IMF Logo

Boletín del FMI : Financiamiento para el desarrollo: Los pasos siguientes

19 de abril de 2015

  • Los Objetivos de Desarrollo Sostenible reemplazarán a los Objetivos de Desarrollo del Milenio este año
  • Su alcance será mayor, pero tendrán un precio más alto
  • El capital privado deberá cubrir necesidades financieras

En un debate durante las Reuniones de Primavera, el Subdirector Gerente del FMI, Min Zhu, abordó la inquietud de que los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, que se adoptarán a finales del presente año, puedan resultar demasiado ambiciosos.

Min Zhu, Subdirector Gerente del FMI, y Florencio Barsana Abad, en el seminario sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible del FMI (foto: FMI)

Min Zhu, Subdirector Gerente del FMI, y Florencio Barsana Abad, en el seminario sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible del FMI (foto: FMI)

PROGRAMA DE SEMINARIOS DE LAS REUNIONES DE PRIMAVERA

“Estoy de acuerdo: no es fácil recordar 169 metas y 17 objetivos. Pero los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) se centraban primordialmente en reducir la pobreza, mientras que los ODS van mucho más allá, y abarcan cuestiones mucho más amplias relacionadas con el crecimiento sostenible y la prosperidad”.

Zhu se refirió a estas cuestiones durante una mesa redonda en la que se debatió cómo podría la comunidad internacional financiar estos nuevos objetivos.

Nuevos objetivos: Mayor alcance, un preció más alto

El Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Económicos y Sociales, Wu Hongbo, señaló que la nueva agenda para el desarrollo incluirá a todos los Estados miembros: ricos y pobres, durante los próximos 15 años. Pero Wu reconoció que el mayor alcance de estos objetivos tiene un precio más elevado, que supera con creces el costo de los ODM.

“Además de erradicar la pobreza, esta agenda abarcará cuestiones económicas, sociales y medioambientales, de manera que se requerirá una enorme cantidad de recursos financieros para su implementación”.

El Director Financiero del Banco Mundial, Betrand Badré, indicó que el costo de implementar los ODS probablemente ascenderá a varios billones, mientras que el programa de Asistencia Oficial para el Desarrollo se cifra en los miles de millones. Sin embargo, Badré también señaló que puede haber una oportunidad en el sector privado, donde hay billones de dólares que buscan un buen rendimiento.

Según Jeffrey Sachs, Director del Instituto de la Tierra, independientemente del plan de financiamiento acordado, este deberá incluir al sector privado, porque “los gobiernos en occidente están en bancarrota”. Sin embargo, añadió, el dinero no es lo que más le preocupa en este momento.

“Debemos poner en marcha nuevas iniciativas claras para que los países de bajo ingreso puedan alcanzar el SDG en materia de salud y el SDG relacionado con la educación, o la lucha contra el hambre. Ni siquiera tenemos esto en este momento. No hemos puesto sobre la mesa iniciativas específicas que estén alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Es necesario plantear nuevas metas

Florencio Barsana Abad, Secretario de Presupuesto y Gestión del Gobierno de Filipinas, señaló que los ODS, tal como se han descrito, podrían abarcar “todo lo que uno pueda imaginar” y coincidió con Sachs en que deben establecerse iniciativas claras mucho antes de la Conferencia de Addis Abeba sobre el financiamiento para el desarrollo que se celebrará en julio.

“Es necesario establecer nuevas metas para el mes de julio. No podemos ir a esa reunión y esperar que todos nos quedemos contentos si se plantean unas cuantas propuestas superficiales. Debemos contar con algún tipo de financiamiento para respaldar estos objetivos ambiciosos”.

Si bien Sachs y otros participantes señalaron que convendría reducir el número de objetivos y metas, Wu Hongbo afirmó que las metas fueron seleccionadas por los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas con el objetivo de hacer frente a algunos problemas socioeconómicos insostenibles como la desigualdad y los abusos medioambientales.

“Estamos tratando de integrar estos tres aspectos, en lugar de trabajar en forma aislada en ámbitos específicos. Todo el mundo debe tener una meta, en particular los gobiernos. Trabajamos para todo el mundo, y para las generaciones futuras”.

Financiamiento para respaldar los objetivos

Min Zhu sugirió que los desafíos en el ámbito del financiamiento podrían enfrentarse complementando los actuales compromisos de los donantes con estrategias para movilizar mayores recursos, que incluyan reformas de los subsidios y los impuestos a las emisiones de carbono, los cuales podrían generar conjuntamente US$2 billones. Mantener un crecimiento vigoroso, añadió, sustentaría estas iniciativas.

“Así pues, hay muchos recursos sobre la mesa que podríamos aprovechar, pero también deberíamos profundizar el sector financiero y desarrollar los mercados de capitales de manera que también podamos aprovechar el capital privado, que representa cantidades mucho mayores”.

Jeff Sachs coincidió en que el capital privado podría contribuir en gran medida a financiar los ODS, y sugirió acudir a las personas más ricas del mundo, que tienen los medios para cofinanciar este programa.

“Hay 1.826 multimillonarios que tienen un patrimonio neto de US$7,1 billones. ¡Billones! Como trabajo en una universidad pienso en términos de dotaciones. Si se creara una dotación para los ODS con su patrimonio neto, un coeficiente de pago del 5% correspondería a US$355.000 millones al año. ¡Casi tres veces más que el total de ayuda que otorgan los gobiernos!”

Sin embargo, el Ministro de Hacienda de Etiopía, Sufian Ahmed Beker, se apresuró a señalar que, hasta que llame a la puerta la Fundación Gates, lo que ayudaría realmente sería que las empresas pagaran más impuestos. Según Beker, un aumento de la tasa impositiva del 15% al 20% supondría una diferencia enorme en su capacidad interna de movilización de ingresos públicos.

Se espera que la Asamblea General de las Naciones Unidas apruebe todos los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus 169 metas en septiembre de 2015.