Servicio Ampliado del FMI (SAF)

5 de junio de 2020

Cuando un país se enfrenta a graves problemas de balanza de pagos a mediano plazo debido a deficiencias estructurales que tardarán tiempo en resolverse, el FMI puede brindar asistencia a través del Servicio Ampliado del FMI (SAF). En comparación con la asistencia proporcionada en el marco de un Acuerdo de Derecho de Giro (Acuerdo Stand-By), los SAF se caracterizan por la participación en un programa y períodos de reembolso más largos.

La finalidad del SAF

El SAF fue creado para ayudar a los países que experimentan graves problemas de balanza de pagos debido a deficiencias estructurales o a un lento crecimiento y una situación de la balanza de pagos muy debilitada. Los SAF respaldan programas integrales que contemplan las políticas necesarias para corregir desequilibrios estructurales durante un período prolongado.

Participación en el programa y períodos de reembolso son más largos

Dado que las reformas estructurales orientadas a corregir deficiencias arraigadas suelen tomar tiempo en implementarse y rendir fruto, la participación en un programa del SAF y el período de reembolso tienen plazos más largos que la mayoría de otros acuerdos que pueden celebrarse con el FMI.

Los acuerdos ampliados suelen aprobarse por períodos de tres años, pero también pueden aprobarse por períodos de hasta cuatro años, a fin de implementar reformas estructurales profundas y duraderas. Los montos que se giran en el marco de un SAF deben reembolsare en plazos de 4½ a 10 años, con pagos en 12 cuotas semestrales iguales. En cambio, los créditos en el marco de un Acuerdo Stand-By (SBA) se reembolsan en períodos de 3¼ a 5 años.

Focalización en el ajuste estructural

Cuando un país obtiene un préstamo del FMI, se compromete a aplicar políticas orientadas a superar los problemas económicos y estructurales. En el marco del SAF, se espera que estos compromisos, incluidas condiciones específicas se centren en las reformas estructurales para corregir deficiencias institucionales o económicas, además de las políticas que mantienen la estabilidad macroeconómica. El Directorio Ejecutivo del FMI evalúa periódicamente el desempeño del programa y puede adaptarlo en función de la evolución económica.

Medidas estructurales. Tras la eliminación de los criterios de ejecución estructurales, los avances en la implementación de medidas estructurales que son críticas para alcanzar los objetivos del programa se evalúan de una forma holística, que incluye parámetros de referencia.

Condiciones cuantitativas. Se hace un seguimiento de los avances de los países prestatarios usando metas cuantitativas (criterios de ejecución y metas indicativas). Los desembolsos del FMI están supeditados a la observancia de los criterios de ejecución cuantitativos, salvo que el Directorio Ejecutivo decida suspender su aplicación durante los exámenes periódicos sobre el desempeño del programa. El país miembro y el Directorio Ejecutivo también pueden usar los exámenes para modificar el programa en función de la evolución económica.

Monto que puede obtener en préstamo un país y su costo

Al igual que con otros tipos de préstamos, el monto obtenido en préstamo en el marco de un SAF se basa en las necesidades de financiamiento del país, su capacidad de reembolso y su historial en lo que respecta al uso de los recursos del FMI en el pasado.

  • Acceso normal. El monto obtenido en préstamo en el marco del SAF está sujeto a los límites normales de 145% anual de la cuota del país miembro en el FMI, (la cuota en el FMI refleja en términos generales la posición de un país en la economía mundial), y a un límite acumulado a lo largo del período del programa de 435% de la cuota, deducidos los reembolsos programados.
  • Acceso excepcional. El FMI puede prestar un monto superior a estos límites de acceso normales en circunstancias excepcionales, siempre que el país cumpla con un conjunto predeterminado de criterios.

En general los acuerdos en el marco del SAF no se formulan para fines precautorios en previsión de futuras dificultades de balanza de pagos.

Comisión inicial. Los recursos disponibles en el marco de un SAF están sujetos a una comisión por compromiso de recursos que se cobra al principio de cada período de 12‑meses por los montos que puedan girarse en el período. Estas comisiones equivalen a 15 puntos básicos, o 0,15 punto porcentual, por montos de hasta 115% de la cuota; 30 puntos básicos por montos de más de 115% de la cuota y hasta 575% de la cuota; y 60 puntos básicos por montos superiores a 575% de la cuota. Estos cargos se reembolsan si se utiliza el crédito durante el período pertinente, de modo que si el país toma prestado el total del monto comprometido en el marco de un SAF, la comisión por compromiso se reembolsa íntegramente.

Tasa de interés. El costo de endeudamiento está vinculado a la tasa de interés de mercado del FMI, conocida como la tasa de cargos básica , que está vinculada a la tasa de interés de los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI. Actualmente, la tasa de cargos básica equivale a la tasa del DEG más 100 puntos básicos, o 1 punto porcentual. Los préstamos de gran cuantía están sujetos a una sobretasa de 200 puntos básicos, que se paga por un monto de crédito pendiente superior a 187,5% de la cuota. Si el crédito permanece por encima del 187,5% de la cuota al cabo de 51 meses, la sobretasa se eleva a 300 puntos básicos. Estas sobretasas tienen por objeto desalentar un uso importante y prolongado de los recursos del FMI.

Cargo por servicio. Sobre cada monto utilizado se aplica un cargo por servicio de 50 puntos básicos, o 0,5 punto porcentual.