IMF Logo

Boletín del FMI : Una nueva movilización puede ayudara la economía mundial a superar un crecimiento mediocre

2 de octubre de 2014

  • La economía mundial tiene que superar una recuperación frágil y desigual que está rodeada de riesgos
  • Para robustecer un crecimiento mediocre se necesita una movilización de las políticas y acción multilateral
  • La inversión en infraestructura puede brindar un fuerte ímpetu al crecimiento y al empleo

La aplicación de políticas más ambiciosas puede movilizar la economía mundial para ayudar a superar lo que ha sido una recuperación decepcionante, opinó Christine Lagarde, titular del FMI.

Autopistas en Seattle, Estados Unidos: La inversión pública eficiente en infraestructura puede brindar ímpetu al crecimiento y al empleo (Foto: Spaces Blend Images/Newscom)

Autopistas en Seattle, Estados Unidos: La inversión pública eficiente en infraestructura puede brindar ímpetu al crecimiento y al empleo (Foto: Spaces Blend Images/Newscom)

REUNIONES ANUALES DEL FMI Y EL BANCO MUNDIAL DE 2014

En un discurso pronunciado en Washington con anticipación a las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial que tendrán lugar la semana próxima, Lagarde afirmó que la principal función del FMI consiste en ayudar a la economía mundial a cambiar de marcha y superar una recuperación frágil y desigual que está rodeada de riesgos.

Ante un público reunido en la Facultad de Servicios Exteriores de la Universidad de Georgetown el 2 de octubre, Lagarde señaló que la economía mundial se encuentra en un punto de inflexión. “Efectivamente, hay una recuperación, pero como todos sabemos —y como todos lo sentimos— el nivel de crecimiento y empleo simplemente no basta”.

El mundo necesita apuntar más alto y trabajar más duro, dijo Lagarde. Esto significa políticas más ambiciosas que representen una “nueva movilización” para poder superar esta “nueva mediocridad que empaña el futuro”.

Las Reuniones Anuales del FMI y del Grupo del Banco Mundial congregan alrededor de 10.000 autoridades de bancos centrales, ministros de Hacienda y de Desarrollo, ejecutivos del sector privado y representantes del ámbito académico para analizar temas de interés general, como las perspectivas de la economía mundial, la erradicación de la pobreza, el desarrollo económico y la eficacia de la ayuda.

Crecimiento débil, repunte tímido

A los seis años del comienzo de la crisis financiera, persiste la debilidad en la economía mundial, y para 2015 se prevé apenas un ligero repunte, observó Lagarde. Entre las economías avanzadas, el repunte más fuerte será el de Estados Unidos. En Japón, será moderado, y el más débil será el de la zona del euro.

Lideradas por Asia —y por China en particular—, las economías de mercados emergentes y en desarrollo seguirán contribuyendo a alimentar la actividad mundial. Sin embargo, su crecimiento probablemente sea también más lento que antes.

En el caso de los países en desarrollo de bajo ingreso, incluidos los de África subsahariana, las perspectivas económicas están mejorando, pero como algunos países acumularán deuda, también tendrán que ser cuidadosos. En Oriente Medio las perspectivas están empañadas por transiciones económicas difíciles y por intensas luchas sociales y políticas.

La economía mundial corre el peligro de quedarse estancada con un nivel de crecimiento mediocre —poco crecimiento durante mucho tiempo—, afirmó Lagarde. “Si la gente guarda la expectativa de que el potencial de crecimiento será más bajo mañana, reducirá la inversión y el consumo hoy. Esta dinámica podría ser un grave obstáculo para la recuperación, especialmente en las economías avanzadas que también están luchando con un elevado desempleo y una baja inflación”.

Migración hacia una dimensión paralela

Lagarde también declaró que preocupa la posibilidad de excesos en el sector financiero, especialmente en las economías avanzadas. Las valoraciones de activos tocan máximos históricos; los diferenciales y la volatilidad tocan mínimos históricos

Otra preocupación es la migración de nuevos riesgos de mercado y de liquidez hacia un mundo financiero “paralelo”, parte de un sector no bancario menos regulado, que está creciendo con rapidez en algunos países. Además, presentan riesgos geopolíticos la situación en Ucrania, Oriente Medio y los países afectados por el brote de ébola.


Generar una nueva movilización

Ante estos hechos, la economía mundial puede avanzar a paso lento con un crecimiento deficiente y mediocre, afirmó Lagarde. “O puede ir en busca de una mejor trayectoria con políticas enérgicas que permitan acelerar el crecimiento, incrementar el empleo y lograr una ‘nueva movilización’”.

Un conjunto de herramientas de política más equilibrado recurriría tanto a la demanda como a la oferta en la economía. La política monetaria ha brindado un importante apoyo a la demanda durante la crisis, precisó Lagarde. Ahora necesita respaldo de otras políticas; concretamente las siguientes:

• Políticas fiscales en pro del crecimiento y en pro del empleo, como las encaminadas a hacer frente a la evasión tributaria, apoyar un gasto público más eficiente y reducir los impuestos sobre la nómina.

• Reformas estructurales para fomentar la productividad, la competitividad y el empleo mediante programas de capacitación; incentivar a las mujeres a sumarse a la fuerza laboral; abrir los mercados de productos y servicios; y reformar los subsidios energéticos.

• Estimular una eficiente inversión pública en infraestructura, que puede brindar un poderoso ímpetu al crecimiento y al empleo.

Aun así, en muchas economías avanzadas, estas políticas serán de alcance limitado si no mejoramos el flujo del crédito a la economía. “Necesitamos regímenes de insolvencia que puedan ayudar a los bancos y al sector privado a gestionar eficazmente sus cargas de deuda, a fin de liberar sus balances de tal manera que el crédito pueda volver a fluir y lubricar los engranajes de la economía”, explicó Lagarde.

Cómo galvanizar el mundo

Pero dados el crecimiento “mediocre” y la “movilización” de las políticas que es necesaria para superar esa mediocridad, galvanizar la cooperación internacional implica multilateralismo y la función del FMI, añadió Lagarde.

Tras señalar que el FMI cumple 70 años en 2014, Lagarde dijo que la institución había sido un foro de cooperación a lo largo de su historia, incluso durante la crisis financiera. Citó ejemplos de cooperación económica durante esta crisis.

“Quizás el más destacado haya sido el acercamiento entre los países del G-20 —como por ejemplo para proporcionar recursos adicionales al FMI— con el fin de apuntalar la confianza y salvaguardar el sistema financiero mundial”. Lagarde señaló que el G-20 anunció nuevos avances en la formulación de estrategias con el fin de elevar el crecimiento a mediano plazo un 2% en forma colectiva para 2018, para así cumplir la promesa de generar más crecimiento y empleo.

“Tras 70 años de labor, continuamos adaptándonos para cumplir con la razón de ser de la institución: salvaguardar la estabilidad ayudando a los países durante calamidades económicas y forjando soluciones basadas en la cooperación para los problemas mundiales. Hacemos esto para ustedes y para las generaciones futuras”, aseveró Lagarde.

Las Reuniones Anuales de 2014 congregarán a funcionarios procedentes de los 188 países miembros del FMI y del Banco Mundial. Dentro del marco más general de las sesiones formales, habrá una serie de reuniones de diferentes grupos oficiales, como el Grupo de los Veinte países avanzados y de mercados emergentes, los ministros de Hacienda de la Commonwealth y el Grupo de los Siete. También se celebrarán reuniones con representantes de la sociedad civil, el mundo académico y el sector privado.