Young job seeker is interviewed at a job fair in Barcelona. Spain's youth unemployment remains among the highest in the European Union. (Photo: Gustau Nacarino/Reuters/Newscom)

Paraguay resiste en medio de una desaceleración regional

1 de junio de 2016

  • La economía de Paraguay se mantiene sólida, proyectándose que crezca 3% en 2016
  • La dinámica regional y los riesgos externos podrían afectar el futuro económico del país
  • Abordar las deficiencias estructurales es clave para impulsar el crecimiento y reducir la pobreza

Se prevé que la economía de Paraguay se mantenga resiliente este año y el siguiente, pero se verá puesta a prueba al seguir debilitados los precios de las materias primas y continuar la recesión en Brasil, afirmó el FMI en su última evaluación anual de la economía.

Un mercado popular de Asunción. Paraguay tiene una de las tasas de crecimiento más altas de la región (Alberto Peña/EFE/Newscom)

Un mercado popular de Asunción. Paraguay tiene una de las tasas de crecimiento más altas de la región (Alberto Peña/EFE/Newscom)

Examen Económico

En una entrevista con el Boletín del FMI, el Jefe de la misión del FMI a Paraguay, Hamid Faruqee, manifestó que, mientras que varios países de América Latina experimentan una desaceleración o incluso una contracción económica, Paraguay ha logrado invertir esa tendencia, registrando una de las tasas de crecimiento más altas de la región. De cara al futuro, Faruqee describe una serie de medidas que ayudarían a Paraguay a mantener la estabilidad macroeconómica, reducir la pobreza y promover un crecimiento inclusivo.

Boletín del FMI: Paraguay se está desenvolviendo relativamente bien, en comparación con otros países de la región. ¿Qué factores explican ese buen desempeño?

Faruqee: Para resumirlo, diría que la economía de Paraguay ha mostrado capacidad de resistencia, especialmente cuando consideramos en qué vecindario se encuentra. Según nuestras estimaciones, el crecimiento regional tenderá a ser negativo por segundo año consecutivo. Brasil, el mayor socio comercial de Paraguay, está sumido en una profunda recesión. En tal contexto, vemos a Paraguay creciendo este año a una sólida tasa de alrededor de 3%, prácticamente la misma que el año pasado.

En cuanto a los factores que explican tal resiliencia, mencionaría tres cosas: políticas macroeconómicas apropiadas en términos generales, sólidos fundamentos y algo de suerte.

Durante varios años Paraguay ha actuado con prudencia en materia fiscal. Tiene una muy baja deuda pública (menos de 25% del PIB) y una ley de responsabilidad fiscal que entró en vigencia el año pasado. Por el lado monetario, se han contenido las presiones inflacionarias y las expectativas son estables. De hecho, el Banco Central pudo reducir las tasas de interés en varias ocasiones el año pasado y nuevamente en su última reunión de política monetaria celebrada en mayo. La orientación general de la política monetaria sigue siendo acomodaticia.

Paraguay también ha sido afortunado. Las condiciones meteorológicas favorables han beneficiado la agricultura y la producción eléctrica. Estos factores han contribuido al crecimiento y contrarrestado en parte los efectos de la contracción de Brasil. El crecimiento de estos dos países ha tendido a evolucionar de forma paralela hasta hace poco tiempo, cuando los diferenciales de crecimiento se ampliaron marcadamente (véase el gráfico).

R:\DOC\CH\TRANSLATIONS\Survey Online Translations\2016\Paraguay A4\SPA.paraguay_screen.rev2.jpg

Boletín del FMI: ¿Cuál es el panorama para la economía de Paraguay? ¿Cuáles son los mayores riesgos?

Faruqee: Prevemos que el crecimiento se mantenga sólido, en alrededor de 3% en 2016 y 3¼% en 2017, impulsado principalmente por la agricultura y la construcción. Se espera que la cosecha de soja —el principal cultivo de exportación de Paraguay— sea muy buena este año. Aun cuando los precios de las materias primas son bajos, medidas en cantidades las cifras de la producción deberían ser bastante elevadas. La construcción tuvo un débil desempeño en el cuarto trimestre de 2015 pero creemos que experimentará un repunte. También prevemos una recuperación gradual de los sectores económicos sensibles al comercio, a medida que la economía brasileña comience a estabilizarse hacia el final del año en curso, lo cual debería representar una mejora adicional para Paraguay.

Por el lado de la demanda, el consumo evoluciona razonablemente bien en Paraguay, aunque hemos observado cierta debilidad en la inversión agrícola dados los precios más bajos de las materias primas y el estrechamiento de los márgenes de utilidad.

