La solidez del sistema financiero

15 de abril de 2016

Algunos de los aspectos centrales de las crisis financieras de finales de los años noventa y de la reciente crisis financiera mundial fueron la debilidad de las instituciones financieras, la regulación y supervisión inadecuadas y la falta de transparencia. La crisis reciente también destacó la importancia de una supervisión y gestión eficaz del riesgo sistémico. Por este motivo el FMI ha redoblado sus esfuerzos por ayudar a los países poner en práctica políticas que respalden sistemas financieros sólidos.

¿Por qué es importante la solidez de los sistemas financieros?

Los sistemas financieros de los países abarcan bancos, mercados de valores, fondos de pensiones y fondos comunes de inversión, compañías de seguros, infraestructuras de mercado, el banco central y autoridades regulatorias y supervisoras. Estas instituciones y mercados ofrecen un marco para la realización de las transacciones económicas y para la conducción de la política monetaria. Además, ayudan a canalizar de manera eficiente el ahorro hacia la inversión, sustentando así el crecimiento económico. Los problemas en los sistemas financieros no solo perturban la intermediación financiera, sino que también pueden socavar la eficacia de la política monetaria, exacerbar las desaceleraciones de la economía, desencadenar la fuga de capitales y presiones cambiarias y crear un elevado costo fiscal si hiciera falta sanear las instituciones financieras que atraviesan dificultades. Además, dada la creciente conectividad entre las instituciones financieras y los vínculos financieros y comerciales cada vez más estrechos entre los países, los shocks financieros de una jurisdicción pueden extenderse rápidamente entre sectores financieros y más allá de las fronteras nacionales. Por lo tanto, los sistemas financieros resistentes bien reglamentados y supervisados son cruciales para la estabilidad económica y financiera tanto nacional como internacional.

Cómo ayuda el FMI a fomentar la solidez del sistema financiero

El FMI fomenta la solidez de los sistemas financieros de sus miembros mediante sus actividades continuas de supervisión bilateral y multilateral, las características de sus programas de préstamo y el suministro de asistencia técnica.

La supervisión bilateral es el proceso de diálogo y asesoramiento de política que el FMI está obligado a ofrecer con regularidad a todos sus miembros, que abarca su evolución macroeconómica y financiera y sus políticas, y que se conoce como Consultas del Artículo IV. Para profundizar la cobertura de las cuestiones relacionadas con el sistema financiero como parte de este proceso, el FMI creó en 1999 el Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF), a fin de brindar a sus países miembros una evaluación completa de sus respectivos sistemas financieros. Los PESF tienen como fin ayudar a los países a identificar mejor las fortalezas y debilidades del sistema financiero, así como las fuentes potenciales de riesgo sistémico, y, por ende, reducir la frecuencia e intensidad de los problemas del sistema financiero. En 2010, los PESF se convirtieron en evaluaciones obligatorias que tienen lugar cada cinco años para países con sectores financieros de importancia sistémica. 1 En las economías avanzadas son llevados a cabo exclusivamente por el FMI. En los países de mercados emergentes y en desarrollo normalmente se llevan a cabo conjuntamente con el Banco Mundial, que aporta la perspectiva del desarrollo.

La supervisión multilateral enfoca la supervisión desde una óptica multinacional o mundial. Al estar cada vez más integradas las economías y los sistemas financieros, muchas cuestiones de importancia tienen incidencia en varias jurisdicciones, y con frecuencia lo que ocurre en un país o un sistema financiero repercute en otro. A través de sus actividades multilaterales, el FMI procura identificar las vulnerabilidades subyacentes relacionadas con estas interrelaciones y fomentar políticas que respalden unas condiciones financieras mundiales ordenadas. En Global Financial Stability Report (informe sobre la estabilidad financiera mundial), la estabilidad financiera se enfoca desde una perspectiva multilateral. En el informe se evalúan novedades y riesgos fundamentales de los mercados financieros con el fin de detectar factores de vulnerabilidad sistémicos. Otros ejemplos de supervisión multilateral son el ejercicio de alerta anticipada que lleva a cabo semestralmente el FMI junto con el Consejo de Estabilidad Financiera, el ejercicio de vulnerabilidad y los proyectos de supervisión financiera que cubren América Central, la Unión Económica y Monetaria del África Occidental, la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC), la Unión Monetaria del Caribe Oriental (ECCU) y la Unión Europea.

La supervisión financiera eficaz a escala bilateral y multilateral se ha convertido en una prioridad estratégica crucial para el FMI.

Los programas respaldados por el FMI suelen incluir medidas de refuerzo de los sistemas financieros de los países miembros. Además de prestar asistencia financiera, el FMI ayuda a los países miembros a identificar y diagnosticar los problemas que presenta el sistema financiero; elabora estrategias para la reforma sistémica y la reestructuración bancaria, y se asegura de que esas estrategias sean compatibles con las medidas macroeconómicas y estructurales apropiadas y de que se apoyen en ellas. Entre los recientes programas con importantes componentes relativos al sector financiero se pueden citar los casos de Chipre,Grecia,Irlanda e Islandia.

La asistencia técnica que presta el FMI ayuda a los países miembros a instrumentar reformas específicas para desarrollar y fortalecer sus sistemas financieros. La asistencia puede incluir capacitación y asesoramiento sobre marcos de política monetaria y macroprudencial, gestión de la deuda y fiscal, desarrollo de los mercados cambiarios y de capital, diseño de sistemas de pagos y mecanismos de garantía de depósitos, marcos regulatorios y de supervisión que rigen las actividades de las instituciones financieras y estrategias de gestión de crisis y resolución de bancos.

El FMI también ha identificado un conjunto de indicadores de solidez financiera básicos y recomienda su uso. Estos indicadores son esenciales para evaluar los puntos fuertes y débiles de los sistemas financieros, y el FMI respalda los esfuerzos realizados por los países para compilarlos y divulgarlos.


1 En la actualidad hay 29 países cuyos sectores financieros se consideran de importancia sistémica: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Corea, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, India, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Noruega, Países Bajos, Polonia, la RAE de Hong Kong, Reino Unido, Rusia, Singapur, Suecia, Suiza y Turquía.