El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la primera revisión del Acuerdo Stand-By con El Salvador

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la primera revisión del Acuerdo Stand-by con El Salvador. Los principales objetivos del programa económico de El Salvador bajo el acuerdo son impulsar la recuperación económica, reducir la pobreza, preservar la estabilidad financiera y asegurar la sostenibilidad de la deuda. El Acuerdo Stand-by fue aprobado el 17 de marzo de 2010, por un monto de DEG 513,9 millones (alrededor de US$781.0 millones). Las autoridades salvadoreñas continúan tratando el acuerdo como precautorio. (Véase el Comunicado de Prensa No. 10/95 ).

Luego de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo, en el 15 de septiembre de 2010, el Subdirector Gerente y Presidente Interino del Directorio, Naoyuki Shinohara, realizó la siguiente declaración:

“La economía salvadoreña continúa recuperándose gradualmente de la desaceleración global y las perspectivas de mediano plazo son, en general, favorables. A más largo plazo, un mayor fortalecimiento del crecimiento económico y la reducción de la pobreza, salvaguardando al mismo tiempo la sostenibilidad fiscal, requerirán la aplicación de una estrategia integral, que incluya medidas orientadas a aumentar los ingresos, reformas estructurales dirigidas a mejorar el clima de negocios y a aumentar la inversión privada.

“El programa económico de las autoridades, respaldado por el FMI, busca consolidar paulatinamente las finanzas públicas a medida que se afirma la recuperación de la economía. La estrategia de las autoridades para 2011, la cual incluye el fortalecimiento de la administración tributaria para incrementar los ingresos, así como la reforma de los subsidios a la energía, creará espacio para el gasto social y la inversión pública de alta prioridad, mientras se reduce el déficit fiscal a 3,5% del PIB.

“Más allá de 2011, la implementación oportuna de un pacto fiscal que incluya medidas orientadas a incrementar el ingreso de manera duradera y la adhesión continua a las metas de gasto del programa de las autoridades, serán críticas para sustentar la consolidación fiscal, colocando la relación deuda/PIB en una firme trayectoria descendente.

“El compromiso constante con el régimen de dolarización ha sido clave para mantener la estabilidad macroeconómica y financiera. Aunque el sistema bancario salvadoreño es líquido y está bien capitalizado, éste se beneficiaría de reformas orientadas a fortalecer su capacidad de recuperación. La aprobación de la Ley de Supervisión y Regulación del Sistema Financiero, reforzar el gobierno corporativo de los bancos y actualizar el esquema de resolución bancaria, serán tareas críticas para ese objetivo. Limitar los riesgos fiscales vinculados al suministro de crédito por parte de los bancos públicos también sería prioritario”, señaló el Señor Shinohara.



DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS DEL FMI

Relaciones públicas    Relaciones con los medios
de comunicación
E-mail: publicaffairs@imf.org E-mail: media@imf.org
Fax: 202-623-6220 Phone: 202-623-7100