En cuanto a los riesgos, consideramos que son principalmente externos y consisten en la caída de los precios de las materias primas y la situación de Brasil. Nuestro análisis indica que, cuando la economía brasileña no funciona bien, puede haber un impacto significativo en Paraguay.

En el plano interno, diría que hay limitaciones para administrar y ejecutar la inversión pública, y esto también representa un riesgo a la baja para el crecimiento. El país tiene grandes necesidades de infraestructura, de modo que es importante que Paraguay avance en la implementación de proyectos clave.

Boletín del FMI: Paraguay ha instaurado recientemente un conjunto de reglas fiscales para mejorar el comportamiento fiscal y la transparencia. ¿Están ejerciendo esas medidas un impacto positivo?

Faruqee: La Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF), que entró en vigor el año pasado, fue un logro importante para Paraguay en términos de fortalecimiento del marco fiscal. Además de los objetivos numéricos, la ley introdujo elementos relativos a la presupuestación a mediano plazo y una mayor transparencia.

El primer año fue complejo en materia de implementación, en particular con respecto a la existencia de margen suficiente para efectuar gastos de capital en vista de la brecha de infraestructura que tiene Paraguay y al tratamiento que se daría a este tema conforme a las reglas, pero hemos visto señales de una mayor eficacia de la LRF en el presupuesto de 2016.

A pesar de algunas cuestiones de diseño e implementación, desde nuestra perspectiva lo aconsejable es atenerse a esta ley que está en vigor y desarrollar un sólido historial de aplicación de sus normas. Pero si las autoridades consideraran reformar la ley, recomendaríamos un enfoque equilibrado en el cual las modificaciones que flexibilicen las reglas fiscales estuvieran acompañadas de salvaguardias que refuercen su credibilidad.

Boletín del FMI: La expansión del crédito ha venido creciendo rápidamente en los últimos años. ¿A qué se debe esto? ¿Les preocupa que algo así suceda?

Faruqee: Sí, usted tiene razón. El crédito está creciendo con gran rapidez, y eso refleja en parte una profundización financiera. Por ejemplo, si observamos el monto de crédito privado pendiente en la economía, veremos que Paraguay ha avanzado más o menos en consonancia con sus pares que tienen niveles de ingreso similares. Dicho esto, sí tenemos alguna inquietud. Hemos visto cierto empeoramiento de la calidad crediticia. Esto no es de sorprender, dado el menor ritmo de crecimiento y el descenso de los precios de las materias primas. También es preciso vigilar los préstamos en mora, que están en alza aunque a partir de niveles bajos.

En general, el sistema bancario se presenta sólido. En comparación con otros sistemas bancarios de la región, el de Paraguay está funcionando bien en lo relativo a los balances y las utilidades de los bancos. En el informe de nuestro personal técnico se menciona la conveniencia de dar cierta consideración a las políticas macroprudenciales para contribuir a contener los riesgos del sector financiero dados la desaceleración del crecimiento y el debilitamiento de las condiciones externas.

Boletín del FMI: Paraguay ha elaborado una ambiciosa agenda de reformas para elevar el nivel de vida e impulsar el crecimiento potencial. ¿Qué reformas se están implementando y cómo están marcando una diferencia?

Faruqee: El Plan Nacional de Desarrollo de Paraguay tiene tres objetivos primordiales: reducción de la pobreza, promoción de un crecimiento inclusivo e integración de Paraguay en los mercados mundiales. Yo diría que los mayores esfuerzos se han hecho en los primeros dos aspectos. Permítame darle un ejemplo. Paraguay tiene un programa general denominado “Sembrando Oportunidades”, orientado a la reducción de la pobreza y al crecimiento económico inclusivo. Incluye un programa de transferencias monetarias condicionadas, Tekoporã, que ha sido sumamente exitoso. De hecho, actualmente se lo está ampliando y complementando con un nuevo programa, Tenonderã, cuyo objetivo es asistir a quienes reciben transferencias monetarias a fin de que desarrollen y mejoren las habilidades necesarias para generar sus propios ingresos.

Otro aspecto importante es la transparencia. Paraguay ha adoptado una ley de libre acceso a la información pública para asegurar una mayor transparencia y rendición de cuentas por parte del gobierno. Esta ley mejora la participación de la sociedad civil en lo relativo al funcionamiento del gobierno, y las autoridades consideran que este es un primer paso para fortalecer sus instituciones de forma duradera.