IMF Logo

Boletín del FMI : Financiamiento para el desarrollo: El papel del FMI en la agenda posterior a 2015

8 de julio de 2015

  • El FMI ampliará en 50% el acceso a todos sus mecanismos de crédito concesionario
  • Tasa de interés cero para los países afectados por catástrofes naturales y conflictos
  • Mayor apoyo para incrementar el potencial de ingreso interno y mayor atención a la equidad y la inclusión

El FMI aprueba un conjunto de propuestas para mejorar su apoyo financiero e intensificar su asesoramiento en materia de políticas, asistencia técnica y fortalecimiento de las capacidades en ámbitos estratégicos a fin de ayudar de manera más eficaz a los países en desarrollo en sus esfuerzos por lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) posteriores a 2015.

Escolares en el pueblo de Kampong Tralach, Camboya: Las medidas adoptadas por el FMI ayudarán a ampliar los recursos disponibles para préstamos a los países de bajo ingreso (foto: Michael Nolan/Robert Harding World Imagery/Corbis)

Escolares en el pueblo de Kampong Tralach, Camboya: Las medidas adoptadas por el FMI ayudarán a ampliar los recursos disponibles para préstamos a los países de bajo ingreso (foto: Michael Nolan/Robert Harding World Imagery/Corbis)

SUSTAINABLE DEVELOPMENT GOALS

Estas medidas se presentaron en el discurso pronunciado por la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, en la Brookings Institution el 8 de julio, y se analizarán más a fondo la próxima semana en Addis Abeba durante la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo.

Muchos de los temas clave que se debatirán en la conferencia ya forman parte del núcleo del mandato del FMI. Entre estos temas cabe destacar varias cuestiones de política nacional como la movilización de ingresos internos, la eficiencia y eficacia del gasto, la atracción y gestión de flujos de capital, la expansión prudente de la inversión pública y cuestiones de política internacional, como el mantenimiento de la estabilidad financiera mundial y la cooperación fiscal internacional.

El 1 de julio el Directorio Ejecutivo del FMI también aprobó los siguiente cambios orientados a reforzar el compromiso del FMI de apoyar a los países de bajo ingreso:

• Se ampliará en 50% el acceso a todos los mecanismos de crédito concesionario de la institución, lo que significa poner más dinero a disposición de los países de bajo ingreso habilitados.

• Se concentrarán los recursos concesionarios aún más en los países más pobres y vulnerables.

• Se mantendrá en cero la tasa de interés de los préstamos otorgados en el marco del Servicio de Crédito Rápido, que está orientado a los países golpeados por catástrofes naturales y a los Estados frágiles y en situación de posconflicto.

“Tenemos la oportunidad de lograr que las cosas sean distintas en las vidas de miles de millones de personas en todo el mundo, especialmente las más pobres”, señaló el Subdirector Gerente el FMI, Min Zhu, encargado de supervisar la labor del FMI en el ámbito del financiamiento para el desarrollo. “Para ello, el FMI está reforzando la asistencia técnica, la supervisión y el financiamiento que proporciona a los países”.

Agenda de 2015 para el desarrollo mundial

La Conferencia sobre la Financiación para el Desarrollo es uno de los tres grandes eventos internacionales —entre los cuales está la cumbre sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se celebrará en Nueva York en septiembre, y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que tendrá lugar en París en diciembre— que conjuntamente contribuyen a que 2015 sea un año decisivo para el desarrollo mundial.

El objetivo de la conferencia sobre el financiamiento para el desarrollo es llegar a un entendimiento común sobre cómo se movilizará el financiamiento necesario para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los ODS, que se adoptarán formalmente en la cumbre de septiembre, sustituyen a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que vencen este año. Los ODS ahora incluyen 17 objetivos específicos centrados en poner fin a la pobreza, transformar la vida de toda la población y proteger el planeta para 2030.

La primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Financiación para el Desarrollo se celebró en 2002 en Monterrey, México; el documento final de esa conferencia se conoce como el Consenso de Monterrey. Al igual que en 2002, se prevé que el FMI desempeñará un papel principal en la conferencia de este año.

“El FMI, que está integrado por casi todos los países del mundo y tiene por mandato promover el crecimiento y la estabilidad económica, goza de una posición privilegiada para contribuir a la agenda de desarrollo posterior a 2015”, señaló Sean Nolan, Director del Departamento de Estrategia, Políticas y Evaluación del FMI, y autor principal de esta iniciativa. “Examinamos nuestros servicios de préstamo y de asesoramiento y fortalecimiento de capacidades desde la perspectiva de la agenda para el desarrollo posterior a 2015 e identificamos diversos ámbitos en los cuales nos parece que podemos mejorar nuestra contribución actual. El Directorio Ejecutivo del FMI ha aprobado las iniciativas propuestas, entre las cuales está ampliar el acceso a los recursos del FMI a disposición de los países de bajo ingreso”.

Ayudar a los países de bajo ingreso a reforzar su capacidad de resistencia económica

Además de ampliar el acceso y las condiciones concesionarias para los países de bajo ingreso, una de las mayores contribuciones que realizará el FMI será reforzar el asesoramiento en materia de políticas, la asistencia técnica y el fortalecimiento de las capacidades que brinda a los países para ayudarles a afianzar su capacidad de resistencia económica y cumplir sus responsabilidades individuales para financiar su desarrollo y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Se ampliará el asesoramiento en materia de políticas y la labor analítica a fin de incluir cuestiones relacionadas con la pobreza, la equidad y la inclusión, cuando sean relevantes para la macroeconomía, con el objetivo de integrar estas cuestiones en la labor operativa del FMI, colaborar con todos los países y aprovechar los conocimientos especializados y la experiencia de otras instituciones internacionales pertinentes.

El FMI también continuará su labor sobre la tarifación de la energía y los impuestos ambientales y brindará asistencia técnica para ayudar a los países en desarrollo a diseñar programas de tarifación de las emisiones de carbono fáciles de administrar.

En el marco de sus iniciativas de financiamiento para el desarrollo, el FMI ampliará su apoyo a los países en desarrollo para ayudarles a fortalecer sus capacidades internas en ámbitos tales como la política y administración tributaria, aumentando al mismo tiempo su participación en cuestiones en materia de fiscalidad internacional de especial relevancia para los países en desarrollo.

El FMI ya destina una quinta parte de las actividades de fortalecimiento de las capacidades a brindar asistencia en materia de política y administración tributaria, y en el marco de las nuevas medidas se incrementará el volumen de recursos destinados a estas actividades.

El FMI también proyecta ayudar a los países a abordar las importantes deficiencias de infraestructura de manera más eficiente y sostenible brindando asesoramiento y asistencia técnica en ámbitos clave de gestión de la inversión pública para incrementar la eficiencia del gasto en infraestructura. El FMI también reforzará el análisis de las relaciones entre la inversión pública, el crecimiento y la sostenibilidad de la deuda con el fin de ayudar a identificar el ritmo adecuado para incrementar el gasto en infraestructura.

Estados frágiles y afectados por conflictos

El FMI intensificará su interacción con los países miembros frágiles y afectados por conflictos, tanto en su labor operativa como en el fortalecimiento de las capacidades a mediano plazo. La labor en materia de fortalecimiento de las capacidades deberá incorporarse en una estrategia que esté estrechamente coordinada con los principales socios en el desarrollo y alineada con las propias prioridades del gobierno. El financiamiento concesionario del FMI también se concentrará en los países más pobres, y el FMI mantendrá en cero la tasa de interés de los préstamos otorgados en el marco del Servicio de Crédito Rápido.