Fondos para el desarrollo de las capacidades

21 de agosto de 2018

El fortalecimiento de las capacidades es uno de los tres mandatos principales del FMI, y se centra en ayudar a los países a fortalecer y modernizar sus instituciones económicas y abordar las correspondientes necesidades de desarrollo de capacidades humanas. El FMI financia esta prestación tanto con sus propios recursos como con contribuciones de donantes externos, que se canalizan a través de un pequeño número de fondos temáticos en los que el FMI se asocia con donantes para la planificación y el suministro de las actividades de fortalecimiento de las capacidades.

Los fondos temáticos de fortalecimiento de las capacidades del FMI reflejan las prioridades en materia de política y gestión macroeconómica. Están completamente alineados con necesidades e iniciativas clave de desarrollo mundial, incluida la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Sus actividades se complementan con la amplia red de centros regionales del FMI.

Mejorar la movilización de ingresos fiscales y la gestión de recursos fiscales y naturales

Movilización de ingresos fiscales (RMTF): Una función básica de todos los países es contar con un sistema tributario eficaz. El RMTF se creó en 2011 para brindar respaldo a los países de bajo ingreso y de ingreso mediano bajo durante la concepción y administración de sistemas tributarios eficaces. Esto ayuda a generar un flujo sostenible de ingresos para el pago de infraestructura esencial y del gasto social necesario para alcanzar los objetivos de crecimiento y desarrollo, formalizar la economía y reducir la dependencia de la ayuda externa. La segunda fase del fondo comenzó en 2016. Los socios son Japón, Bélgica, Australia, Suiza, los Países Bajos, Luxemburgo, Alemania y Corea.

Herramienta Diagnóstica de Evaluación de la Administración Tributaria (TADAT): Inaugurada en febrero de 2014, la Herramienta Diagnóstica de Evaluación de la Administración Tributaria (TADAT, por sus siglas en inglés) permite evaluar de forma objetiva y estandarizada el desempeño de la administración tributaria de un país. Al ayudar a identificar los puntos fuertes y débiles de la administración tributaria y al permitir establecer perspectivas comunes entre todas las partes interesadas, contribuye a establecer un sólido programa de reforma y a gestionar, supervisar y evaluar los avances logrados. Los socios son el Reino Unido, la Comisión Europea, los Países Bajos, Noruega, Suiza, Japón y Alemania.

Fondo para la Gestión de los Recursos Naturales (MNRW): Muchos países con abundantes recursos naturales no logran aprovechar al máximo el potencial de esa riqueza. El Fondo para la Gestión de los Recursos Naturales (MNRW, por sus siglas en inglés) fue creado en 2011 y hasta la fecha ha ayudado a 28 países ricos en recursos naturales a movilizar y gestionar con eficacia la riqueza proveniente de dichos recursos. El MNRW contribuye también a fortalecer las capacidades de formulación e implementación de políticas macroeconómicas y macroprudenciales en países sumamente dependientes de la abundancia de ingresos generados por los recursos naturales —que de por sí son volátiles—, y a garantizar que se los administre con ánimo de responsabilidad social. La segunda fase del fondo arrancó en 2016 con la Unión Europea, Suiza, Noruega, los Países Bajos y Australia como socios.

Promover el acceso y la estabilidad del sector financiero y abordar el tema de la deuda

Lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/LFT): El lavado de dinero y el financiamiento de actividades terroristas pueden socavar la solidez y la estabilidad de las instituciones y los sistemas financieros, desalentar la inversión extranjera y distorsionar los flujos internacionales de capital. Este fondo creado en 2009 respalda el afianzamiento de la integridad y la estabilidad de los sectores financieros nacionales, lo cual facilita la integración de los países al sistema financiero mundial; mejora la gestión de gobierno, la transparencia y la eficacia de las actividades fiscales; y promueve la movilización de recursos. Los socios son Suiza, los Países Bajos, Luxemburgo, Qatar, Noruega, Japón, Francia, el Reino Unido y Arabia Saudita.

