Supervisión del FMI

31 de marzo de 2018

Una de las funciones centrales del FMI es supervisar el sistema monetario internacional y realizar un seguimiento de las políticas económicas y financieras de sus 189 países miembros, actividad conocida como supervisión. Como parte de este proceso, que se realiza a escala mundial, regional y nacional, el FMI identifica riesgos que pueden comprometer la estabilidad y brinda asesoramiento sobre los ajustes de política económica necesarios para sustentar el crecimiento económico y promover la estabilidad financiera y económica.

¿Por qué es importante la supervisión que ejerce el FMI?

La supervisión que lleva a cabo el FMI es esencial para identificar riesgos para la estabilidad y el crecimiento que puedan requerir medidas correctivas de ajuste. Además, la cooperación internacional en estos esfuerzos es clave en la economía mundial interconectada de nuestros días, en la que los problemas o las políticas de un país pueden repercutir en muchos otros países. Prácticamente todas las naciones Los países miembros del FMI, que son todos los países del mundo salvo unos pocos, pueden facilitar esta cooperación. La supervisión del FMI abarca la supervisión bilateral, centrada en cada uno de los países miembros, y la supervisión multilateral, es decir, el examen de la situación de la economía mundial.

Consultas con los países miembros

Como parte de la supervisión del FMI generalmente se realizan visitas anuales a los países miembros. Durante estas visitas, el personal técnico del FMI intercambia opiniones con funcionarios del gobierno y del banco central sobre las perspectivas económicas y las políticas macroeconómicas. Los principales temas tratados en dicho intercambio se refieren a las políticas cambiaria, monetaria, fiscal y macrofinanciera, así como a reformas macroeconómicas estructurales de importancia crítica. El personal técnico del FMI también trata de reunirse con otras partes interesadas, como legisladores y representantes del sector financiero y empresarial, los sindicatos y la sociedad civil. Estas conversaciones con una gran diversidad de grupos contribuyen a realizar una mejor evaluación de las políticas y perspectivas económicas de cada país.

Al concluir su evaluación, el personal técnico presenta al Directorio Ejecutivo del FMI un informe para que lo analice. Posteriormente, las opiniones del Directorio sobre el informe se transmiten a las autoridades del país, con lo cual concluye el proceso conocido como consultas del Artículo IV. En la mayoría de los casos, un comunicado de prensa resume el informe del personal técnico del FMI y las opiniones del Directorio; y el informe citado se publica.

Supervisión mundial

El FMI también realiza un seguimiento y un análisis de las tendencias económicas regionales y publica informes periódicos de estas tendencias. El informe sobre las Perspectivas de la economía mundial (informe WEO) presenta los análisis elaborados por los economistas del personal técnico del FMI en torno a la evolución de la economía mundial a corto y a mediano plazo, aborda temas apremiantes en materia de políticas y examina las posibles repercusiones a escala mundial derivadas de las políticas macroeconómicas aplicadas en las economías grandes y centrales a escala mundial. En el informe sobre la estabilidad financiera mundial (Global Financial Stability Report) se examinan los mercados de capitales mundiales y los desequilibrios y los factores de vulnerabilidad que pueden entrañar riesgos para la estabilidad financiera. En el Monitor Fiscal se actualizan las proyecciones fiscales a mediano plazo y se examina la evolución de las finanzas públicas. El FMI también publica informes económicos regionales ( Regional Economic Reports), en los que se presentan análisis detallados de las perspectivas económicas de las cinco principales regiones del mundo.

El FMI colabora estrechamente con otros grupos, como el Grupo de los Veinte países industrializados y de mercados emergentes (G-20), y desde 2009, ha apoyado los esfuerzos del G-20 en pro de la cooperación económica mundial a través del proceso de evaluación mutua. El FMI analiza las políticas aplicadas por los países miembros para determinar en qué medida son coherentes con el objetivo de lograr un crecimiento mundial sostenido y equilibrado. Los informes sobre el sector externo analizan y evalúan las posiciones externas de 29 de las economías más grandes del mundo, más la zona del euro. El análisis evalúa sistemáticamente las cuentas corrientes, los tipos de cambio, las posiciones de los balances externos, los flujos de capital y las reservas internacionales. Dos veces al año, el FMI publica una agenda mundial de políticas en la que se recopilan las principales conclusiones y recomendaciones de los informes multilaterales y se presenta una agenda de políticas futura para la institución y sus países miembros.

Adaptar la supervisión a los cambiantes retos mundiales

El FMI pasa revista periódicamente a las actividades de supervisión y monitoreo para adaptarlas a los cambios de la economía mundial. El Examen Trienal de la Supervisión de 2014 (ETS) reforzó los avances de la supervisión desde la crisis financiera internacional. Reflejando una sensibilidad más fina a las implicaciones de la interconexión financiera entre los países, el Examen de 2011 se centró en la supervisión multilateral. Esto sentó las bases para la Decisión sobre la Supervisión Integrada de 2012, que se centra en la estabilidad interna y de la balanza de pagos de los miembros, así como en la estabilidad sistémica. En septiembre de 2012, el Directorio avaló una Estrategia de Supervisión Financiera que propone medidas concretas para afianzar más las actividades de monitoreo del FMI. Sumadas, estas reformas condujeron a una reorganización de las herramientas de supervisión y una actualización del marco jurídico. El ETS de 2014 respaldó estas reformas, reconoció que la supervisión debe seguir siendo adaptable y enfatizó la selectividad.

Las recomendaciones del Examen Trienal de la Supervisión de 2014 se centraban en ayudar a los países a superar los retos que siguieron a la crisis financiera internacional. Una prioridad clave consistió en afinar la supervisión adaptando mejor el asesoramiento sobre la combinación de la política fiscal, monetaria, externa y estructural, basándose en la experiencia multinacional y apoyándose en un enfoque más centrado en el cliente. Se fijaron cinco prioridades operacionales para 2014-19: riesgos y efectos de contagio; supervisión macrofinanciera; asesoramiento sobre políticas estructurales; asesoramiento cohesionado y especializado sobre políticas; y un enfoque de supervisión centrado en el cliente. En el Plan de acción de la Directora Gerente para reforzar la supervisión se describen medidas concretas para impulsar todas estas prioridades. El Examen Provisional de la Supervisión de 2018 hará un balance de situación respecto de la agenda de supervisión, actualizará el avance de la implementación y definirá los próximos pasos para poner en práctica las prioridades actuales. Se ha programado un Examen de la Supervisión integral para 2019.