El marco de sostenibilidad de la deuda elaborado por el Banco Mundial y el FMI para los países de bajo ingreso

30 de septiembre de 2016

Los países de bajo ingreso soportan, con frecuencia, una deuda externa de gran cuantía. Esa carga se ha reducido, en gran medida como resultado de las iniciativas  internacionales de alivio de la deuda. El FMI y el Banco Mundial crearon un marco que busca servir de guía a los países y a los donantes a la hora de movilizar financiamiento para las necesidades de desarrollo y, al mismo tiempo, evitar en la medida de lo posible una acumulación excesiva de deuda en el futuro. Tal es el espíritu del marco de sostenibilidad de la deuda (MSD) establecido en abril de 2005 para hacer frente a este desafío, y que se revisa periódicamente. La última revisión tuvo lugar en febrero de 2012 y ya se ha dado inicio a los trabajos para la próxima revisión.

Enfoque estratégico para alcanzar los objetivos

El marco tiene por objeto orientar las decisiones sobre endeudamiento de los países de bajo ingreso a fin de lograr un equilibrio entre sus necesidades de financiamiento y su capacidad de reembolso actual y futura, teniendo en cuenta las circunstancias de cada país.

Como parte del marco se llevan a cabo con regularidad análisis de sostenibilidad de la deuda, que consisten en:

  • Un análisis de la carga de la deuda proyectada para los 20 años siguientes y de la vulnerabilidad del país ante perturbaciones externas y originadas por las políticas, tanto en una situación hipotética de base como con pruebas de tensión.
  • Una evaluación del riesgo de problemas de deuda externa en ese período a partir de umbrales indicativos de la carga de la deuda que dependen de la calidad de las políticas y las instituciones del país.
  • Recomendaciones sobre una estrategia de endeudamiento (y préstamo) que limita el riesgo de problemas de deuda.

Evaluación de la deuda para evitar riesgos

El MSD analiza tanto la deuda externa como la deuda del sector público. Dado que los préstamos a países de bajo ingreso presentan diferencias considerables en cuanto a tasas de interés y plazos de reembolso, el marco se centra en el valor actualizado (VA) de las obligaciones de deuda, lo que ayuda a garantizar la posibilidad de realizar comparaciones a lo largo del tiempo y entre países. La tasa de descuento usada para calcular el valor actualizado de la deuda externa es actualmente de 5%. 

Para evaluar la sostenibilidad de la deuda, se comparan los indicadores de la carga de la deuda con umbrales indicativos durante los 20 años de la proyección. Cuando el indicador supera el umbral, el país corre el riesgo de experimentar algún tipo de problemas de deuda. Estas son las cuatro calificaciones de riesgo para la deuda pública externa:

  • Bajo: Por lo general cuando todos los indicadores están por debajo de los umbrales.
  • Moderado: Por lo general cuando los indicadores están por debajo de los umbrales en la situación hipotética de base, pero las pruebas de tensión indican que superarían los umbrales si se produjeran shocks externos o si las políticas macroeconómicas variaran abruptamente.
  • Alto: Por lo general cuando se rebasa uno o más de los umbrales en la situación hipotética de base, pero el país no experimenta por el momento dificultades para realizar los reembolsos.
  • Sobreendeudamiento: El país ya experimenta dificultades para el servicio de su deuda, como lo demuestra, por ejemplo, la existencia de atrasos, o de indicadores de deuda y de servicio de la deuda que rebasan los umbrales de forma significativa o sostenida.

A los países con vulnerabilidades significativas relacionadas con la deuda interna pública o la deuda externa privada se les asigna un riesgo global de sobreendeudamiento que sirve de advertencia. Esta evaluación de la vulnerabilidad global de la deuda complementa la calificación del riesgo de exceso en la deuda pública externa.

En los países de bajo ingreso con políticas e instituciones más débiles el reembolso suele presentar dificultades a niveles de deuda más bajos que en los países con políticas e instituciones más sólidas. Por lo tanto, el MSD clasifica los países en tres categorías de desempeño económico (firme, mediano y deficiente), según el índice de Evaluaciones Institucionales y de Políticas por País (CPIA) del Banco Mundial, y les aplica diferentes umbrales indicativos de la carga de la deuda. Los umbrales correspondientes al desempeño firme son los más altos y denotan que en un país con políticas sólidas la acumulación de deuda es menos riesgosa.

Umbrales de la carga de la deuda dentro del MSD
  VA de la deuda como porcentaje de Servicio de la deuda como porcentaje de
  Exportación PIB Ingreso Exportación Ingreso
Deficiente 100 30 200 15 25
Mediano 150 40 250 20 30
Firme 200 50 300 25 35

Integración del tema de la deuda en el asesoramiento en materia de política económica

El MSD ha permitido al FMI y al Banco Mundial integrar mejor el tema de la deuda en sus análisis y en el asesoramiento que brindan en materia de política económica. Además, el marco ha facilitado las comparaciones entre países.

El MSD es un componente importante de la evaluación de la estabilidad macroeconómica, la sostenibilidad a largo plazo de la política fiscal y la sostenibilidad global de la deuda. Además, las evaluaciones de sostenibilidad de la deuda se tienen en cuenta al decidir el acceso al financiamiento del FMI y los límites de deuda de los programas respaldados por el FMI, mientras que el Banco Mundial utiliza estas evaluaciones para determinar la proporción de donaciones y préstamos en la asistencia a cada país de bajo ingreso y para determinar los límites de endeudamiento no concesionario.

La eficacia del MSD para impedir una acumulación excesiva de deuda depende de que los prestatarios y los acreedores le den un uso generalizado. El FMI y el Banco Mundial alientan a los países de bajo ingreso a utilizar el MSD o un marco parecido como primer paso para la elaboración de una estrategia de endeudamiento a mediano plazo. A su vez, se alienta a los acreedores a tomar en consideración los resultados de las evaluaciones de sostenibilidad de la deuda a la hora de aprobar sus préstamos. De esa manera, el marco ayudará a los países de bajo ingreso a obtener el financiamiento que necesitan para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluso mediante donaciones si la capacidad de atención del servicio de la deuda es limitada.

Para consultar más información sobre el MSD, véanse (en inglés): http://imf.org/dsa o http://www.worldbank.org/debt.