Fondo para la Estabilidad del Sector Financiero (FSSF): La inclusión y el desarrollo financiero deben ir de la mano de la estabilidad financiera. El Fondo para la Estabilidad del Sector Financiero (FSSF, por sus siglas en inglés) es un vehículo lanzado en noviembre de 2017 que reúne una multiplicidad de socios para ayudar a países de ingreso bajo y mediano bajo a evaluar y corregir los riesgos y las vulnerabilidades del sector financiero. Orientado a promover la estabilidad, inclusión y profundización financieras, el FSSF respaldará los exámenes de estabilidad del sector financiero, una evaluación de diagnóstico estandarizada, y asesoramiento técnico de seguimiento basado en los resultados de los diagnósticos y el fortalecimiento de las capacidades para mejorar las estadísticas sobre el sector financiero. Los socios son Suiza, Italia, China, Luxemburgo y el Banco Europeo de Inversiones.

Fondo de Gestión de Deuda II (DMF II): El Fondo de Gestión de Deuda II (DMF II, por sus siglas en inglés) fue inaugurado en 2014 como un fondo conjunto del FMI y el Banco Mundial, asentado en los buenos resultados alcanzados por la primera fase del DMF, que se creó en 2008. Gracias al DMF, más de 75 países han evaluado y reforzado la gestión de la deuda, planificado activamente transacciones de deuda futuras y garantizado que sus niveles de endeudamiento sean sostenibles. Los socios son Suiza, los Países Bajos, Austria, Rusia, la Unión Europea, Alemania, Noruega y el Banco Africano de Desarrollo.

Iniciativa para la reforma y el fortalecimiento del sector financiero (FIRST): La Iniciativa para la reforma y el fortalecimiento del sector financiero (FIRST, por sus siglas en inglés) es un fondo conjunto del FMI y el Banco Mundial dedicado a promover el desarrollo del sector financiero en países de ingreso bajo y mediano. La iniciativa FIRST, establecida en 2002, respalda una amplia gama de reformas del sector financiero en ámbitos tales como banca, seguros, mercados de capital y preparación frente a crisis. Otros socios son Suiza, los Países Bajos, el Reino Unido, Alemania y Luxemburgo.

Fortalecer la toma de decisiones económicas a través de la mejora de las estadísticas

Datos para Decidir (D4D): Mejorar la disponibilidad, calidad, cobertura, puntualidad y divulgación de las estadísticas macroeconómicas afianza la formulación de políticas. A partir de abril de 2018, la iniciativa D4D ayudará a los países de bajo ingreso y de ingreso bajo mediano, particularmente asistiéndolos en la creación de la infraestructura necesaria para compilar y divulgar muchos indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y también suministrando la Encuesta de Acceso Financiero. Dicha Encuesta puede usarse como fuente para un indicador que mide el avance hacia el crecimiento sostenido e inclusivo y contiene datos desagregados por género. Luxemburgo es el primer socio en respaldar la iniciativa D4D.

Brindar respaldo a los Estados frágiles

Fondos para los Estados frágiles : La formación de instituciones económicas sólidas y el desarrollo de las capacidades necesarias para preservarlas es una prioridad clave en los Estados frágiles. Sendos fondos brindan respaldo a Sudán del Sur y a Somalia en sus esfuerzos por reforzar la capacidad técnica y operativa con el fin de incrementar la eficacia, transparencia y rendición de cuentas de sus instituciones económicas y financieras. El fondo de Sudán del Sur se creó en 2012 y cuenta con el apoyo externo de la Unión Europea y Noruega; el fondo de Somalia para fortalecimiento de capacidades en materia de políticas y estadísticas macroeconómicas inició sus operaciones en 2015 y cuenta con el respaldo del Fondo Árabe, Canadá, el Reino Unido, la Unión Europea, Estados Unidos e Italia.