Young job seeker is interviewed at a job fair in Barcelona. Spain's youth unemployment remains among the highest in the European Union. (Photo: Gustau Nacarino/Reuters/Newscom)

Boletín del FMI : Continúa la desaceleración del crecimiento en América Latina y el Caribe

10 de octubre de 2014

  • El FMI recorta el pronóstico de crecimiento para América Latina y el Caribe a 1,3% en 2014 y 2,2% en 2015
  • Los precios más bajos de las materias primas y las incertidumbres en materia de políticas internas son los principales factores que afectan negativamente el crecimiento
  • Las reformas estructurales son cruciales para fomentar la productividad y el crecimiento potencial

El crecimiento económico en América Latina y el Caribe se ha desacelerado más de lo previsto, ya que el flojo crecimiento de América del Sur ha pesado más que la incipiente recuperación en México, según el pronóstico más reciente del FMI para la región.

(photo: Jianan Yu/Reuters/Newscom)

Trabajadores en una fábrica de Manaos, Brasil. Continúa la fuerte desaceleración de la economía brasileña. (foto: Jianan Yu/Reuters/Newscom)

PERSPECTIVAS ECONÓMICAS REGIONALES

Se proyecta que el crecimiento del PIB en América Latina y el Caribe se expanda 1,3% en 2014; solo una vez en los últimos 12 años se ha registrado una tasa de crecimiento más baja, y la actual previsión es más de 1 punto porcentual inferior a la tasa proyectada en abril de 2014, señaló el FMI en la actualización del informe Perspectivas económicas: Las Américas, publicada en la ciudad de Washington el 10 de octubre. Las mayores revisiones a la baja correspondieron a Argentina, Brasil, Chile, Perú y Venezuela.

Según el informe, las considerables revisiones a la baja obedecen a una combinación de factores externos e internos. En el frente externo, el debilitamiento de los precios de importantes materias primas ha suscitado una sensación de que los tiempos son menos favorables y ha llevado al sector privado a contraer el gasto. La incertidumbre en torno a las políticas internas ha minado aún más la confianza en varios países.

Para 2015 se espera que el crecimiento se recupere a 2,2%, a medida que se disipen algunos de los factores a corto plazo que frenan la actividad y en vista de que las incertidumbres que rodean a las políticas internas tenderán a disminuir en algunos países, explicó el FMI.


Importantes riesgos para las perspectivas

“Una desaceleración más fuerte en China sigue siendo un riesgo fundamental para los países exportadores de materias primas de América Latina y el Caribe”, manifestó el Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, en una conferencia de prensa realizada el día de hoy. Las perspectivas para América Latina también podrían verse perjudicadas por una agudización de la volatilidad financiera, incluido un aumento imprevistamente rápido de las tasas de interés de Estados Unidos.

“Lo bueno es que México, América Central y algunas partes del Caribe se beneficiarían de una recuperación más vigorosa de Estados Unidos”, puntualizó Werner.

Prioridades para las políticas

Pese a la marcada desaceleración en la región, la capacidad económica ociosa sigue siendo limitada en muchas economías, señaló el FMI. El desempleo ronda mínimos históricos y está muy por debajo de las estimaciones típicas de la tasa natural. La inflación está por encima de los puntos medios de las tasas oficiales fijadas como meta en la mayoría de las economías más grandes. Y los continuos déficits en cuenta corriente externa son otra señal de la limitada capacidad ociosa de la economía.

Este panorama —desaceleración persistente en medio de condiciones apretadas de la oferta— exige que la atención se centre claramente en llevar adelante reformas estructurales para fomentar la productividad y el crecimiento potencial. Las prioridades varían según el país, pero en general incluyen las medidas para mejorar el clima empresarial, para reforzar el desempeño de los sistemas educativos y para reorientar los escasos recursos presupuestarios hacia necesidades críticas de infraestructura.

Al mismo tiempo, la política monetaria y los tipos de cambio flexibles siguen siendo las herramientas más idóneas para hacer frente a las fluctuaciones cíclicas. El informe advierte que no se debe recurrir al estímulo fiscal en los países cuya capacidad económica ociosa es limitada o cuyas finanzas públicas son débiles.

Debilidad en el sur, más solidez en el norte

Para las economías financieramente integradas —Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay— se prevé un repunte moderado de la actividad económica, y se proyecta que el crecimiento del PIB sea de 2,7% en 2014 y 3,5% en 2015, señaló el FMI. La economía de Brasil sufrió una nueva desaceleración pronunciada, y entró “técnicamente en recesión” a comienzos de 2014. Las condiciones económicas se deterioraron considerablemente en Chile y Perú, donde la desaceleración se debió sobre todo a la moderación de la inversión y el consumo de bienes duraderos. En cambio, la economía de México ha cobrado impulso últimamente, tras varios trimestres de desempeño deficiente que concluyeron a comienzos de 2014.

El crecimiento en otros países exportadores de materias primas seguirá siendo dispar. Se proyecta que Argentina y Venezuela estén en recesión este año y el próximo, en tanto que para Bolivia, Ecuador y Paraguay se prevé la continuación de un crecimiento relativamente fuerte del orden de 4%–5%.

En América Central, se proyecta que el crecimiento permanezca estable alrededor de 3%, y para 2015 se prevé un crecimiento solo ligeramente más sólido, ya que las repercusiones positivas de la recuperación seguirán viéndose neutralizadas por los vientos en contra específicos de cada país.

El crecimiento en el Caribe continúa decepcionando, en un contexto de marcadas vulnerabilidades externas, fiscales y financieras en muchos países. Se prevé que las economías que dependen del turismo se expandan tan solo 1,1% en 2014 y 1,7% en 2015.


REO_WHD spa.png