Young job seeker is interviewed at a job fair in Barcelona. Spain's youth unemployment remains among the highest in the European Union. (Photo: Gustau Nacarino/Reuters/Newscom)

Boletín del FMI : El sector de los seguros contribuye más riesgos al sistema financiero desde la crisis mundial

4 de abril de 2016

  • Las empresas de seguros de vida desempeñan un papel más importante en el sistema financiero
  • Las aseguradoras están más expuestas a los riesgos que amenazan a toda la economía
  • La vigilancia de las exposiciones a riesgos comunes es clave para la supervisión

Las empresas de seguros de vida de las grandes economías avanzadas han contribuido más riesgo al sistema financiero en su conjunto desde la crisis financiera internacional, de acuerdo con un nuevo estudio del Fondo Monetario Internacional.

Peatones delante de la cartelera de una agencia bursátil en Tokio: a niveles bajos y negativos, las tasas de interés de las economías avanzadas son una fuente de riesgo para los aseguradores (Foto: Franck Robichon/Corbis)

Peatones delante de la cartelera de una agencia bursátil en Tokio: a niveles bajos y negativos, las tasas de interés de las economías avanzadas son una fuente de riesgo para los aseguradores (Foto: Franck Robichon/Corbis)

INFORME SOBRE LA ESTABILIDAD FINANCIERA MUNDIAL

Las empresas aseguradoras son inversionistas institucionales grandes que manejan más de USD 24 billones en activos internacionales y pasivos a más largo plazo, y que en los últimos años han quedado más expuestos a los vaivenes de los precios de los activos. Eso significa que en caso de que ocurra un shock de magnitud, como una fuerte caída de los precios de los activos, las aseguradoras probablemente no puedan desempeñar la función de canalizar ahorros hacia los prestatarios precisamente en el mismo momento en que tampoco puedan hacerlo otras partes del sistema financiero. Las bajas tasas de interés son otra importante fuente de riesgo para las aseguradoras. Además, cuanto más bajas sean las tasas de interés, más vulnerables serán las empresas aseguradoras a renovadas fluctuaciones.

El análisis lleva a pensar que los supervisores y los reguladores deberían atacar los riesgos examinando de manera más sistemática el papel que el sector de los seguros en su conjunto desempeña dentro del sistema financiero, a través de un enfoque macroprudencial.

Según el FMI, las autoridades, los reguladores y los supervisores no deben limitarse a establecer salvaguardias frente a los riesgos de solvencia y contagio de las empresas a nivel individual, sino asumir que las aseguradoras son cada vez más vulnerables a los mismos riesgos que otras partes del sistema financiero.

La fuente del riesgo

Los cambios del comportamiento de las aseguradoras como inversionistas no son el principal factor detrás de este aumento del riesgo sistémico, de acuerdo con el FMI. La proporción de activos de mayor riesgo que manejan las aseguradoras de los países incluidos en el análisis se ha mantenido más o menos constante a lo largo del tiempo. Sin embargo, las diferencias a nivel de empresa son notables: las empresas más pequeñas, más débiles y menos capitalizadas de una serie de países parecen haber incrementado la inversión en activos más riesgosos en los últimos años para recuperar la prosperidad.

Además, las compañías con una mayor proporción de inversiones que garantizan un rendimiento mínimo, tales como pólizas de seguro de vida con garantías mínimas orientadas a la inversión o ciertos tipos de anualidades, y niveles de garantía más elevados, tienen carteras de inversión con un mayor volumen de activos riesgosos.

Las empresas de seguros de vida han asumido pasivos de mayor duración que los activos, de modo que la disminución de las tasas de interés las perjudica. El FMI afirma que el prolongado período de tasas de interés a niveles muy bajos ha agudizado esta vulnerabilidad, especialmente en Estados Unidos y Europa.

“Los factores de mercado, como las mayores correlaciones observadas entre clases de activos, significan que las fuertes variaciones de precios de los activos cada vez afectan de manera más parecida a las empresas de seguros de vida”, explica Gastón Gelos, Jefe de la División de Análisis de la Estabilidad Financiera Mundial del FMI. “En cierta medida, esta nueva dinámica de mercado probablemente sea permanente.”

Otros factores también pueden haber contribuido al recrudecimiento del riesgo sistémico, de acuerdo con el FMI. Los cambios de la oferta de productos, como el uso más generalizado de las anualidades en Estados Unidos, quizás expliquen la mayor sensibilidad a las bajas tasas de interés, y el uso de derivados podría dar cuenta de su mayor exposición a los altibajos de los mercados financieros.

Lecciones para las políticas

Esta situación requiere un mayor énfasis en las políticas macroprudenciales. Los supervisores del sector de los seguros no deberían limitarse a examinar empresas individualmente (el enfoque microprudencial), sino también los factores comunes y el impacto entre empresas y países. Las medidas encaminadas a impedir que las aseguradoras restrinjan simultáneamente el financiamiento al resto del sistema podrían ser útiles.

“Una herramienta podrían ser las reservas de capital, que los aseguradores pueden acumular durante los ciclos económicos ascendentes y aprovechar durante las desaceleraciones”, explica Gelos.

Según el FMI, la valoración de los activos y los pasivos de las empresas de seguros a precios de mercado puede promover la transparencia y la equiparación de activos y pasivos. Sin embargo, los reguladores deben combinar las reglas de valoración con medidas anticíclicas, como el tipo de ajuste contemplado en la directiva Solvencia II de la Unión Europea, para evitar la venta forzosa de activos de las aseguradoras durante una desaceleración.

El análisis también plantea la necesidad de prestar atención al desempeño y al comportamiento de las empresas más pequeñas y más débiles. Aun si no son tan sistémicas individualmente, tomadas en conjunto pueden propagar shocks si tienen un comportamiento parecido. Además, podrían resultar demasiado numerosas como para abandonar a la quiebra.