2. Fortalecimiento del sistema monetario internacional. Según Strauss-Kahn, la crisis ha mostrado claramente la necesidad de hallar mecanismos adicionales de “aseguramiento financiero mundial” y el FMI tiene el potencial para actuar como proveedor eficaz y fiable de este tipo de aseguramiento. No obstante, si bien los recursos del FMI se han incrementado durante la crisis, Strauss-Kahn afirmó que para actuar como el “prestamista de última instancia verdaderamente fiable” del mundo, el FMI debería contar con recursos considerablemente mayores. Con respecto al papel de Asia, Strauss-Kahn señaló que las reservas comprometidas que constituyen la Iniciativa Chiang Mai ofrecen un complemento importante al financiamiento del FMI. Además, según Strauss-Kahn, debemos “hallar mecanismos a través de los cuales estos recursos regionales —así como los de otras regiones— puedan combinarse con nuestra Línea de Crédito Flexible para lograr que este instrumento sea aún más eficaz”.

3. Crear un sistema financiero más estable y seguro. Strauss-Kahn señaló que los sistemas e instituciones financieros de Asia están sujetos a presiones a favor de la aplicación de reformas mucho menores que los que se encontraban en el epicentro de la crisis, en gran parte debido a los importantes cambios realizados después de la crisis de 1997–98. Advirtió, sin embargo, que “Asia no debe bajar la guardia” ya que podrían surgir nuevos riesgos, e instó a las autoridades económicas a mantener un sólido régimen de supervisión en el futuro. Al mismo tiempo, según Strauss-Kahn, Asia no debe aprender las lecciones equivocadas de la crisis, a saber, que el desarrollo financiero puede ser peligroso y, por lo tanto, debe rebajarse su importancia. “El avance en el desarrollo de los mercados financieros de Asia y, en particular, de sus mercados de capitales, será esencial para aprovechar de manera óptima el nivel de ahorro significativo en respaldo de la demanda interna”.

Asia y la nueva estructura de gobierno mundial

Strauss-Kahn señaló que la sólida representación de Asia en el G-20 le sirvió de plataforma para contribuir de manera eficaz a la remodelación de la arquitectura financiera mundial. Corea será el país anfitrión de la próxima reunión del G-20. Por lo tanto, “la atención del mundo estará centrada en gran parte en Asia —y existen grandes expectativas de que la región contribuya a encauzar la economía mundial por la senda de un nuevo período de crecimiento sólido y sostenido”. Según Strauss-Kahn, las reformas de la estructura de gobierno del FMI —que incrementarán considerablemente la cuota de Asia— son una parte importante de este proceso.

Strauss-Kahn subrayó que el FMI está examinando nuevos mecanismos para afianzar el compromiso que la institución mantiene con Asia. Un avance sería reforzar los canales de comunicación entre el FMI y Asia para escuchar las opiniones de los países de esta región, como las de la nueva comisión de notables (que celebró su reunión inaugural durante su visita a Singapur). El FMI también procurará estrechar sus vínculos con la ASEAN y otros grupos regionales. Además, Strauss-Kahn hizo hincapié en que el FMI está adaptando sus métodos de trabajo a las necesidades de cada país miembro y ha realizado cambios importantes en sus instrumentos de préstamo y sus análisis comparativos de países.

Para Asia, concluyó, el cambio brinda “enormes oportunidades para contribuir a la remodelación de la economía mundial de poscrisis”. Para el FMI, el cambio “nos permitirá reforzar nuestra legitimidad ante los países miembros y, por ende, ser más eficaces”.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100