El FMI y la Organización Mundial del Comercio

27 de septiembre de 2016

El FMI y la OMC son organismos internacionales con alrededor de 150 miembros en común. El interés principal del FMI se centra en el sistema monetario y financiero internacional y el de la OMC en el sistema de comercio internacional, pero ambos organismos colaboran entre sí para garantizar un sistema sólido de comercio y pagos internacionales.

¿Cuáles son los objetivos comunes del FMI y la OMC?

El Fondo Monetario Internacional (FMI) es un organismo internacional integrado por 188 países que se esfuerza por garantizar la estabilidad del sistema monetario y financiero internacional. Entre sus atribuciones están las de fomentar el crecimiento equilibrado del comercio internacional, promover la estabilidad del sistema de los tipos de cambio y brindar la oportunidad para corregir de forma ordenada los problemas de balanza de pagos de los países miembros. La institución fue creada en 1945. 

La Organización Mundial del Comercio (OMC) es un organismo internacional conformado por 160 miembros que se ocupa de las normas que rigen el comercio entre las naciones. Tras el ingreso de Rusia en agosto de 2012, la OMC está integrada por todas las grandes economías que participan en el comercio internacional. En el desempeño de su labor ayuda a que el comercio internacional se desarrolle de manera fluida, previsible y libre, y brinda a los países un foro constructivo y justo para la resolución de diferencias en cuestiones relacionadas con el comercio. La OMC se creó en 1995, como organismo sucesor del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), creado en 1947. 

Las tareas del FMI y la OMC son complementarias. Se necesita un sistema financiero internacional estable para respaldar un comercio internacional pujante, mientras que la fluidez del comercio ayuda a alejar el riesgo de que se produzcan desequilibrios en los pagos y crisis financieras. Ambas instituciones colaboran mutuamente para garantizar un sistema sólido de comercio y pagos internacionales al que tengan acceso todos los países. Un sistema de esa naturaleza es esencial para promover el crecimiento económico, mejorar las condiciones de vida y reducir la pobreza en el mundo. 

Cómo coordinan sus labores el FMI y la OMC

El FMI y la OMC trabajan de manera mancomunada en muchos aspectos con el fin de lograr una mayor coherencia en la formulación de la política económica mundial. Poco tiempo después del establecimiento de la OMC, ambos organismos suscribieron un acuerdo de colaboración que abarca distintos aspectos sobre su relación.

Consultas periódicas: El FMI participa en calidad de observador en algunos órganos de la OMC, y puede intervenir en las reuniones de algunos comités y grupos de trabajo. La Secretaría de la OMC asiste a reuniones del Directorio Ejecutivo del FMI o del Comité del Directorio de enlace con el Banco Mundial y otros organismos internacionales sobre asuntos de interés común. Las cuestiones de política comercial pueden figurar entre las actividades de supervisión del FMI y pueden tratarse en el contexto de los programas respaldados por la institución cuando es necesario para alcanzar los objetivos de dichos programas. Del mismo modo, los informes de supervisión del FMI son aportes importantes a los informes periódicos de la OMC sobre las políticas comerciales de los países miembros (Exámenes de las Políticas Comerciales). 

Los Acuerdos de la OMC disponen que la institución consulte con el FMI en asuntos que atañen a las reservas monetarias, la balanza de pagos y los regímenes cambiarios. Por ejemplo, permiten a los países imponer restricciones comerciales en el caso en que existan dificultades de balanza de pagos. El Comité de Restricciones por Balanza de Pagos de la OMC basa en gran parte sus evaluaciones de las restricciones en la determinación que el FMI haga sobre la situación de la balanza de pagos de un país miembro. 

El personal técnico del FMI y la Secretaría de la OMC celebran con regularidad consultas informales sobre la evolución de la economía mundial y las políticas comerciales, así como sobre el asesoramiento a países concretos. Estas consultas comprenden, por ejemplo, visitas de altos funcionarios del FMI a la OMC, y viceversa, para realizar presentaciones y participar en debates sobre temas de interés común. El FMI, el Banco Mundial y la OMC celebran con regularidad una conferencia para facilitar más el intercambio de opiniones entre académicos, la sociedad civil y el personal técnico de las tres organizaciones sobre temas de actualidad vinculados al comercio. En diciembre de 2011, el FMI, el Banco Mundial y la OMC organizaron un taller inaugural sobre comercio internacional; la segunda conferencia tuvo lugar en junio de 2013; la tercera fue organizada por el FMI en noviembre de 2014. En marzo de 2013, se puso en marcha un programa de intercambio de personal entre el FMI y la Secretaría de la OMC, que les permite a los economistas de ambos organismos trabajar en la otra institución. 

Asistencia técnica y capacitación: El FMI, la OMC y otros organismos y donantes internacionales suelen trabajar de manera conjunta para ayudar a los países a mejorar su capacidad para participar en el comercio internacional. El Marco integrado reforzado para la asistencia técnica relacionada con el comercio en favor de los países menos adelantados les permite a estos desempeñar un papel más activo en el sistema comercial internacional, ayudándolos a afrontar las restricciones del lado de la oferta. 

Asistencia del FMI para la liberalización del comercio: A fin de facilitar el progreso en el marco de las negociaciones sobre comercio internacional en la Ronda de Doha, en abril de 2004 el FMI creó el Mecanismo de Integración Comercial (MIC). Este mecanismo está a disposición de todos los países miembros cuyos saldos de la balanza de pagos pudieran deteriorarse, aunque sea transitoriamente, a raíz de la liberalización multilateral del comercio. No se trata de un servicio de financiamiento, sino más bien de una política con la que se pretende hacer más previsible la disponibilidad de los recursos del FMI a través de los actuales mecanismos de la institución. 

Coordinación de alto nivel: La Directora Gerente del FMI y el Director General de la OMC realizan consultas periódicas sobre una variedad de asuntos relacionados con el comercio. El Primer Subdirector Gerente del FMI asistió a la Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Hong Kong, China, en diciembre de 2005 y a la Reunión del Consejo General de la OMC celebrada en Ginebra en noviembre de 2007. Más recientemente, la alta gerencia participó en el Cuarto Examen Mundial de la Ayuda para el Comercio, auspiciado por la OMC en julio de 2013. 

En el futuro, la cooperación y las consultas entre el FMI y la OMC seguirán teniendo una importancia fundamental, dado el aumento de las responsabilidades y los aspectos de interés mutuo. Algunos de los ámbitos en los que podría existir una mayor interacción son los acuerdos vigentes y futuros de la OMC en relación con los servicios financieros, el impulso al comercio y el regionalismo. El FMI respalda vivamente el multilateralismo en las negociaciones comerciales, la conclusión de las prolongadas negociaciones de la ronda de Doha de la OMC, y una mayor atención a temas nuevos e incipientes (como la promoción de un regionalismo abierto, los efectos de contagio a través del comercio y las cadenas mundiales de valor).