Esta página de internet contiene información sobre la labor del FMI en América Central, Panamá y República Dominicana, incluyendo las actividades de la Oficina de Representación del FMI en la Región. Las páginas de internet del FMI correspondientes a los países del área centroamericana ampliada (Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá) contienen información adicional, incluyendo informes oficiales del FMI y documentos del Directorio Ejecutivo en inglés y español que se ocupan de Centroamérica como una región y de cada uno de sus países.

Volver arriba

A simple vista

  • CA-7: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana
  • Costa Rica se unió al Fondo el 8 de enero de 1946
  • El Salvador, Nicaragua y Panamá se unieron al Fondo el 14 de marzo de 1946
  • República Dominicana y Guatemala se unieron al Fondo el 28 de diciembre de 1945
  • Honduras se unió al Fondo el 27 de diciembre de 1945
  • Total de cuotas: DEG 1,230.6 millones
  • Préstamos: acuerdo ECF 132.54 millones de DEG, acuerdos Stand-By 703.76 millones de DEG

Volver arriba

La labor del FMI en América Central

Más

Volver arriba

Perspectivas económicas regionales

Las Américas

Administrando transiciones y riesgos
Abril de 2016

Mientras la economía mundial continúa luchando por afianzarse, muchos países en América Latina y el Caribe se enfrentan a una realidad más dura que la de hace apenas unos años. Las perspectivas de crecimiento son más débiles tanto en las economías avanzadas como en las emergentes, y es probable que la desaceleración gradual y el reequilibramiento de la actividad económica en China mantengan los precios de las materias primas más bajos por más tiempo. Por otra parte, las favorables condiciones financieras externas en los últimos años se han vuelto más volátiles, y los riesgos de que se endurezcan de manera repentina han aumentado.
En este contexto, la actividad económica en América Latina y el Caribe se ha revisado a la baja, respecto de las proyecciones que publicamos en nuestra actualización en enero y es probable que en 2016 se contraiga por segundo año consecutivo. Sin embargo, las perspectivas de crecimiento varían considerablemente dentro de la región. Si bien las condiciones externas suponen un pesado lastre para los países exportadores de materias primas, se prevé que los países que registren un crecimiento negativo lo hagan principalmente debido a las rigideces y los desequilibrios internos, y, en algunos casos, al impacto temporal de políticas que faciliten una transición que les permita dejar atrás las distorsiones del pasado.
Pero no todo es negativo. En el resto de la región—y particularmente en aquellos países que han reforzado sus marcos de política en las dos últimas décadas—continúa un proceso de ajuste relativamente moderado. En este contexto general, la evolución del crecimiento varía entre el sur y el norte.